Mundo > JUICIO POLÍTICO CONTRA TRUMP

Histórico segundo impeachment a Trump: ¿qué pasa a partir de ahora?

Trump se enfrentará a un juicio político que, en caso de prosperar, podría prohibirle ocupar cualquier cargo público en el futuro y recibir una pensión de millones de dólares como expresidente                                                                                        

Tiempo de lectura: -'

15 de enero de 2021 a las 05:00

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dio la orden el miércoles a las 18:25 (hora de Montevideo). Votación finalizada: en la cámara baja de los Estados Unidos, los legisladores, en su mayoría demócratas, se expresaron a favor de iniciar un juicio político contra Donald Trump, quien será juzgado por segunda vez luego de que, en 2016, fuera acusado de obstrucción al Congreso y abuso de poder al supuestamente buscar información perjudicial sobre el hijo del presidente electo Joe Biden, con ayuda de Ucrania.

Pero, ¿qué implica la nueva resolución de los legisladores?

La votación, que terminó 232 (con 10 votos republicanos incluidos) a 197 a favor de acusar a Trump y convertirlo así en el único presidente estadounidense en ser imputado dos veces, contiene un artículo de impeachment (proceso de juicio político), que describe las veces en las que trató de anular las últimas elecciones presidenciales y tiene como principal fin destituirlo de su cargo.

En el documento, además de cuestionar la conducta del republicano, que se describe como una "amenaza para la seguridad nacional, la democracia y la Constitución", se lo acusa de enviar mensajes falsos a sus votantes sobre los resultados de los comicios que, a su parecer, fueron "fraudulentos" y no deberían ser aceptados por los votantes ni certificados por las autoridades.

Dentro de los intentos fallidos de Trump por anular las elecciones, la inculpación menciona su reiteración de "falsas alegaciones ante una multitud cerca de la Casa Blanca" lo que, en la práctica, apunta contra el discurso que dio horas antes de las protestas en el Capitolio, donde apeló a "sacar a los más débiles". Esas protestas, para quienes votaron a favor de iniciar el juicio, derivaron en "actos vandálicos, violentos, destructivos, sediciosos", incluida la muerte de un oficial e hicieron peligrar, en resumen, la seguridad de Estados Unidos y el "traspaso pacífico del poder" a seis días de que asuma Biden.

La resolución, también, puso en tela de juicio al mandatario acusado de violar la ley por mantener sus "previos esfuerzos por subvertir y obstruir la certificación de la elección presidencial", aunque la última palabra la tendrá el Senado. Y es que, pese a la votación de este miércoles en Diputados, parece difícil que la destitución reciba el apoyo necesario siendo que necesita una aprobación de dos tercios de los senadores presentes.

Algunos congresistas, como el republicano Tom Cole, aseguraron tras la votación en la cámara baja que el siguiente proceso "dividirá" aún más a Estados Unidos. Y los dichos de sus pares, antes de conocerse el resultado, parecían ir en ese sentido. El demócrata Jason Crow, por ejemplo, sostuvo que colegas republicanos le comentaron, entre lágrimas, que votarían a favor de acusar a Trump aunque la "mayoría" temían estar en peligro. El joven congresista del Partido Republicano Matt Gaetz, por su parte, se refirió a las protestas raciales del movimiento Black Lives Matter de hace varios meses y atribuyó la responsabilidad de los incidentes al bando demócrata. "¡Ellos encendieron las llamas, ellos!", dijo.

¿Qué queda ahora?

Como la mayoría de la cámara baja estuvo a favor de presentar cargos, Trump será sometido a juicio y el Senado deberá considerar —y discutir— las acusaciones en su contra convocando a juicio de inmediato. Ese proceso, sin embargo, no finalizaría antes de que el mandatario saliente deje el cargo el próximo 20 de enero y asuma Joe Biden, tal y como afirmó el presidente del Senado, Mitch McConnell, por lo que los demócratas serían mayoría en la cámara alta. 

Sin embargo, aún se desconoce cuándo Pelosi, quien firmó el artículo del juicio una vez finalizada la votación en Diputados, enviará el documento de acusación al Senado, que está actualmente en receso y, según McConnell, no retornará hasta después de que Biden tome posesión del cargo.

Las primeras especulaciones de medios estadounidenses plantean que los demócratas buscarán el "mejor momento" para evitar causar dificultades al presidente en sus primeros días y Biden ya sugirió que el Senado podría trabajar media jornada en el caso y otro medio tiempo en audiencias que confirmen los altos cargos de su gobierno, como se debe hacer en Estados Unidos, afirmaciones que compartió el próximo líder del ente, Chuck Schumer, consignó BBC.

