The Sótano > OPINIÓN

La guerra contra el plástico

Los residuos: un problema de todos 

Tiempo de lectura: -'

28 de septiembre de 2018 a las 05:00

Los japoneses tienen en su país tanto plástico proveniente de los deshechos, que ya no saben dónde meterlo. En este mundo, pagando todo se consigue, o eso hasta la fecha parece. De ahí que los japoneses están mandando toneladas de su platico inútil a China, a cambio de un pago que, tal como suponemos, debe ser billonario en dólares. Hay tanto plástico en el mundo, que terminará desplazando de este planeta a los seres humanos. Parece una película de horror con humor negro: de tanta basura plástica habrá que buscar otro planeta menos contaminado para habitar. Los mares están tan altamente contaminados con desecho plástico, que la situación está apresurando la extinción de la fauna marina, ahogada en plástico. En algunos países, Chile, por ejemplo, comenzó la guerra contra el plástico.

En algunas comunas chilenas los supermercados ya no pueden utilizar bolsas de plástico. Si el gobierno de Tabaré Vázquez le inició una guerra al tabaco, que aún no terminó pero puede darse por triunfal en aspectos claves, y emprendió otra contra el alcohol, aunque emprendida muy a medias, debería hacer algo, y no cualquier cosa, sino algo grande, para tratar de reducir al mínimo el uso de plástico en la vida cotidiana.

Si todos los actores del mundo aportaran lo suyo, el futuro de la ecología planetaria luciría menos ominoso. Hasta las multinacionales están aportando su granito de arena. Si sumamos varios poquitos tendremos mucho. La compañía Starbucks, la mayor cadena global de cafeterías comenzó a eliminar las pajitas de plástico de sus 28 mil locales repartidos en todo el orbe, y las dejará de usar por completo para el año 2020. Starbucks, que utiliza más de mil millones de pajitas anualmente, no es la única multinacional que ha tomado una decisión en la dirección correcta. American Airlines, por su parte, buscará eliminar por completo los más de 32 mil kilos de desechos de plástico que produce cada año y que tanto efecto dañino producen en el medio ambiente.

Si sumamos varios poquitos tendremos mucho.

Utilizará pajitas hechas con bambú, aunque no especificó qué pasará con los cubiertos de plástico (cuchillo, tenedor y cuchara) que usa en la sección turista de todos sus vuelos. Algo es algo. Por alguna parte hay que empezar, más no sea para intentar postergar el fin, que en este caso, tal como la realidad lo pronostica, será el fin absoluto de todo.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...