Tecnología > Videojuegos

La huella uruguaya que nos dejó Súper Mario Bros

Diseñadores, creadores y coleccionistas locales hablan sobre el legado del buque insignia de Nintendo que cumplió 35 años

Tiempo de lectura: -'

28 de septiembre de 2020 a las 05:00

A diferencia de otros aniversarios relativos a la cultura que se celebran este año, como los de Bradbury, Asimov o Benedetti, el del videojuego Super Mario combina recuerdos entrañables de la infancia, valoración monetaria adulta y atributos culturales. Este juego, lanzado en setiembre de 1985, presentó la cuarta aparición del personaje, y también una verdadera revolución a muchos niveles. 

“Mario fue y es un icono dentro de esta industria y es una de la figuras más reconocibles de personajes de videojuegos. Fue uno de mis primeros amores y, quizás, una de las causas que me llevó a que me terminara dedicando a este rubro”, afirma Victoria De Lima, integrante del estudio Ironhide y directora de comunicaciones de la Cámara de Videojuegos. “El Mario y la Mariomanía con los stickers y todo el merchandansig fue lo que me hizo fanático de Nintendo para toda la vida”, dice Pablo Praino, historietista, animador y realizador independiente. 

“Recuerdo jugarlo muchísimo y que me resultaba algo difícil. Sin embargo, llegó para quedarse porque me pasaba dibujando cómics de Mario y a Sonic teniendo aventuras. Mario fue y es el icono más grande en la industria, amado por fans y reconocido por personas ajenas a los videojuegos”, agrega Laia Barboza, diseñadora de videojuegos del estudio Pincer Games. 

“Creo que estoy donde estoy por lo que me impactó ese juego”, asegura Gabriel Dittrich, propietario de los locales XUruguay y coleccionista. “Pero entiendo que es más que eso, se trata de un símbolo, un hito. Me llamo Mario y creo en el destino y tengo una colección personal de todos los juegos que salieron, con caja y manual. Ese amor que le tenía al personaje fue lo que me llevó a este mundo y lo vuelvo a apreciar ahora cuando viene un niño al local”. 

Lo que trajo Super Mario 

Super Mario Bros. creado por Shigeru Miyamoto (también autor de The legend of Zelda e impulsor de la consola Wii) y Takashi Tezuka, representó un salto enorme para una industria que no podía levantar cabeza tras una implosión de 1983. Varias compañías habían quebrado en medio de un mercado saturado y muchos analistas hablaban de que era el fin de las consolas de videojuegos. Super Mario Bros. salió de la mano de la consola Nintendo Entertainment System, o NES, y dio vuelta la tortilla con una venta de 40 millones de copias.  

El personaje había aparecido por primera vez en 1981 como el héroe del Donkey Kong, en el que debía rescatar a la princesa de manos del gorila del título. Se llamaba Jumpman, no Mario, y el juego tenía una mecánica muy sencilla que lo convirtió en un éxito mundial en el universo de los arcades, o maquinitas de la calle. Luego, en el Donkey Kong Jr. Jumpman era el villano que tenía prisionero a Donkey Kong. Recibió su nombre de Mario y también a su hermano Luigi en 1983 en el juego Mario Bros.  

Diseñado también por Miyamoto, Mario Bros. usaba fondos negros y gráficos bastante limitados para mostrar las aventuras de los hermanos fontaneros, mientras se movían por las alcantarillas de Nueva York. La mecánica consistía solamente en correr y saltar para enfrentar a criaturas que se vencen si se las deja patas arriba y se golpea el piso en el que cayeron. A pesar de haber sido lanzado en plena crisis de los videojuegos, el arcade de Mario Bros. no fue precisamente un fracaso, aunque tampoco arrasó. De todos modos, sus resultados fueron lo suficientemente alentadores como para que Nintendo decidiera lanzarlo como buque insignia de la consola NES para desafiar la idea de que no había futuro para los sistemas específicos de entretenimiento electrónico en los hogares. 

