Opinión > OPINIÓN

El Think Tank del futuro… ¿o del presente?

Tiempo de lectura: -'

08 de noviembre de 2018 a las 05:02

Los días 12 a 14 de septiembre se celebró en Montevideo el 6º encuentro Latinoamericano de Think Tanks, organizado por Universidad CLAEH, Fundación Konrad Adenauer (KAS) y Think Tanks and Civil Societies (TTCSP), bajo el sugestivo título: “Think Tanks: Un puente sobre aguas revueltas y en tiempos turbulentos”.

En esas completas jornadas de trabajo se analizaron muchos temas: desde el papel de los Think Tanks (TT), sus mecanismos de comunicación con la sociedad, su financiamiento, su independencia y su proyección.

El común denominador de todas las charlas fue el cambiante mundo en que vivimos y la necesidad de que los TT cobren un mayor protagonismo en el fortalecimiento de la democracia y la libertad ciudadana. Para ello, es necesario proyectar las tradicionales actividades que se solían hacer en estos centros de estudios y propuestas y llevarlas a formas de trabajo mucho más cercanas con la realidad de las personas. En ello se juega la vida misma de los TT del futuro, pero es necesario empezar a caminar este nuevo sendero ya desde el presente.


¿Por dónde empezar?
 

Algo que puede resultar sorprendente para los que trabajamos día a día en un TT, es que poco o nada se sabe de qué es lo que estas instituciones hacen. Es necesario comenzar pues, diciendo que un Think Tank  es un centro donde diversos técnicos analizan, entre otros temas, la realidad económica, social, tecnológica, de relaciones internacionales, de seguridad, de los distintos países; formulan diagnósticos y hacen recomendaciones. 
Pero esta definición omite que en nuestros tiempos, los TT se tienen que transformar en Think and Do Tanks, es decir, pasar de la esfera del análisis y los estudios a incorporar también propuestas de acciones concretas y realizar un seguimiento de su aplicación. Los TT tienen que tener un papel más propositivo y activo y no ser meramente centros de estudios alejados de la realidad.
Si los TT son meras maquinarias de recopilación y análisis básico de datos, seguramente serán sustituidos rápidamente por máquinas.


¿Cómo comunicar?
 

La tradicional forma de publicar los trabajos de los TT a través de libros, revistas o blogs, ha quedado obsoleta.  Es necesario incorporar las nuevas formas de comunicación, en redes sociales y a través de alianzas con medios de comunicación. 
Los estudios deben seguir siendo sumamente rigurosos, pero es clave que su comunicación  sea simple, entendible, con infografías y otros apoyos audiovisuales.  

Siempre que no se pierda la independencia, puede ser adecuado aliarse con determinados medios de comunicación  para poder llegar a más personas con un lenguaje más simple y un formato llamativo. 
Al mismo tiempo, es necesario organizar eventos donde participen no sólo académicos sino también parlamentarios y organizaciones sociales.


¿Cómo incidir?


Si uno de los papeles fundamentales de los TT es adelantarse a los problemas económicos y sociales, advertirlos y realizar recomendaciones, sin duda que esta época es particularmente rica en experiencias. 
En este encuentro de TT, resultó sobresaliente la conferencia del Cr. Enrique Iglesias, en la que destacó que estamos ante el  fin de la “Pax Americana” y el comienzo de la “Pax Asiática” y cómo esa transición está despertando populismos, nacionalismos, guerras comerciales y otras patologías. Señala que muchos de los movimientos como el Brexit o el ascenso de Trump se explican en que “la clase media está enojada”. Entiende que en este contexto,  la salida para Uruguay está en la búsqueda de consensos en temas clave. 
Y es justamente el papel de los TT mapear esos posibles consensos y articular los encuentros entre interlocutores que los hagan realidad, de manera de prevenir las patologías señaladas.

Hay varios campos en los que en Uruguay se debe avanzar en necesarios consensos:
1.    Educación.
2.    Empleo.
3.    Inserción internacional.
4.    Regla fiscal.
5.    Seguridad social.
6.    Seguridad ciudadana.
7.    Valores republicanos.

¿Y la Academia Nacional de Economía? ¿Qué hace Pharos?
 

La Academia Nacional de Economía tiene ya 61 años. Desde hace tres años, ha desarrollado un TT llamado Pharos que está llevando los trabajos y estudios de los mejores técnicos nacionales a la formulación de propuestas concretas de política pública. Se caracteriza por su independencia y por no tener finalidad de lucro.
Los temas elegidos han sido bien variados: Empresas Públicas, Acuerdos Comerciales, Uruguay en la OCDE, Competitividad Departamental. En todos ellos se ha trabajado en sintonía  con las autoridades aportando las recomendaciones emanadas de estos estudios. 
Y además, el Premio y el Ciclo de la Academia de este año está dedicado justamente a la búsqueda de consensos clave, con un evento inaugurado el 8 de mayo por el Presidente de la República y continuado en un homenaje a la CONAPRO, el 5 de junio.

Por último…

Sabemos que en Uruguay las reformas tardan en llevarse a cabo. Pero hay un costo de oportunidad derivado del tiempo perdido que difícilmente se cuantifica y que sólo se hace explícito cuando vemos lo que avanzan los demás países y lo que se va rezagando Uruguay.
Si pensamos en el futuro, desde Pharos, como TT del presente, entendemos que es hora de comenzar a implementar las reformas económicas y sociales que permitirán al país tener un crecimiento sustentable con mayor bienestar social. l

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...