Fútbol > VIOLENCIA

La violencia en el fútbol vista por un sociólogo argentino

“La violencia no es algo excepcional de individuos excepcionales”, afirmó en una charla que dio en Montevideo

Tiempo de lectura: -'

05 de mayo de 2019 a las 05:00

Pablo Alabarces es doctor en Sociología. Muchos lo señalan como uno de los fundadores de la sociología  del deporte latinoamericano.  Alabarces, argentino, también es un divulgador. Sabe que sus ideas van en contra del discurso impuesto, por lo que debe repetirlas muchas veces. En las 48 horas que estuvo en Montevideo acumuló micrófonos, charlas, una conferencia y varias entrevistas. En todas dijo “la violencia no es algo excepcional de individuos excepcionales”.  

Eran poco más de las 19 cuando Alabarces comenzó en el auditorio de la Sociedad de Cirugía del Uruguay su conferencia sobre la Violencia en el Fútbol. Dice: “La violencia no es algo excepcional de individuos excepcionales”. Habla y en los celulares comienzan a llegar imágenes de individuos, hinchas de Nacional, en el hall de la AUF con mensajes intimidatorios contra los jueces, escritos en sábanas blancas. Javier Curbelo, uno de los referentes de ese grupo de hinchas, dirá que no llegó a la convocatoria porque salió de laburar a las 18 horas y se le hizo tarde. Otro identificado es hijo de un integrante de la Mesa Ejecutiva de Primera división, Hugo Pío, quien representa a Nacional. No fueron individuos excepcionales. 

El periodista Ricardo Piñeyrúa, presentador de Alabarces en la charla, recordó que en el crimen del hincha de Cerro Héctor da Cunha, a manos de hinchas de Peñarol, estuvo indagado un profesor de filosofía. En una crónica de la época su esposa decía: “De lunes a viernes era una persona de bien, pero los fines de semana iba a la cancha y se transformaba, se convertía en otra persona”. La violencia no es algo excepcional de individuos excepcionales.  

“Los inadaptados de siempre. Con esa frase no explicás nada. Eso aparece en toda América Latina, en el marco de ‘hinchas comunes y pacíficos’ aparecen seres excepcionales”, explica Alabarces y ejemplifica con el River-Boca del 2015 suspendido en el entretiempo: “Tres tipos tiran gas pimienta en una manga, rodeado de 30 que se mueren de la risa, acompañado por 300 que no mueven un dedo y luego aplaudido por 45 mil que le reclaman a los jugadores contrarios no sean putos, gallinas, salgan a jugar”. 

Alabarces vuelve a ejemplificar con un caso argentino: la final de la Libertadores River-Boca: “El presidente de la nación dice ‘con este partido vamos a pasar 20 años sin dormir’. Coloca el fútbol en un lugar que no debería estar. No estoy diciendo que Macri aliente la violencia, digo que con estas cuestiones de lenguaje, estos actores colocan el marco de acción, de interpretación. Si vos decís que el fútbol es tan importante que vamos a pasar 20 años sin dormir, lo colocás en un contexto en el que ciertos comportamientos se vuelven legítimos”.  

También habló de ómnibus. Del traslado de hinchas de Nacional al Campeón del Siglo, de la seguridad de esos hinchas y quién era responsable de esa operación. Alabarces vuelve a hablar de Argentina, pero hablar de Argentina es un poco hablar de Uruguay también: “El operativo de seguridad se produce, porque nadie está dispuesto a aceptarlo pero todo el mundo sabe que el hincha contrario va a tratar de apedrear el bus de los contrarios. El código es ese. Si vos montás un operativo policial para proteger un ómnibus al cual no debería pasarle nada, sos un inútil. Si vos protegés el micro y no decís por qué lo protegés, también sos un inútil. Tenés una larga serie de ignorancias presuntamente disfrazadas de sabiduría”. 

