Nacional > PIRIÁPOLIS

Denuncia por residencial clandestino: heladera vacía con hongos y caca en el dormitorio

En el lugar vivían cinco ancianos y uno de ellos se escapaba por una ventana lateral en busca de comida

Tiempo de lectura: -'

26 de junio de 2020 a las 05:00

Habían pasado unos minutos de las nueve de la mañana del miércoles cuando una doctora y otras funcionarias del Ministerio de Salud Pública (MSP) llegaron a la puerta de un residencial clandestino en Piriápolis: enseguida se dieron cuenta que las cosas no andaban bien. Lo primero que vieron fue a un anciano, residente de ese establecimiento, ingresando desde la calle a la casa por una ventana lateral. Los fiscalizadores tocaron la puerta y atendió otro hombre, a través de una ventana, diciendo que las puertas están bajo llave y que solo podría abrir su propietaria, que vive en la casa de al lado.

Entonces los médicos decidieron ir a esa casa. Tocaron timbre pero no hubo respuesta. Volvieron al residencial y hablaron con los ancianos por la ventana: les contaron que estaban solos en el lugar, que no tenían alimentos, que eran cinco hombres y que no tenían a ninguna cuidadora.

La fachada da cuenta de una espaciosa y elegante casa en Piriápolis. Pero por dentro la realidad es otra: hay materia fecal en los dormitorios, la mugre se acumula, las heladeras están vacías y los baños piden limpieza a gritos. Esa fue la realidad con la que se encontró el grupo de fiscalizadores de la dirección departamental de Salud de Maldonado cuando llegaron a investigar el residencial clandestino tras una denuncia de la alcaldía, según informó Telemundo y confirmó El Observador

"Concurre un residente en busca de alimentos a una olla popular por no recibir plan dietario en el residencial donde se aloja", señalaba la denuncia que llevó a las funcionarias hasta esa zona.

Media hora después de su arribo al lugar, los trabajadores del MSP volvieron a llamar a la puerta de la casa de la propietaria del residencial. Y esta vez les atendieron. 

Cuando el equipo fiscalizador ingresó al lugar lo vio todo. Ya eran las diez de la mañana y los residentes todavía no habían desayunado. Solo tenían mate y una galleta traída por ese anciano que se había escapado por la ventana horas antes. 

El informe que realizó la cartera, tras la visita por el lugar, señala que había "muy mala higiene" en todo el establecimiento. Los fiscalizadores destacan que los ambientes estaban húmedos, la suciedad estaba generalizada y había "olor predominante a líquidos corporales". La materia fecal no solo estaba en los dormitorios sino también pegada "de larga data" a las paredes del inodoro.

"Los residentes refieren ser ellos los que realizan la higiene del lugar y que actualmente llevan varios días sin productos de limpieza por lo cual lo hacen solo con agua", agrega el documento.

En ningún ambiente de la casa había calefacción y la ropa de abrigo para las camas era "insuficiente", según el reporte del MSP.  La cocina también estaba "en malas condiciones de higiene": en la heladera había hongos y estaba totalmente vacía. En la cocina no había nada de alimentos. Ni siquiera agua ni leche. Lo que sí había eran unos "pañales usados (sucios) debajo de la mesada de la cocina" y "frazadas con olor a orina sobre la mesa del comedor".

La infraestructura de la casa tampoco estaba pensada para recibir a ancianos. El acceso es por una única entrada con una escalera empinada, recubierta de "material resbaladizo" y sin barandas. Dentro de la casa hay dos plantas y para llegar a la de arriba hay otra escalera como la que está a la entrada. Eso no sería un mayor problema si no fuera que uno de los que vive en ese piso superior usa bastón para caminar.

En el patio de la casa, en tanto, hay basura acumulada y una piscina con agua estancada y sucia.

Cuando encontraron toda esta situación, el equipo fiscalizador dió cuenta al director departamental de Salud, Neris García, y fue él quién hizo la denuncia policial correspondiente. Además, desde esa sede del MSP se intimó al "cierre cautelar inmediato" del establecimiento.

A todos los residentes se los llevó a ser estudiados en sus prestadores de salud y sus familias se encargaron de trasladarlos a otros hogares de ancianos. Dos de ellos dijeron que no tenían familiares que se preocuparan por ellos y, ante estos casos, el MSP se comunicó con dos casas de salud del departamento.

Uno de ellos está siendo estudiado porque tiene un riñón comprometido. Los médicos analizan su traslado a Montevideo para un mejor tratamiento de su situación.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...