Cargando...

Mundo > Medio ambiente

Fukushima: Japón planea arrojar más de un millón de toneladas de agua radiactiva al mar

Es agua contaminada almacenada en la central nuclear que explotó el 11 de marzo de 2011 luego de un terremoto y un tsunami. Fuertes críticas de China, Corea del Sur y Greenpeace

Tiempo de lectura: -'

22 de julio de 2022 a las 19:39

El gobierno japonés aprobó un polémico plan de trabajo para arrojar al mar más de un millón de toneladas de agua contaminada de la planta nuclear de Fukushima, lo que provocó reacciones adversas de las poblaciones cercanas y críticas de China y Corea del Sur.

El proyecto obtuvo el respaldo de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA), pero el operador de la planta, Tepco, aún debe convencer a las comunidades locales para seguir adelante.

El plan consiste en verter de forma paulatina al Océano Pacífico más de un millón de toneladas de agua contaminada con tritio, un radionucleido que no puede ser eliminado por las tecnologías actuales, pero cuya dilución en el mar ya se practica en Japón y en el extranjero en instalaciones nucleares en funcionamiento.

Esta agua tritiada proviene de la lluvia, aguas subterráneas o inyecciones de agua necesarias para enfriar los núcleos de varios reactores nucleares de Fukushima que se fusionaron debido al tsunami del 11 de marzo de 2011.

El desastre de Fukushima

Ese día un triple desastre sacudió la costa este de Japón: un gran terremoto de magnitud 9, un posterior tsunami con olas gigantescas y, como consecuencia de ello y por fallos humanos, un accidente nuclear de nivel 7 (el más alto) en la central de Fukushima Daiichi.

Sus diques de contención cedieron, la planta se inundó, quedaron fuera de servicio los sistemas eléctricos y de refrigeración de los reactores, en tres de ellos se produjo la fusión del combustible nuclear, se generó gran cantidad de hidrógeno y explotaron los reactores 1, 3 y 4, descargando grandes cantidades de radiactividad al medio ambiente.

La radioactividad descargada en el mar se calculó en 18.000 terabequerelios, unidad que equivale a una desintegración nuclear por segundo.

Aunque oficialmente la radiación no causó ni una sola víctima, la evacuación decretada por las autoridades impactó especialmente en las personas ancianas o enfermas, con varios cientos de fallecidos y posibles casos de cáncer, cuyas causas exactas son difíciles de atribuir.

El agua contaminada

Después del accidente nuclear se instalaron más de mil depósitos alrededor de la planta para almacenar el agua tritiada producto de las operaciones de depuración destinadas a eliminar otras sustancias radiactivas. Pero la capacidad de almacenamiento se saturará pronto.

Según los expertos, el tritio solo es peligroso para los humanos en dosis muy concentradas, situación a priori excluida en caso de que se produzca una liberación en el mar a lo largo de varias décadas, tal y como prevé Tepco.

El OIEA también cree que este proyecto se realizará "en pleno cumplimiento de los estándares internacionales" y que "no causará daños al medio ambiente".

Tepco tiene previsto iniciar la operación en la primavera japonesa de 2023, tras la construcción de un conducto submarino para transportar agua tritiada a aproximadamente un kilómetro de la costa.

Reacciones adversas

El operador Tepco todavía tiene que obtener las autorizaciones previas del departamento de Fukushima y los municipios cercanos a la planta, al mismo tiempo que está tratando de disipar las preocupaciones de los pescadores locales, por temor a las consecuencias negativas sobre la reputación de su pescado entre los consumidores.

El proyecto también fue criticado por dos países vecinos, China y Corea del Sur, así como por organizaciones ambientales como Greenpeace.

"Si Japón sigue poniendo sus propios intereses por encima del interés general internacional, si insiste en dar (este) paso peligroso, definitivamente pagará el precio de su comportamiento irresponsable y dejará una mancha en la historia", declaró el portavoz del Ministerio de Exteriores de China, Wang Wenbin.

Por su parte, Geenpeace ha criticado fuertemente el plan. La organización ambientalista realizó un estudio el año pasado – al cumplirse el décimo aniversario del accidente – en el que sostiene que “queda una enorme cantidad en los núcleos de combustible del reactor fundido y también una cantidad significativa en los 1,23 millones de toneladas de agua contaminada almacenada (casi 500 piscinas olímpicas) y que el Gobierno quiere descargar en el océano Pacífico”.

El informe sostiene también que el plan oficial de desmantelamiento de la central nuclear para los próximos 30-40 años es irreal y no tiene perspectivas de éxito. “Los sucesivos Gobiernos de Japón han tergiversado la ineficacia del programa de descontaminación y han ignorado los riesgos radiológicos. También han afirmado falsamente que el plan de desmantelamiento de Fukushima Daiichi convertirá el lugar en un terreno limpio a mediados de siglo”, denunció Shaun Burnie, especialista nuclear de Greenpeace East Asia.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...