Cargando...
 la Agencia Espacial Europea (ESA) aprobó tras dos días de deliberaciones en París un presupuesto de US$ 17.000 millones para los próximos tres años

Mundo > Inversión

La agencia espacial europea contará un presupuesto de US$ 17.000 millones en el próximo trienio

Con la vista puesta en la seguridad, las comunicaciones, el cambio climático y la exploración, el organismo también busca competir con Estados Unidos y China en un negocio que alcanzaría US$ 1 billón al año hacia 2040

Tiempo de lectura: -'

24 de noviembre de 2022 a las 14:00

Con la vista puesta en la seguridad continental, el cambio climático y la exploración espacial como objetivos principales, la Agencia Espacial Europea (ESA) aprobó tras dos días de deliberaciones en París un presupuesto de US$ 17.000 millones para los próximos tres años, un 17% superior respecto al trienio anterior, al tiempo designó cinco nuevo astronautas entre 22.500 aspirante a integrar una primera misión orbital planificada para después de 2026.

La agencia también seleccionó al británico John McFall, quien tiene una discapacidad, con el objetivo de estudiar el aporte que las personas en esta situación pueden hacer a la carrera espacial. McFall, de 41 años, es licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Cardiff, Reino Unido, y tiene una discapacidad física desde los 19, cuando le amputaron la pierna derecha luego de un accidente de moto.

Las prioridades de la ESA apuntan a no perder de la carrera espacial ante Estados Unidos y China, en el marco de una actividad que según la estimación de la agencia alcanzaría US$ 1 billón al año hacia 2040 por la venta de servicios, como transporte, comunicaciones digitales y la provisión de datos meteorológicos, entre otros.

La cifra global, si bien implica un alza de 17% respecto al presupuesto anterior, es inferior a los US$ 18.500 solicitados por su director general, Josef Aschbacher. Según el anuncio, las principales partidas del monto aprobado estarán destinadas a programas de exploración espacial, de observación de la Tierra y de fabricación de lanzaderas para cohetes.

En ese contexto, el aporte de Alemania se elevará a US$ 3.500 millones, el de Francia a US$ 3.250 millones, el de Italia a US$ 3.100 millones y el de España a US$ 932 millones de euros. “La aprobación del presupuesto es un gran éxito", afirmó el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, para quien el acuerdo alcanzado está "por encima de las expectativas".

El director general de la ESA también encontró satisfactorio el final de las negociaciones, pese a que su pedido era superior. "Teniendo en cuenta el nivel de inflación, estoy muy impresionado por este resultado", dijo Aschbacher, asegurando que el presupuesto votado era "necesario para no perder el tren" ante la dura competencia que implican los programas espaciales estadounidense y chino.

Europa, que no quiere quedar rezagada, sin embargo está todavía por detrás de los recursos destinados por Washington y Beijing a las actividades espaciales, sobre todo en exploración. En los hechos, el presupuesto de la ESA está lejos de los US$ 24.000 millones anuales con los que cuenta la NASA.

Según los analistas, la ESA busca mantenerse como uno de los organismos más poderosos del ramo en plena revolución del denominado "New Space", la nueva carrera del espacio marcada por la multiplicación de actores privados, con la firma estadounidense SpaceX a la cabeza. En especial, luego que la soberanía europea se vio debilitada por el retraso del Ariane 6, considerado una respuesta a SpaceX, pero también por la guerra en Ucrania, que privó a la agencia europea de las lanzaderas rusas Soyuz.

La cuestión de las lanzaderas suele provocar duras negociaciones y no pocos desencuentros entre Francia, Alemania e Italia, según ha admitido Philippe Baptiste, presidente de Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES), la agencia espacial francesa. "El programa de lanzadores es extremadamente estratégico. Por supuesto que hay competencia, aunque no me guste esa palabra, que puede ser sana", dijo Aschbacher en una entrevista con la agencia de noticias AFP.

"Sé que Francia, Italia y Alemania pueden tener intereses diferentes, pero en la ESA nuestro papel es definir un terreno de entendimiento, algo que funciona muy bien en la observación de la Tierra, la navegación, las telecomunicaciones y la exploración", agregó el jefe de la ESA.

En lo inmediato, la concreción del Ariane 6, previsto inicialmente para el cuarto trimestre de 2023, constituye el principal proyecto de la ESA. Se trata de una lanzadera espacial que incluye un vehículo capaz de transportar cualquier tipo de satélite de hasta 5 toneladas para transferirlo a  una órbita geoestacionaria, o bien diferentes cargas en órbitas bajas, medias, altas y lunar.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...