Cargando...
Plantel de Biguá que consiguió el tricampeonato Federal en 1988 a 1990 con Cacho Perreta, el primero parado a la izquierda

Básquetbol > UN PERSONAJE DEL BÁSQUETBOL

Falleció Cacho Perreta, el fiel asistente de Víctor Hugo Berardi en la mejor historia del básquetbol uruguayo

Cacho fue el asistente de Berardi durante 20 años, ganó nueve Federales, un Sudamericano de Clubes y tres títulos Sudamericanos con la selección

Tiempo de lectura: -'

14 de julio de 2022 a las 13:44

Murió este jueves Cacho Perreta, el asistente técnico de Víctor Hugo Berardi de toda la vida y protagonista de la mejor historia del básquetbol uruguayo de la década de 1980 y 1990 en la que juntos ganaron nueve campeonatos Federales con cuatro clubes, un Sudamericano de Clubes y tres campeonatos sudamericanos de selecciones.

Cacho Perreta, así como lo conocía el mundo del básquetbol, fue un personaje que construyó su historia con sus cuentos e historias que formaron parte del folclore y de la vida de los planteles que dirigió Berardi, que ganaron títulos en Uruguay en el exterior.

Así comunicó Biguá la muerte de Perreta:

Enrique Perreta fue jugador de básquetbol en la década de 1960, campeón Federal con Bohemios en 1963 y se integró como asistente de Berardi a fines de los años 1970, cuando Cacho dirigía a Miramar.

Una charla en el living de la casa de Perreta terminó de sellar para siempre una dupla que hizo historia en el básquetbol. Con su particular estilo Cacho le dijo a Víctor: “Yo cuchara no soy, de esos que no cortan ni pinchan. Si querés un tipo que te digo todo que sí, andá a buscar a otro”.

Berardi estaba buscando ese asistente con el que estaba hablando.

De allí en más construyeron una historia ganadora con nueve Federales (Peñarol 1982, Bohemios 1983 y 1984, Biguá 1988, 1989 y 1990 y Welcome 1998, 1999 y 2000). Lograron un Sudamericano de Clubes con Biguá, en 1992, y tres Sudamericanos de selecciones, uno de mayores sub 1,95 metros (aunque resulte difícil creer, se jugó un torneo de esas características organizado por Consubasquet) en Asunción 1994, y bicampeón Sudamericano de mayores en Montevideo 1995 y Maracaibo 1997.

En un informe publicado en Referí sobre el fenómeno del básquetbol de Biguá, Cacho Perreta contó una anécdota que vivió con Berardi en un viaje de Biguá a Buenos Aires.

Así lo relató en diciembre de 2018:

"Previo al sudamericano de Asunción decidimos ir a Buenos Aires unos días para jugar unos amistosos y aprovechar lo barato que estaba. Al llegar al hotel, Víctor le dice a los jugadores que tengan mucho cuidado a la hora de cambiar dinero en la calle, que mejor lo hagan dentro de un cambio. Aquella tarde quedamos en volver a juntarnos con el plantel a las 17, mientras nosotros íbamos a marcar los pasajes de vuelta a Montevideo.

Salimos del hotel y comenzamos a caminar, cuando desde dentro de un hotel sale un señor y ofrece cambiarnos dinero. Víctor, el mismo que dijo no cambiar en la calle, le pregunta por el precio del cambio y comienza a regatear. Finalmente queda conforme con un precio, el señor va al cambio y vuelve con un rollo de pesos argentinos equivalentes a US$ 500, cuando comenzamos a contar la plata, aparece un segundo individuo que nos empieza a hacer preguntas extrañas, nos ponemos nerviosos y guardamos la plata.

Luego de eso vamos a una tienda de ropa y comenzamos a elegir sacos y camisas, a la hora de pagar, saco ese montón de plata atada con gomita y nos damos cuenta que solamente los billetes de arriba y abajo eran de $ 1.000, el resto eran solamente de $ 1. Nos habían estafado. Pero la cosa no termina ahí, vuelta al hotel, los jugadores ya sabían de esta situación y comenzaron a tomarnos un poco el pelo. Víctor le pide otros US$ 400 a Tito Colom, dirigente de Biguá que había viajado con nosotros. Volvemos a salir a la calle, y de una galería sale un señor que ofrece cambiar plata. Casi me muero cuando Víctor se para y pregunta precio y comienza a regatear de nuevo. Volvimos a cambiar en la calle, pero esta vez con mejor éxito".

Cacho Perreta fue el que descubrió a Luis Silveira para la selección y convenció a Berardi de probarlo.

En una historia publicada en 2012 en Referí, el Bicho Silveira recordó ese momento: “Pocos saben que a la selección llegué desde Stockolmo, había estado en cuatro selecciones juveniles y me sacaron en todas, ahí me puse terco y me dije que a la selección quería ir como sea. Cacho (Perreta) ya me había visto en Stockolmo y le había dicho a Víctor: ‘Mirá que ese botija tiene condiciones’ y Víctor me llamó para una gira y luego quedé para el Sudamericano de 1995".

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...