Mundo > Multiplicación de catástrofes

Informes de Naciones Unidas proyectan un panorama climático "demoledor"

Los firmantes del Acuerdo de París se reúnen a partir del lunes en Madrid, sin la presencia de Estados Unidos y con previsiones poco optimistas

Tiempo de lectura: -'

27 de noviembre de 2019 a las 12:33

La acumulación de pruebas del impacto devastador de la actividad humana sobre el planeta, como los récords de calor, la multiplicación de catástrofes climáticas y el declive de la biodiversidad, están volviendo más urgente que nunca la lucha contra el calentamiento.

En menos de un año, cuatro informes del grupo de expertos de la ONU sobre cambio climático ilustraron un panorama demoledor para la Tierra, que fueron publicados en paralelo al auge de una movilización ciudadana mundial. 

Ambos factores aumentan la presión sobre los países firmantes del Acuerdo de París, que se reunirán a partir del lunes en Madrid para la COP25.

Récords de calor

Los últimos cuatro años fueron los más cálidos jamás registrados en el planeta: 2019 probablemente completará el lustro, después de que julio se convirtiera en el mes más caliente de la historia.

Y solo es el principio. El mundo se calentó 1 ºC desde la era preindustrial. Pero si el mercurio continúa subiendo al ritmo actual bajo el efecto de las emisiones de gases de efecto invernadero, el techo ideal de +1,5 ºC fijado en el Acuerdo de París de 2015, será alcanzado entre 2030 y 2052, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) de la ONU. 

Incluso si los Estados mantienen sus compromisos de reducción de emisiones, a finales de siglo se alcanzará +3 ºC, mientras que cada medio grado suplementario aumenta la intensidad y/o la frecuencia de catástrofes meteorológicas como las canículas, las tormentas, las sequías y las inundaciones.

Además, los científicos que trabajan sobre nuevos modelos climáticos que servirán de base para el próximo informe del IPCC de 2021 sugieren un calentamiento todavía más acentuado de lo previsto, con el peor escenario a +7 ºC en 2100, frente a +4,8 ºC temidos actualmente.

Se multiplican las catástrofes

Si bien es difícil atribuir una catástrofe específica a un desarreglo climático, la multiplicación de los fenómenos climáticos extremos se adecua a las previsiones de los científicos: canículas excepcionales en Europa, incendios devastadores en Siberia y Australia, paso del ciclón Idai en Mozambique, Venecia bajo el agua...

Y el futuro se avecina todavía más negro.

En un mundo a +1,5 ºC, los episodios de precipitaciones fuertes serán más frecuentes, intensos y/o abundantes, según el IPCC. La frecuencia e intensidad de las sequías también aumentarán.

Así medio grado adicional supondrá ya una diferencia "neta" en términos de impacto. Y un techo de +2 ºC, el objetivo mínimo del Acuerdo de París, provocará ciclones, huracanes y tifones más potentes.

Demasiado CO2

Según un informe de la ONU publicado esta semana, las emisiones de CO2 progresaron un promedio de 1,5% anual en la última década y no hay ninguna señal de que vayan a disminuir. Sin embargo, deberían bajar 7,6% anual entre 2020 y 2030 para respetar el límite de +1,5 ºC.

A finales de 2018, los principales gases de efecto invernadero alcanzaron nuevos récords de concentración en la atmósfera, en particular el CO2, con 407,8 partes por millón (ppm).

Según el IPCC, el nivel del mar aumentó 15 cm durante el siglo XX. El ritmo de esta elevación se acelera, amenazando las zonas costeras poco elevadas en las que vivirán en 2050 más de 1.000 millones de personas.

Incluso si el mundo logra reducir fuertemente las emisiones, el alza de los océanos podría alcanzar entre 30 y 60 cm en 2100. Y de 60 a 110 cm si las emisiones continúan aumentando.

Esta elevación se debe principalmente al deshielo. Los dos casquetes glaciares, en Antártida y Groenlandia, perdieron un promedio de 430.000 millones de toneladas anuales desde 2006. La extensión de la banquisa del Ártico también se retrae y muchos glaciares montañosos podrían desaparecer.

Un millón de especies amenazadas

El hombre no solo es responsable del desarreglo climático. Su explotación sin precedentes de los recursos naturales, en particular para alimentar a una creciente población mundial, ha provocado el mayor declive de la naturaleza en la historia.

Prácticas agrícolas, explotación forestal, contaminación... Según los expertos de biodiversidad de la ONU (IPBES), se ha degradado el 75% del medioambiente terrestre y el 66% del medioambiente marino. Resultado: un millón de especies animales y vegetales están en peligro de extinción, muchas de ellas en los próximos años.

Fuente: AFP

Cita en Madrid, sin EEUU
 
Los firmantes del Acuerdo de París se reúnen a partir del lunes en Madrid conminados por los científicos y la sociedad civil a tomar medidas urgentes para evitar una catástrofe climática, aunque las previsiones son poco optimistas.
España se ofreció a acoger precipitadamente la Conferencia sobre el Clima de la ONU (COP25), después de que Chile desistiera de hacerlo a último momento debido al estallido social.
Esta cita anual reunirá hasta el 13 de diciembre a los casi 200 países que en 2015 se comprometieron en París a luchar de forma coordinada contra el calentamiento. Con excepción de Estados Unidos, que acaba de confirmar su salida bajo la presidencia de Donald Trum
"No podemos dilatar más la acción climática, la necesitamos a todos los niveles", declaró el martes la ministra española para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.
La cita de Madrid tiene lugar un año antes de una fecha clave: la revisión de las metas nacionales de reducción de emisiones, respecto a las presentadas por los países en 2015, insuficientes para frenar el calentamiento.
Hasta el momento lo hicieron 68 países, pero estos solo representan un 8% de las emisiones mundiales.
"Esta COP podría no responder a las expectativas", porque los países tienen la vista puesta en la COP26 de Glasgow, afirma Lola Vallejo, directora del programa Clima del Instituto de Desarrollo Sostenible y de Relaciones Internacionales (IDDRI), basado en París.
Brasil volverá a pesar en las negociaciones en esta primera COP bajo el gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro. 
El año pasado, Brasilia se opuso a un acuerdo sobre un asunto clave del Acuerdo de París: los mercados de carbono internacionales, llamados a permitir la compra-venta de emisiones con el fin de estimular las reducciones.
 
 

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...