Personajes > POR LA CIUDAD

La historia del fanático que hizo de chofer para los integrantes de La Vela Puerca en Buenos Aires

Un joven argentino se cruzó con los integrantes de la banda y los llevó hasta su hotel escuchando y cantando los temas del grupo

Tiempo de lectura: -'

06 de noviembre de 2018 a las 09:30

Son las 5 de la mañana del domingo 4 de noviembre. Barrio Belgrano de Buenos Aires. Gato Scheinaizen maneja su auto por la avenida del Libertador. Está feliz, porque viene de ver a su banda favorita en vivo. Saltó, hizo pogo, cantó y agitó como nunca en el show que La Vela Puerca acaba de dar en el Club Ciudad de la capital argentina. Al amigo que estaba con él le robaron el celular en el primer tema, por lo que lo tuvo que acompañar; esa es la razón por la que vuelve a casa tan tarde. 

En los parlantes del auto suena Destilar, el disco que La Vela acaba de presentar en vivo. Scheinaizen canta y viene en su mundo hasta que en una esquina ve a un grupo de cuatro hombres, esperando. Baja la velocidad, se acerca con el vehículo, y ahí se da cuenta. Son ellos. Los integrantes de La Vela. Subió el volumen al máximo, se bajó y les gritó: "¿Qué hacen acá?". 

"Esperando el taxi", contestaron los músicos. Y el fanático de la banda uruguaya no lo dudó. Les ofreció su auto y ejerció de chofer por la ciudad para ellos. Scheinaizen relató en Twitter cómo fue el viaje rumbo a la zona del Abasto que siguió. 

"Lo primero que hicieron al subirse al auto me regalaron el disco de destilar, mis piernas temblaban y la sangre me corría a toda velocidad por mi cuerpo. El enano (Sebastián Teysera) se sentó en el asiento de acompañante. Parecíamos mejores amigos, todos cantando sus canciones, ahora con el volumen aún mas fuerte para que exploten los parlantes. Ellos haciendo la mímica de los instrumentos, y con una energía indescriptible. Nunca imaginé algo así".

Scheinaizen prometió guardar la historia para sus hijos y nietos, les dijo a los integrantes de La Vela mientras abrazaba a Teysera en un semáforo."No sé si fue un milagro, un regalo de Dios, o qué carajo, pero será inolvidable esta historia", comentó el fanático, que destacó la humildad y calidez de los artistas. 

 

Antes de irse, cuando los dejó en el hotel donde se hospedaban, se sacó una foto con ellos, y recibió como regalo un ejemplar firmado de Destilar. Scheinaizen publicó su historia en Twitter, donde se convirtió en una sensación y en la envidia de todos los seguidores de la banda. 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...