Espectáculos y Cultura > Cine

Guillermo Francella desata su lado más salvaje

El actor portagoniza Animal, la nueva película del argentino Armando Bo; la producción se estrenó esta semana en Uruguay

Tiempo de lectura: -'

11 de junio de 2018 a las 05:00

En una entrevista con La Nación, el director y guionista argentino Armando Bo comentó que cuando va al cine quiere que la película lo sorprenda. Que si se toma el trabajo de ir hasta ahí, de pagar la entrada, de no hacerle caso al celular, algo tiene que llevarse. La película le tiene que dejar algo, por más mínimo que sea. Le tienen que pasar cosas. Que Bo lo haya dicho durante la presentación de Animal, su nueva película, no es un dato al azar. Si hay algo que produce su nuevo filme es reflexión, porque para bien o para mal, Animal es una crítica intencionada al egoísmo y ventajismo de la sociedad contemporánea y de cómo ciertas condiciones pueden hacer mella en el individuo más impensado.

Para Bo –nieto del cineasta homónimo que catapultó con sus películas a la legendaria Coca Sarli– Animal significó la vuelta al cine argentino después de ganarse el Oscar al Mejor guion original con Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia) (2015), que coescribió junto a su primo Nicolás Giacobone y que fue llevado al cine por el director mexicano Alejandro González Iñárritu. Esta es la segunda película de Bo en Argentina, que luego de algunos cortometrajes había presentado en 2012 El último Elvis.

En esta nueva realización, el argentino vuelve a trabajar junto a Giacobone, pero tienen un aliado fundamental, uno que con el solo aporte de su nombre ya es uno de los grandes responsables de que Animal sea la película argentina más vista en el año en la vecina orilla: Guillermo Francella.

El actor argentino de 63 años encontró en determinadas producciones de su país un lugar en el que explotar una veta dramática que ha hecho olvidar a sus mejores horas como cómico. Formado y consolidado en la comedia argentina más tradicional, sus actuaciones en El secreto de sus ojos (2009) y El clan (2015) lo mostraron como un intérprete versátil y sólido y lo ponderaron como uno de los mejores exponentes de la actuación rioplatense.

En Animal, Francella presenta un nuevo personaje a destacar dentro de su filmografía, con un rol que lo lleva a coquetear con la línea difusa entre el humor negro y oscuro, y el drama íntimo más cruento.


Explotá, Guillermo

Antonio (Francella) no se puede quejar. Tiene un cargo muy alto en un frigorífico donde le pagan muy bien, una esposa (Carla Peterson) con la que mantiene un matrimonio casi perfecto y dos hijos a los que está criando con cariño y dedicación. Además tienen una casa muy linda en Mar de Plata y una cuenta abultada en el banco. No se puede quejar. Al menos no hasta que le reviente un riñón, se lo tengan que sacar y tenga que estar conectado a una máquina de diálisis por el resto de su vida, en caso de no conseguir un trasplante.

Pasan los meses y Antonio se desmorona porque el donante no llega y él va a tener que vivir una vida miserable, conectado diariamente. Hasta que un día, ya frustrado y olvidando la legalidad, decide hacer un trato cuestionable con un par de okupas callejeros. Es fácil: si Antonio les compra una casa, el hombre de la pareja le dona su riñón.

El trato no es más que una excusa para que Bo abra en Animal un abanico de actos egoístas, inmorales e interesados por parte de sus personajes, y genere una sarta de volteretas emocionales que dejarán a Antonio al borde de un precipicio de locura y desenfreno. Similar a lo que le sucede al personaje de Nick Nolte en Cabo de Miedo –un burgués acorralado por un outsider que lo amenaza– o al de Dustin Hoffman en Perros de Paja, Antonio es un hombre normal al que ponen contra las cuerdas y lo hacen liberar el animal que lleva dentro. No importa la casa, no importa la familia, no importa la ley, solo importa el riñón y poder vivir sin la guadaña de la parca pendiendo sobre su existencia.

A pesar de algunos traspiés del guión, que habilita escenas y secuencias que bien podrían no estar, y a que algunos de sus personajes no están dibujados de la mejor manera, Animal emerge como otra enorme interpretación de Francella y la confirmación de que Bo es un director que sabe elegir qué historias contar, aún cuando su desarrollo no sea perfecto. Animal, además, está acompañada por una fotografía impresionante, que amplifica la transformación de los sentimientos y las emociones del personajes central a través de los paisajes costeros de Mar de Plata.

Al final, si Bo fuera espectador de su propia película, estaría satisfecho porque se iría del cine con la certeza de que le pasaron cosas. Y se iría también con la convicción de que cualquier persona, llevada al extremo y en pos de su supervivencia, es capaz de dejar salir al animal más salvaje de todos.

Cuatro roles exitosos de Guillermo Francella

Guillermo Francella
1) Poné a Francella 2) Casados con hijos 3) El secreto de sus ojos 4) El clan
1) Poné a Francella 2) Casados con hijos 3) El secreto de sus ojos 4) El clan

Poné a Francella (serie)

El programa de sketches es un clásico de la televisión rioplatense que generó todo tipo de frases icónicas.

Casados con hijos (serie)

Como Pepe Argento, Francella siguió consolidando su rol como uno de los cómicos más importantes de la tv.

El secreto de sus ojos (2009)

Un punto de quiebre. Su personaje de es lo mejor de la película de Juan José Campanella ganadora del Oscar.

El clan (2015)

De la mano de Pablo Trapero, retrató a uno de los personajes más siniestros de la historia argentina: Arquímedes Puccio.

Comentarios