Y entonces empieza a disparar soluciones mágicas. “Prohibamos los visitantes”, dijeron en Argentina y alguno en Uruguay lo pensó seriamente.  “Es un principio político, si un Estado no puede garantizar que dos personas que piensan distinto estén en el mismo lugar y a la misma hora, estamos jodidos. Es un fracaso del estado democrático”, explica Alabarces que agrega: “No se expulsa la violencia, se expulsa uno de los factores de la violencia. Y tampoco es que desaparezca la violencia entre hinchadas, se traslada, durante la semana, en ocasiones especiales o cuando un conjunto de hinchas de un cuadro se cruza con alguien con la camiseta del equipo contrario. El estado no puede solucionar un problema haciendo de cuenta que lo anula, que no existe”.

“Hay que hacer como Inglaterra con los Hooligans”, se repite cada vez que hay un episodio de violencia en las canchas. “Si conseguir estadios más seguros y confortables se hace a costa de la expulsión de los públicos populares, están produciendo una política antidemocrática”, razona Alabarces, cuyo doctorado lo realizó en la inglesa Universidad de Brighton. “Lo que hemos llamado la lógica del aguante no es una lógica estrictamente popular, sino que ya ha organizado toda la cultura futbolística. Inclusive la de los sectores medio y medio-alto”.   

Y otra vez un ejemplo argentino, y otra vez un ejemplo aplicable a Uruguay. “La platea de La Bombonera es una de las más violentas de América Latina, y es una de las más caras de América Latina. Hagamos un camino más largo, más costoso, difícil y que no sé si nuestras dirigencias políticas y deportivas están capacitadas”. Y es ahí cuando aparece el caso colombiano.  

En el otro extremo: Colombia

“Una de las experiencias más insólitas de mi vida académica fue un seminario de política de violencia en Bogotá organizado por la Policía Nacional de Colombia. Era muy chocante ver cómo la policía defendía un trabajo para nada represivo, sino profundamente dialogista. Frente a eso los carabarineros chilenos diciendo ‘el mejor barrabrava es el barra brava muerto’”, cuenta. 

Alejandro Villanueva, magíster en Educación, colombiano, futbolero y además involucrado con el programa Goles en Paz, agrega sobre el caso colombiano.  “En el marco de un conflicto armado de más de 60 años, yo todavía me pregunto como logramos estructurar un proceso de diálogo entre las barras para construir un plan nacional de seguridad y convivencia en el fútbol. Tuvo la financiación de US$ 1 millón por parte del Ministerio del Interior”, comienza explicando Villanueva. 

Ese plan nacional logró llegar a entre 30 mil y 35 mil barras. Llevan una década, pero todavía falta aún más transformación cultural. Dice Villanueva:  “A pesar de que hemos logrado un proceso de convivencia enorme entre las barras, seguimos haciendo una serie de investigaciones en las cuales damos cuenta que en un período de 10 años, hablamos de 200 hinchas muertos. Una cifra estremecedora y escalofriante”. Villanueva se remonta casi 30 años: “Principios de la década de los años 1990 como inicio del ‘barrismo’. A través de la TV pública comienzan a llegar a veces con seis meses de retraso los clásicos Boca-River.Ahí se empezaron a ver las formas de manifestarse del fútbol en Argentina”. 

En 2004 surge Goles en Paz, una serie de políticas públicas para contener la violencia en el fútbol a través de la prevención. Villanueva reflexiona: “En el marco de un país que ha tenido distintos tipos de violencias no podríamos convertir el fútbol en una forma de violencia más. Un país que se caracteriza por una idea centralista, conservadora, ultra católica, homofóbica, violenta verbal y actitudinalmente. El fútbol ha sido en medio de todo esto un ejemplo de identidad nacional”.

“Lenta, torturosa, difícil, pero posible”, describe Alabarces la transformación cultural necesaria con respecto al fútbol. No menos de 10 años de diálogo y más diálogo. De más “safety” y menos “security”, de evitar reacciones espasmódicas cada vez que hay un hecho de violencia. Directivos, periodistas, jugadores, academia, políticos, todos tienen un rol para desempeñar, y allá va Alabarces poniéndole pienso al asunto, y contándolo las veces que haga falta. Se despide agradeciendo la charla, porque “no hay solución sin diálogo, y no hay cambio cultural sin diálogo”. 
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...