El comportamiento en la vida cotidiana > COMPORTAMIENTO/ ROBERTO CAVA DE FEO

La celebración de los cumpleaños

El nacimiento es el que marca la existencia física o ideal con una fecha

Tiempo de lectura: -'

31 de agosto de 2017 a las 05:00

En los comienzos mismos de la carrera de Derecho aprendí que hay personas de existencia física y personas de existencia ideal o jurídica. Unas y otras tienen un comienzo, es decir el momento desde el cual son objeto de derechos y obligaciones. Para los seres del mundo viviente se llama nacimiento. Dentro de ellos estamos los humanos, separados nada menos que por ese chispazo divino que es la inteligencia. Ella nos hace seres racionales, libres e inteligentes.

El nacimiento o el comienzo es precisamente el que marca la existencia física o ideal con una fecha que se denomina cumpleaños. Las mujeres y los hombres acostumbramos celebrar determinados hitos de nuestras vidas. Allí, están, entre otros, los aniversarios de bodas. Las empresas y las instituciones tienen además sus fechas que son motivo de regocijo. En ceremonial se utiliza el llamado orden de precedencias por antigüedad. Es verdaderamente útil, aunque no es aconsejable su aplicación para personas de existencia física. No olvido el día en que serví el café a un grupo de señoras distinguiéndolas por edades. En cambio lo usamos para bancos, instituciones, presentación de cartas credenciales, etc.

Puesto que personas físicas y jurídicas festejan sus aniversarios, es lindo recordar las celebraciones de antaño. En el siglo pasado, en la década del veinte, se puede leer en "Sociales" de un diario "que con motivo de ser ayer el día de su cumpleaños, reunió a sus amiguitos y los obsequió con un lunch. A las seis y media se sentaron ante una mesa llena de dulces". Hoy las niñas y los niños festejan de muy diversas maneras. Sin embargo en todas ellas prevalecen el afecto, el cariño, con juegos o sin ellos.

Las personas mayores también cumplimos años y, a veces, aunque no nos guste, soplamos las velitas de una torta. Ese soplar viene de lejos. En Grecia se le tributaba honor a la reina Artemisa, la diosa de la Luna y se le presentaban unos panes con velas. La persona que lograba apagarlas de una vez, recibía su protección. Pasaron muchos siglos hasta que en Alemania se asentó la tradición actual. En los cumpleaños había que pedir un deseo en el momento de apagarlas de un solo soplido. Es una costumbre que continúa.

La llamada "Canción del cumpleaños" tiene también su historia. Fueron Mildred y Patty Hill, dos maestras norteamericanas sus compositoras, allá a fines del ochocientos. La melodía sencilla decía "Good morning to all" ("Buen día a todos"). Con ella recibían a los niños al llegar a la escuela. En la década de 1930, Roberto Coleman registró la canción, cambiando algunas palabras, entre ellas las del inicio. Así quedó "Happy birthday to you".

Los primeros cristianos no celebraban el día del nacimiento porque había una fecha más importante todavía. Era la de la muerte y con fuertes palabras recordaban que "vita mutatur, non tollitur" ("la vida no termina, se transforma"). Hay todo un capítulo de la historia sobre el culto de los santos y, por ese motivo, muchas personas celebran "su santo" o su "onomástico". Así las "Rosas" tienen su 30 de agosto; los "José" el 19 de marzo; las "Marías" el 15 de agosto; los "Sebastián" el 20 de enero; los "Carlos" el 4 de noviembre; las "Carmen" el 16 de julio; los "Patricio" el 17 de marzo; las "Magdalenas" el 22 de julio.

Las empresas tienen sus aniversarios al igual que todas las instituciones. Celebran también las promociones de colegios y universidades; los obispos y los sacerdotes el día de su ordenación; los religiosos la fecha de su profesión. Se habla, por ejemplo, de "bodas de plata"", de "bodas de oro", de "bodas de diamante". Son ocasión para recordar tiempos pasados y a muchas personas.

Hemos visto con nuestros ojos la evolución que ha tenido la celebración del cumpleaños. Recuerdo los de mi infancia concordiense, rodeado de chicos, con juegos sencillos y jugos de naranja. No eran tiempos de refrescos embotellados. Una gran torta con velitas era la sorpresa de la tarde. Lo pasábamos muy bien y recibíamos regalos. Entre ellos, unos libros de una colección encuadernada en color amarillo. Hoy vuelvo a pensar en todos aquellos que me acompañaron cada 10 de marzo. Los conservo nítidos en la memoria. Les doy las gracias porque me enseñaron a vivir algo entrañable. No olvidemos, los mayores, de trasmitir esta tradición encantadora.

De "Divagaciones",2007


Comentarios