Fútbol > ELECCIONES EN LA AUF

Ignacio Alonso: “El profesionalismo nos pasa por encima y hay que generar más recursos”

El candidato a presidente de la AUF tiene claro que la gestión será “durísima” y sostiene que "el fútbol tiene intereses propios que van más allá de los intereses sectoriales"

Tiempo de lectura: -'

04 de marzo de 2019 a las 05:03

Ignacio Alonso es uno de los candidatos a presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF). Fue integrante del Ejecutivo de Wilmar Valdez y dice que ese bagaje le va a servir y reivindica esa gestión como “exitosa”. A su vez, entiende que tiene una llegada "importante" a los distintos sectores, no solo a los clubes y que esta AUF con el flamante congreso es "diferente" a la de 2018.

¿Por qué se candidateó a presidente de la AUF?

Porque el envión del año pasado de la candidatura que tenía en agosto que se truncó por la intervención de FIFA quedó siempre latente y hoy después de unos cuantos meses hubo una reflexión sobre la realidad política, contactos con amigos y dirigentes y había un espacio para presentar la candidatura con voz propia, con criterio propio y ahí aprovechando ese envión, conociendo las reglas del código electoral que son distintas a las del año pasado, salimos a buscar el apoyo y las firmas que se necesitaban para la candidatura.

Usted ya fue candidato a presidente en una elección que no se llevó a cabo.

La elección en la AUF estaba prevista para el 31 de julio, se pasó al 21 de agosto y yo ahí me postulé. Allí éramos Abulafia, Del Campo, Nopitsch y yo. El examen de idoneidad de la Conmebol lo pasamos Nopitsch y yo y quedamos en carrera. Pero el 21 de agosto llegó la carta de intervención de la FIFA a la AUF. Ahí se truncó la elección, pero yo era candidato.

El hecho de que ya tiene años en un Ejecutivo pasado en la AUF, ¿cree que lo puede ayudar?

Ni que hablar. En cuanto a la gestión, no tengo duda. El haber pasado muchos años por la AUF como delegado, como integrante de la Mesa, o del Consejo Ejecutivo y haber dado mil batallas, creo que me favorece enormemente mi posicionamiento como eventual presidente de la Asociación. Me da una cantidad de armas que son indispensables para la lucha. Lo valoro positivamente y creo que es un activo importante a la hora de encarar una gestión que va a ser durísima.

¿Por qué va a ser durísima?

Porque los temas de agenda que estaban previstos que explotaran en agosto o setiembre como derechos de imagen que están contenidos o retenidos por la realidad de la intervención, la renegociación de derechos de televisión, renegociación de televisación de las Eliminatorias, acuerdos de consejos de salarios, renovación de los acuerdos comerciales con las empresas, todo eso constituye una carga pesada, fundamentalmente los dos primeros temas. Son los dos más pesados en la nueva gestión, con los que vas a arrancar y los que más conflictos van a generar. El primer año y medio vas a estar tomado por esos dos temas.

¿No cree que como se dio la salida de Wilmar Valdez que era su compañero, eso lo pueda empañar de alguna manera?

No, porque si separamos el tema personal de Wilmar de lo que es la gestión, su salida –que él  en su momento dará las explicaciones correspondientes porque en lo judicial creo que ese tema ya está cerrado–, la gestión que nos cupo fue exitosa. Fue de las mejores gestiones de los últimos 30 o 40 años. En cuanto a logros, no hubo ninguna gestión que pueda exhibir lo que exhibimos nosotros. Revertimos una cantidad de ocho ejercicios con saldos deficitarios. Por primera vez la AUF tuvo tres ejercicios consecutivos con balances superavitarios, se multiplicaron los ingresos, se recuperaron las líneas de infraestructura y se pusieron al servicio de las instituciones, se pudo mejorar e iluminar canchas, se pudieron recuperar canchas que no estaban en circulación como ocurrió con el Nasazzi donde se armó un centro de entrenamiento para el arbitraje con luces, se invirtió en complejos de juveniles de los equipos, con gimnasios, vestuarios y canchas.

Todo eso se hizo de la nada y sin recursos prácticamente, con gestión y con lobby, caminando todo el día y trabajando muchísimas horas. Se mejoraron las estructuras de disputa de los campeonatos con más partidos, se eliminó la transferencia de costos a las instituciones para jugar los campeonatos de juveniles y ahora tienen una cantidad de partidos muy superior a lo que tenían antes y entonces los jugadores llegan a las selecciones con mayor competencia. No solo en la A de juveniles sino en la B que antes jugaban 12 partidos y ahora juegan 30; en la A antes jugaban 28 y ahora juegan 37, y todo sin costo para los clubes. Todos los torneos que se disputan, los banca la AUF. Además de un promedio de US$ 5 millones por año distribuido a las instituciones y ahora son US$ 14 millones. Tuvimos una muy buena gestión porque trabajamos mucho. Con todo ese bagaje puedo decir que fue una gestión exitosa. Nunca nos escondimos, siempre nos mantuvimos en el ámbito del fútbol todos los integrantes del Ejecutivo anterior, salvo Welker que no está. Yo seguí en actividad, ni que hablar Alejandro Balbi que recibió un espaldarazo brutal de los socios como vicepresidente de Nacional, Pastoriza siguió en el ruedo… Todos seguimos vinculados porque no tenemos nada que esconder y en esto está la prueba de mi candidatura que conseguí las firmas, algo que no es fácil.

Usted dijo en su momento que no entendía por qué Valdez se bajaba de la reelección. ¿Cree que esa salida intempestiva no se debería haber dado?

Yo no coincidí en aquel momento con la renuncia de Valdez, se lo transmití personalmente y los demás compañeros del Ejecutivo. Fue una decisión personal de él. Simplemente le di una percepción y el aliento y el empuje para que siguiera.