Lo que trajo Super Mario Bros. fue más jugabilidad, mayor fluidez de movimientos, riqueza de recursos, mejores colores, más definición de los personajes y, particularmente, una música característica y simple que ha quedado grabada en el corazón de cualquier jugador. “El salto del Mario Bros. al Super Mario fue totalmente abismal. Si bien ambos eran de 8bits, Super Mario era mucho más completo, era algo que no existía”, dice Gonzalo Reyes, que colecciona material de Nintendo desde hace 17 años.  

La consola de Mario 

La NES también cumple 35 años de su salida en Estados Unidos, es decir, de su primera aparición fuera de Japón. “Fue una consola que salvó al mercado de los videojuegos en un tiempo en que eran muy mal vistos, que eran un robo de plata”, cuenta el uruguayo conocido como POE, responsable del canal de YouTube Mundo N. “De hecho, la NES se vendió como un juguete para entrar a las jugueterías y zafar del prejuicio a los videojuegos. Para eso crearon un robotito que lo acompañaba y la hacía parecer como más que una consola”, agrega.  

La particularidad de esta historia es que la NES demoró un poco más en llegar a otros mercados de forma oficial, incluso a Europa, salvo por aquellos jugadores que podían viajar y comprarla en donde estuviera. De todos modos, estaba la muy popular versión alternativa llamada Family Game, copia de la consola original japonesa y que se comercializó en Latinoamérica unos años después. Fue gracias a ella que buena parte de los jugadores del país pudieron conocer el Super Mario.  

“Creo que, como casi todos los uruguayos, tuve la versión Famicon de la NES”, cuenta Laia, en alusión al Family. “Tengo súper presente el día que me la regalaron. Fue en mi cumpleaños, cuando llegué de la escuela, luego de almorzar me dieron una caja de cartón gigante con papel de regalo. Al abrirla había otra caja más chica, y luego otra, y luego otra más hasta encontrarme con una caja pequeña casi que de zapatos. Toda mi decepción se interrumpió en el grito de ¡Un Nintendo! y ese día fui la persona más feliz del mundo”.  

“En casa no teníamos consolas, por eso después de la escuela (y previo pedida de permiso a mi mama) me iba a la casa de mi mejor amiga que tenía una NES e intercalábamos el juego con las muñecas y las horas tratando de rescatar a la princesa de la mano de ese plomero que saltaba tortugas en la pantalla”, recuerda Victoria. 

Pablo Praino descubrió al personaje por medio de un VHS que la abuela de un amigo grabó en España. En el video aparecía un episodio de los dibujos animados de Super Mario. “Me fascinó el diseño, esa mezcla de Mickey con Popeye y fontanero. Era un concepto raro que me encantó automáticamente”, recuerda. Pero recién descubrió que el personaje nacía de un videojuego cuando un amigo de su escuela consiguió un Nintendo. Luego, en su casa instalaron un Family y no lo dejó más. Como en muchos otros casos, los recuerdos afectivos se mezclan porque el abuelo de Praino le trajo el cartucho original de Super Mario con un manual en inglés que lo desesperaba al intentar entenderlo. 

Dittrich, que conserva una gran colección de videojuegos viejos, tiene muy presente el primer día en que jugó al Super Mario en la casa de un amigo que tenía una NES. “Los cartuchos salían unos 100 dólares en ese entonces. Jugábamos una vida cada uno, lo que se hacía antes. Yo creo que es arte. Estaba despegado en música, en diseño, jugabilidad, en los desafíos y los trucos que te hacían explotar la cabeza”, afirma. 

La madre de POE trabajaba en un local de una galería. Cuando él la acompañaba, recorría las vidrieras de los otros locales e indefectiblemente terminaba mirando durante horas una en la que había un televisor que pasaba un video del Super Mario. Así lo resume: “No podía dejar de mirarlo, aunque siempre era la misma secuencia que repetían. Después me llegó el Family Game y fue amor a primera vista”. 

“Recuerdo todavía cuando una tía me trajo de Buenos Aires el cartucho del juego en 1993, fue mi perdición en los videojuegos”, recuerda Gonzalo. “Es un juego atemporal. Tiene una arquitectura tan perfecta y japonesa que lo hace único. En una reunión, si ponés ese juego, sería raro que la gente no se contagie y se ponga a jugar. Mario es increíble y le van a seguir sacando jugo hasta el fin de la historia”. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...