Fútbol > YO JUGUÉ CON...

Juan Manuel Olivera cuenta sus anécdotas con Maradona

Tomaba mate y cenaba con Diego, rezongó a Cavani, multó a Olarra y fue compañero de Salas y Lavezzi

Tiempo de lectura: -'

03 de marzo de 2018 a las 05:00

El Flaco Juan lo miraba a la distancia. Y a pesar de que había compartido mate, que fue a cenar a la casa, que le prestaba a su hijo los juguetes de su nieto –el hijo del Kun Agüero–, y que había compartido horas de cancha como su jugador, no se animaba a dar el paso.

El Flaco sabía que su aventura en Dubái terminaba. Y pese a que en su memoria se llevará para siempre que jugó en el equipo de Diego Armando Maradona, le faltaba algo. Se armó de coraje y encaró: "Diego, te puedo pedir los zapatos".

"De las mejores historias que me quedaron con Maradona es que me traje unos zapatos. Cuando terminó el campeonato me los firmó y me los regaló. Y los tengo guardaditos en casa, de recuerdo", reveló Juan Manuel Olivera a Referí.

El goleador compartió equipo con diversas personalidades. Rezongó a Cavani, charlaba con Marcelo Salas, multó a Rafa Olarra, vio las locuras de Pinino Cuevas, jugó con Lavezzi y destacó a Tony Pacheco. Pero en su historial figura haber compartido equipo con Maradona.

"Pah, con Diego tenía una relación bárbara. Cruzaba a tomar mate al vestuario de los jugadores conmigo. Íbamos a cenar a la casa", explicó Olivera.

Del "mundo" Maradona contó que vivía en las Islas Palm, unas islas artificiales con forma de palmera en cuyos brazos hay casas.

"Tenía jardín con vista al mar y luego de cenar íbamos a la sala de juegos a jugar al pool". Olivera dice que el tema era cuando iba con su hijo Santino, que se metía en el dormitorio de Benjamín, su nieto, el hijo del Kun Agüero.

"Santino andaba como loco por la cantidad de juguetes que tenía y yo con el temor que rompiera algo. Una vez se subió a un auto y vino Diego y le dijo: 'Dale, préndelo no pasa nada'. ¡Casi termina adentro del agua!".

Marcelo Salas
"Un crack"

"Dentro de la cancha tenía cosas diferentes. Estaba volviendo recién al fútbol chileno (jugaron juntos en Universidad de Chile). Y fuera de la cancha compartí lo normal. Era sencillo, inclusive cuando hablábamos me preguntaba por muchos uruguayos con los que había compartido equipo y no sabía de ellos. Me quedó como anécdota que el día que volvió, en un partido contra Unión Española que ganamos 5 a 2, anoté un gol y brindé una asistencia. Al final del partido vino un muchacho de la tele a decirme que me habían dado como el mejor jugador de la cancha. En su vuelta le robe un mínimo de protagonismo (risas)".

Ezequiel "Pocho" Lavezzi
"Desprolijo, jugador de potrero de una Villa"

"Se veía que tenía una potencia bárbara. No pensé que fuera a llegar donde llegó. No por sus condiciones, sino por cabeza, porque era un botija muy de barrio, desprolijo, no le gustaba entrenar mucho, pero las condiciones las tenía. Era un bohemio, desprolijo. Jugador de potrero salido de una Villa que vivía el fútbol de una manera especial. Otro con el que me tocó en esa etapa fue Romagnoli. Jugué muy poco con él porque cuando llegué a San Lorenzo me sentía como sapo de otro pozo. Me costó pasar de Danubio a San Lorenzo. Fueron pocos meses los que me quedé".

Edinson Cavani
"Algún rezongo le hice por no pasarla"

"Edi debutó (en Danubio) en el Clausura y recuerdo que era un botija chico que te enojaba porque tenía pelotas que esperabas que la pasara al medio pero tá, el loco le pegaba al arco. Bien de goleador. Tenía una potencia física imponente. Algún rezongo le hice, pero no se enojaba nunca. Era igual que ahora, tenía un físico grande, flaquito, todo fibroso, explosivo. Goleador".

Ruben "Polillita" Da Silva
"Se me caía la baba"

"Pah, si tengo que destacar a uno digo primero a Polillita porque, cuando yo era joven, lo veía y se me caía la baba de verlo jugar con esa clase extraordinaria que tenía. Un exquisito; verlo entrenar era un placer y compartir con él fue un gusto personal".

Nelson "Pipino" Cuevas
"Personaje, personaje"

"Llegó, jugó medio partido y no quería más. Fue a la reserva, después no quería jugar, quería dejar. Me lo volví a encontrar en la Uchi de Markarian, y cuando llegó era un tipo complicado. Tenía cada cosas en los entrenamientos... la mayoría de los nuevos (jugadores) lo quería matar. Era raro. No te hablaba".

Marcelo Díaz

"Me sorprendió"

"Lo conocí en la primera etapa en Universidad de Chile. Era uno de los dos juveniles que había en el equipo porque en aquel entonces era obligación que en el banco tenía que haber un menor. Marcelo tenía 17 años. Ahí estaba lejos de pensar que iba a jugar en Primera. Cuando volví, estaba y lo ponían de lateral, incluso lo dieron a préstamo. Sin embargo en la era Sampaoli mostró otra cara. Me sorprendió".