Con esa experiencia que tiene, ¿qué hay que cambiar en la AUF?

Hay un nuevo esquema. Hay una refundación orgánica a partir del nuevo estatuto. La AUF ya no es lo que era antes. Hoy tiene desde su congreso la mirada de una cantidad de sectores que antes no integraban la misma, lo hacían periféricamente. Sabemos también que en las disposiciones estatutarias existe específicamente una disposición sobre la creación de una liga independiente y a partir de esa refundación orgánica, tenemos que pensar en la refundación funcional, de organización. Pensar una organización como la nuestra, sin los derechos de televisión, es imposible. Hoy el profesionalismo te está pasando por encima y necesitamos generar más recursos. Mi agenda va a ir por ahí. También poder organizar para el fútbol profesional un sistema de asignación presupuestaria que asegure administraciones que no generen endeudamiento. Fijar pautas regulatorias en cuanto a gastos.

¿Cómo se pueden conseguir más recursos para los clubes?

Vendiendo mejor los derechos de televisión. Eso es lo primero porque es el mayor ingreso que tienen los clubes. Luego, a partir de una mejor organización de la liga y su ámbito de desarrollo televisivo, se van generando oportunidades, mejorará la venta de entradas, se venderán mejor a los jugadores a los demás mercados. La estética va a favorecer mucho y ahí los equipos van a encontrar mejores posibilidades de venta de futbolistas. La otra fuente es la inversión permanente de desarrollo, como decía antes hablando de los juveniles con el sistema que hemos apoyado desde la AUF.

El hecho de ser quien presentó menos firmas –ocho– para su candidatura, ¿es una muestra de algo de lo que pueda suceder?

Las firmas no quieren decir que te acompañen después con el voto. Es un gesto de acompañar la candidatura. No es un compromiso de voto. Yo presenté lo que me pedía el reglamento. Después iré a pedirles el voto.

¿Cómo sería la estrategia para poder conseguirlos?

En la medida que pasen los días, vamos a ir recibiendo el apoyo de otros clubes y otros sectores. A nosotros nos conocen desde la gestión y saben cómo trabajamos. No en vano y con todas las dificultades que tú mencionaste, recibimos el apoyo para presentar una candidatura que no es sencilla con las reglas electorales de hoy. Más de una persona pensó en presentarse y no le fue fácil conseguir las firmas y no pudo. Estoy seguro de que vamos a conseguir más votos. Me considero un dirigente que ha trabajado y dedicado muchas horas a esto y que tengo una llegada importante a distintos sectores, no solo a los clubes. Una cantidad de cosas que sacamos con la gestión anterior, la sacamos sin recursos. Esos sectores nos conocen. Hemos tenido proyectos conjuntos con OFI como la creación del Campeonato Nacional sub 14 que fue muy importante para dar el primer paso de integración, desarrollamos el complejo para los árbitros desde la nada, con la tranquilidad de que tengan un lugar para entrenar, lo que significó para los entrenadores el desarrollo del instituto técnico-profesional que hoy es exitoso y ha posicionado a lo que es la academia futbolística en un lugar mucho más elevado que antes. Tenemos credenciales para mostrar capacidad de trabajo y gestión y creo que eso nos va a abrir muchas puertas y vamos a ir avanzando en cuanto a lo electoral.

¿Qué le pareció la actuación de la comisión normalizadora?

Una buena actuación. Cumplió con lo pedido por FIFA en cuanto a la votación del nuevo estatuto que salió por unanimidad, fijó las elecciones en el plazo que le había conferido FIFA. Además, desde el punto de vista de trabajo diario, también cumplió a satisfacción. Vi mucho trabajo y gente comprometida con la causa.

Usted en aquel momento sostuvo que la FIFA se había apurado en nombrar a la comisión.

Lo sostengo, se apuró la intervención a tal punto que salimos a buscar una fórmula que la evitara, la presentamos el 24 de agosto en una asamblea, esta la rechazó y ahí se terminó confirmando la intervención. Se hubiesen salvado seis meses en los que se pudo haber trabajado de otra manera, en los temas de gestión, de agenda propia del fútbol. Pero eso ya es historia. Hay que mirar para adelante.

¿Cómo se puede trabajar con dos bandos claramente diferenciados que tratan de influir en la AUF como Tenfield por un lado y los jugadores con Lugano a la cabeza por otro?

Con criterio propio. El fútbol tiene intereses propios que van más allá de los intereses sectoriales y además, hoy en las distintas corrientes de opinión que hay en la AUF, el diálogo es ineludible. No vas a ver ninguna fórmula de gobierno sin que medie un diálogo, nos obliga a conversar antes de gobernar. Vamos a llegar a un gobierno de diálogo con interés propio de fútbol, más allá de intereses sectoriales. Eso lo tenemos muy claro.

¿Cómo se planifica una elección con este cambio estatutario ya que ahora no son solo clubes los que votan?

Cambia todo. Ha costado mucho cambiar el chip de lo que significa la búsqueda electoral, pero como tenemos muy buena llegada y diálogo con las distintas partes que se han ido integrando, creo que la tarea se nos va a hacer más sencilla. Durante cuatro años trabajamos y dialogamos con la gente que se está integrando. Conocemos lo que piensa esa gente. Hay que abrir la cabeza, hay que saber que la AUF es diferente a la que se desarrolló hasta 2018 en cuanto a representatividad e integración de las distintas versiones de fútbol que tenemos y con esa cabeza hay que ir a conversar con todos.

Si no gana, ¿iría al Ejecutivo si se lo pide otro candidato?

Ahora estoy focalizado en ganar la elección, esa es mi apuesta y hoy no pienso en otro tema que no sea presidir a la Asociación.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...