Economía y Empresas > PERSPECTIVA NEGATIVA

La construcción continuará estancada en lo que resta del año, según indicador

La industria cerró el año pasado con caída de la actividad y no se avizora mejora

Tiempo de lectura: -'

09 de julio de 2018 a las 16:44

El Centro de Estudios Económicos de la Industria de la Construcción (Ceeic) previó este lunes que la actividad en el sector continuará estancada en 2018, más allá del dato positivo que tuvo en el primer trimestre.

En efecto, el informe de Cuentas Nacionales elaborado por el Banco Central (BCU) correspondiente al período enero-mazo (último dato disponible) marcó que la actividad del sector tuvo un crecimiento de 2,1% en la comparación interanual. Ese revirtió el mal resultado de fin de año cuando la construcción cerró 2017 con una caída de la actividad de 6%.

Sin embargo, el Ceeic marcó que el Índice Líder de la Actividad (ILIC) -que elabora mensualmente- arrojó un leve deterioro debido a la influencia negativa de los indicadores que lo componen. Con excepción de los costos y la inflación en dólares, que evolucionaron en línea con lo previsto, según el informe, los otros determinantes mostraron variaciones que incidieron de forma negativa en la evolución del índice.


El ILIC indicó que en el plano local la producción de cemento creció menos de lo proyectado y el desempleo de quedó por encima de lo previsto. Adicionalmente, las expectativas empresariales del sector evolucionaron en forma desfavorable y fueron revisadas levemente a la baja.

Además, el nivel de la actividad de la construcción en Argentina tuvo un comportamiento por debajo del esperado, un elemento que incide negativamente a nivel local. En ese sentido, el Ceeic señaló que la incertidumbre sobre la economía en Argentina tendrá un impacto en la actividad local.

Tomando en cuenta esos factores, los determinantes del ILIC registraron cambios que inciden negativamente en el indicador. Por tanto, más allá de modificaciones marginales que no alteran diagnósticos anteriores, el Ceeic estimó que la actividad de la construcción registrará variaciones próximas a 0 en 2018, manteniéndose estancada.

Trabajo y seguro de paro

El empleo es uno de los indicadores que atraviesa una fase negativa desde hace varios años. Un informe divulgado por la Cámara de la Construcción sostuvo que entre enero de 2013 y el mismo mes de este año se perdieron en el sector más de 25 mil puestos de trabajo. En consonancia con esa realidad también se produjo un descenso en la cantidad anual de jornales.

En ese sentido, el año pasado, en la construcción hubo 8,3 millones de días trabajados, lo que marcó una caída de casi 6 puntos porcentuales respecto a un año atrás. Con ese dato, en 2017 se consolidó la cuarta caída anual consecutiva en los días trabajados.

Maldonado fue uno de los departamentos que más sintió el freno de la construcción. Coincidiendo con los datos generales, la actividad del sector comenzó a debilitarse en 2012 luego del boom que había comenzado a atravesar a partir de 2005.

Uno de los factores principales fue la retracción de inversionistas argentinos en el mercado inmobiliario de Punta del Este, que ocurrió fundamentalmente por el cepo cambiario aplicado por el gobierno de Cristina Fernández que impidió durante su administración la salida de capitales del país.

A principios de 2018, la cantidad de obreros de la construcción registrados en la seguridad social correspondientes a obras con domicilio fiscal en Maldonado fue la más baja desde al menos noviembre de 2005.

Por su parte, no se modifica la cantidad de trabajadores en el seguro de paro. Según datos del Banco de Previsión Social (BPS), en abril de este año había 6.775 apuntados en el subsidio, prácticamente la misma cifra que en el mismo mes de 2017.

El BPS desagrega datos en cinco grandes categorías: comercio, industria manufacturera, construcción, sector agropecuario y transporte. De las cinco, la construcción fue en ese mes la que mayor cantidad de trabajadores tenía en el seguro de paro.

Comentarios