La posibilidad de adelantar el proceso técnicamente existe, pero está descartado que se use. McConnell, si lo deseara, podría convocar al Senado antes de tiempo para realizar una sesión de emergencia antes de que Biden asuma, pero ya negó de forma pública que vaya a optar por esa opción. Incluso, dejó claro que, aunque lo solicitara, los tiempos no alcanzarían para iniciar el trámite antes del 20 de enero porque la instancia requiere un paso por la comisión del Senado y el testimonio de decenas de testigos, lo que lleva prolongadas investigaciones, audiencias y semanas de debate. "Dadas las reglas, procedimientos y precedentes del Senado que rigen los juicios de destitución presidencial, simplemente no hay ninguna posibilidad de que un juicio justo o serio pueda concluir antes de que el presidente electo Biden preste juramento la próxima semana", dijo.

Lo que sí es un hecho es que tarde o temprano Trump enfrentará las acusaciones en su contra. Los escenarios, sin embargo, varían bastante de acuerdo a las fechas y a la cantidad de legisladores que asistan. Por ejemplo, si el proceso se inicia después del 20 de enero, sin el empresario en el cargo y con mayoría del Senado demócrata, eso no garantizaría que lleguen a los votos suficientes para sancionarlo. Y es que, además de los sufragios demócratas, se precisan 17 apoyos republicanos, en caso de que todos las bancas (100) estén completas, para lograr los dos tercios necesarios que confirmen su pena.

Como antecedente, la reciente votación de la cámara baja, donde 10 miembros del Partido Republicano apoyaron el procesamiento de Trump, dio a entrever que el mandatario saliente saldrá favorecido de la instancia, aunque las cartas aún no están definidas. La principal incógnita recaerá en los miembros de su sector, donde hubo, además, cuatro representantes que se abstuvieron de votar la iniciación del juicio político bajo el argumento de minimizar las divisiones políticas del país más que en defenderlo, por lo que ahora, como se avanzó de fase, podrían ir más allá y apoyar su condena. 

Con los votos demócratas dados como un hecho, otro voto indeciso y capaz de provocar un giro, según analistas, es el de McConnell, quien ya no estará a cargo del Senado pero seguirá siendo una voz influyente en las filas republicanas. "Aunque la prensa ha estado llena de especulaciones, no he tomado una decisión final sobre cómo votaré y tengo la intención de escuchar los argumentos legales cuando se presenten al Senado", dijo el jerarca, que en las pasadas semanas se opuso a la postura de Trump de anular las elecciones presidenciales y que, a diferencia de 2020, no dijo que se opondría al impeachment.

"Creo que si McConnell apoya la acusación en el Senado, entonces se conseguirán los votos para condenar al presidente", sostuvo un asistente republicano senior a la cadena NBCsegún recogió BBC.

Si la escena se piensa por fechas, que Trump deje la presidencia antes de ser juzgado podría marcar una diferencia para quienes desean sacarlo. Incluso, para algunos académicos un plazo posterior al 20 de enero anularía la posibilidad de que sea sentenciado por el Senado. Pero, en realidad, eso no es cierto, ya que el órgano juzgó a exsenadores y jueces al abandonar sus cargos y recibió la impugnación de la Cámara de Representantes para tratar el caso. Para colmo, los principales impulsores del juicio político aseguraron que apuntan a sancionarlo, más que a desbarrancarlo de su cargo, entonces la fecha no es un problema.

Qué le podría pasar a Trump

La acusación, que ya es la segunda desde que Trump es presidente, no lo destituirá, salvo que los dos tercios de senadores presentes voten a favor en el Senado antes de que finalice su mandato, algo que a día de hoy parece imposible. Si termina el período sin que sus aparentes faltas se comprueben, podría tener consecuencias a futuro de igual forma. El Senado puede resolver prohibirle asumir cualquier cargo público en el futuro y para eso, después de que se defina su destitución, una mayoría simple tendría que aprobar una votación adicional sobre su exclusión en puestos de confianza.

Si esas condenas prosperan, el empresario estadounidense perdería una pensión de más de US$ 200 mil por año, que corresponde al beneficio que recibiría como expresidente, según la ley establecida en 1958, y que incluye seguro médico, custodia y un presupuesto para viajes de hasta US$1 millón.

En tiempos donde la incertidumbre reina Estados Unidos, el calendario parece ser, de momento, su principal aliado.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...