Antonio Pacheco
Los gestos de Tony

"Para todo, Antonio tenía la palabra justa. En la Libertadores compartimos horas y eso permitió tener charlas. Las vueltas en los aviones, verlo como estaba en todos los detalles. Esas son de las cosas impagables del fútbol. Y más allá de la calidad técnica que tenía y lo que jugaba, me quedaron otras cosas. Tengo una anécdota que pinta de cuerpo entero a Tony. Resulta que yo iba a una fundación que trataba a niños con leucemia, niños del interior. Un día fui a hablar con él con una vergüenza bárbara y le pedí si algún día me podía acompañar. Tony me respondió: 'Juan, el día que vos quieras y a la hora que vos quieras'. Bueno, llegó el momento y allá fuimos. Cuando llegamos se armó un revuelo bárbaro cuando lo vieron, y Tony estuvo como una hora abajo firmando autógrafos y sacándose fotos con el personal del hospital. Luego subió. Un crack. Cuando nos fuimos seguía firmando y sacándose fotos. Y pese a que no llegaba a buscar a su niño al jardín, nunca puso un pero ni una mala cara".

Markarian, Pablo y el Vasco
Recuerdos en Chile

"Con Sergio fuimos campeones en un equipo de la Uchi (Universidad de Chile), que cargaba con la mochila de llevar años sin ganar el título. Lo que recuerdo bien era el cuerpo técnico que tenía: Pablo (Bengoechea), el Vasco Aguirregaray y el Bocha Barreiro. Un equipazo. todos aportaban algo que era fundamental. La alegría que te daba el Vasco a la hora de cada entrenamiento, todo lo táctico de Pablo y el Bocha fue un genio en la parte física".

Jorge Fossati
El respeto a Fossati

"Me llevó a Arabia y compartíamos todo el día juntos. Recuerdo que fue complicado para rescindir el contrato y Jorge me dio una mano con eso. Me lo solucionó en dos segundos, porque le tenían un respeto increíble. El día a día allá fue duro porque la cultura es muy diferente".

Diego Armando Maradona
"Una locura que arrasaba"

"Cuando Diego me venía a hablar le sacaba todo lo que podía (en la foto se aprecia a Olivera de espaldas y Maradona sonriendo). Juntarse a hablar con Maradona y escucharlo sobre cómo vivió ciertas cosas, era impagable. Y después vivir el día a día con él en todos los lugares era una locura que arrasaba. Nos tocó jugar la Copa del Golfo y llegamos a la final. Entonces había que jugar en Qatar, Baréin o en cualquier otro lugar y era un locura de gente esperándolo. No tenían nada que ver con el cuadro, ni hinchas eran, pero la llegada de Maradona fue tremenda. Otro tema que me llamó la atención fue que se quedaba solo a patear con 10 o 20 pelotas, agarraba a los goleros y se pasaba como dos horas. Le pegaba, le costaba mucho porque estaba con sobrepeso y le afectaba las rodillas, pero tenía el golpe. Luego la relación se enfrió cuando pasó lo de Richard Porta (que no lo tuvieron más en cuenta)".

Rafael Olarra
"Lo multé y no me habló dos o tres semanas"

"Con el Flaco tuve una relación bárbara (compartieron plantel en la Uchi). Un crack, un tipo con mucho recorrido que había jugado en la selección y disfrutaba mucho del fútbol. Tenía las cosas claras. Tenía mucha afinidad con los extranjeros con Mauri (Victorino), Montillo y no tanto con los chilenos porque eran más jóvenes y le tenía un respeto enorme por su forma de ser. Tengo una anécdota: resulta que un día llega tarde y le tuve que poner una multa. Se enojó y pasamos dos o tres semanas sin hablarnos, estaba recaliente, no pasó a mayores porque nos respetamos mucho los dos. Pero no le cayó bien que yo lo corrigiera delante de todos. Hasta el día de hoy tenemos una relación bárbara".

Zalayeta y Darío
Cracks en Peñarol

"Tengo tres cracks para destacar como jugadores y personas de mi paso por Peñarol que son Marcelo Zalayeta, Darío Rodríguez y Tony Pacheco. Era impresionante verlos como se manejaban futbolísticamente y fuera de la cancha. Marcelo era más callado, pero fue tremendo jugador. Darío era de tomar decisiones, y destaco lo pasional que trasmitía por el fútbol. Y Antonio, completo, un enorme jugador y gran persona".

Otros
Chelo Delgado, Eduardo Vargas y Orión

"Chelito Delgado, tremendo pibe que tuvo el gesto de ponerse a disposición nuestra. Ya era ídolo en el club (Cruz Azul). A Eduardo Vargas lo hacían jugar por afuera y no hacía goles. Me llamó la atención como explotó. Y con Agustín Orión tomábamos mate. No era titular, pero se le veía la personalidad".

Nacho y Carlos
De González a Grossmüller

"Otro jugador que destaco es Nacho González. Lo más grande de Danubio, y lo digo con mucho respeto por la historia, pero por lo que ganó es un grande. Estamos juntos desde Séptima división. Y Carlitos Grossmüller, que es el mejor representante del potrero. En las prácticas lo disfrutaba verlo hacer cosas increíbles".

Su carrera
Jugó en 13 clubes y vivió en nueve países

Olivera defendió a 13 clubes a nivel profesional. Debutó en Danubio, en 2001, y luego actuó en San Lorenzo (Argentina), Cruz Azul (México), Universidad de Chile (Chile), Suwon Samsung Bluewings (Corea del Sur), Guizhou Renhe (China), Libertad (Paraguay), Al-Shabab (Arabia Saudita), Peñarol, Al Wasl (Emiratos Árabes Unidos), Náutico (Brasil), Estudiantes (Argentina) y actualmente en River.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...