Agro > TRIBUNA / CLARA VILLALBA

Equidad de género y visibilización de las mujeres rurales en Uruguay

"Quienes más sufren la discriminación, invisibilización y falta de reconocimiento, que desemboca en la falta de autonomías son las mujeres que pertenecen a la agricultura familiar, las asalariadas y las colonas"

Tiempo de lectura: -'

05 de diciembre de 2019 a las 21:46

Por Clara Villalba (*), especial para El Observador

El papel de la mujer rural en Latinoamérica muchas veces ha sido relegado a un segundo plano. En Uruguay, esto no es diferente. El campo sigue percibiéndose como un sector masculino donde la mujer parece tener un rol de acompañante.

En ese sentido, quienes más sufren la discriminación, invisibilización y falta de reconocimiento, que desemboca en la falta de autonomías (psicológica, económica, física, etcétera) son las mujeres que pertenecen a la agricultura familiar, las asalariadas y las colonas.

En Uruguay, el 4% de la población es rural. Dentro de ella se diferencia la población nucleada y la dispersa. Según datos del Censo General Agropecuario de 2011, el 37% de las mujeres vive en el medio rural disperso y el 43,8% en el medio rural nucleado. Gran parte de la explicación de estos números responde a la división sexual del trabajo, donde las mujeres se radican en pueblos para facilitar el acceso a centros educativos de sus hijos. En algunos casos, esto repercute además en su autonomía económica y física.

 

El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) tiene un compromiso institucional con la equidad de género y la visibilización de las mujeres en la ruralidad. Género y juventud son ejes transversales de su cooperación técnica y se aplica para todos los programas hemisféricos.

 

De acuerdo con el director general del IICA, Manuel Otero, “las mujeres producen la mitad de los alimentos en el mundo y en los países en desarrollo son responsables de hasta un 80% en la producción, por lo que es indispensable que se reconozca y potencie el aporte que realizan a la agricultura, la tecnología y el desarrollo de los territorios rurales”.

La representación del IICA en Uruguay ha trabajado este tema desde el Programa de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar, realizando una serie de acciones con el objetivo de dar escalabilidad al status de las mujeres rurales. Esta escalabilidad pasa por varias etapas que en orden –no estanco– son: visibilización, reconocimiento del trabajo propio, empoderamiento y logro de las autonomías. El público objetivo por excelencia, aunque no el único, son las mujeres rurales y aquellos agentes territoriales que trabajan con ellas.

Se han desarrollado algunas actividades con el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y con la institucionalidad agropecuaria ampliada, que se destacan en la agenda de trabajo. Entre ellas aparecen:

Encuentros y cursos de formación para mujeres rurales, que apuntaron a fortalecer los distintos colectivos de mujeres, afianzando los vínculos entre ellas para definir una agenda común, donde se logró entre otras cosas, generar Murú, una marca para todos los productos (agropecuarios, artesanales, etcétera) de las mujeres en el contexto de la agricultura familiar.

Cursos de lideresas, cuyo principal objetivo ha sido la formación de jóvenes mujeres rurales en el combate a la pobreza y la violencia.

Concurso Aprendiendo Equidad, que es un concurso de expresiones artísticas realizado en escuelas rurales para que niños y niñas del medio rural aprendan desde pequeños en qué consiste la equidad de género. Este concurso, que ya cuenta con dos ediciones, ha sido un insumo importante para que las maestras trabajen ese tema con la comunidad rural.

Seminario de técnicas mujeres en el agro, donde se trataron los obstáculos que encuentra una profesional mujer en el medio rural, cómo los sortea y cuáles son las herramientas que propone para construir la equidad de género profesionalmente. 

En 2018 se realizó una publicación sobre los logros del Instituto Nacional de Colonización (INC) relativos a la cotitularidad de los establecimientos agropecuarios entregados por INC a las familias colonas.

También la presentación del libro Luchadoras en dos ediciones, 2018 y 2019 respectivamente. El mismo presenta artículos, en su mayoría de mujeres, que muestran la perspectiva femenina desde diferentes roles, cargos y trayectorias de vida. La fotografía del libro es trabajo de Sebastião Salgado.

Estas actividades contribuyen al objetivo y desafío de enaltecer la cultura del trabajo que las mujeres rurales legan a las futuras generaciones, dignificar los productos de dicho trabajo y reconocer a la mujer con un rol protagónico en nuestro campo.

(*) especialista en Desarrollo Rural y Territorial del IICA 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...