Motor > AUTOMOVILISMO

Lambiris, el conquistador uruguayo

El piloto vive su mejor momento al ganar su primera carrera del Turismo Carretera, principal categoría del motor argentino

Tiempo de lectura: -'

05 de agosto de 2018 a las 05:00

La bandera uruguaya brilló en lo más alto del podio de Rafaela en las manos de Mauricio Lambiris, el piloto que el pasado fin de semana hizo historia al ganar su primera carrera de Turismo Carretera (TC), la prueba más importante e histórica del automovilismo argentino.

No fue una semana más para el conductor nacido en Montevideo que cruzó el charco de niño. Su triunfo llevó a que tuviera más requerimientos de la prensa que de costumbre, siendo invitado a programas de motor y saliendo en tapas de revistas dedicadas al deporte de los fierros.

Consultado por Referí explicó la importancia de la victoria lograda en el circuito de Rafaela, el Templo de la Velocidad. "Como primera medida a tener en cuenta, el automovilismo es el segundo deporte de Argentina. Obviamente, luego del fútbol. El Turismo Carretera, que es la categoría que estoy yo, es la más importante y la Récord Guinness más antigua del mundo. La pasión de los argentinos por el TC es muy grande".

"Es la categoría más popular y la que más gente lleva a todas las carreras", agregó.

Además, correr en ella no es para cualquiera. "Tiene como cualidad que los mejores pilotos de Argentina la corren", contó. "Y para llegar hay que ir superando escalas. No es que decís 'tengo presupuesto y voy a correr TC'. No, tenés que ir ganando en las categorías de abajo y subir a medida que vas obteniendo resultados. El pase a TC lo ganás en base a resultados, si no, no podés llegar".

Embed

Por todo eso, lo logrado por el piloto uruguayo es histórico. "Para mí es importante porque es mi primera carrera ganada y porque me habilita a pelear para el campeonato, que es una condición obligatoria, porque dentro de las 15 fechas vos tenés que ganar una para estar habilitado. Es una mochila bastante grande que ya me saco de encima", agregó.

Siempre uruguayo

De niño, Lambiris y su familia dejaron Montevideo y se fueron a la Argentina. Ahí comenzó con el kart, disciplina que practica hasta el día de hoy. "Viví acá toda la vida. No solo hice la parte deportiva, sino la institucional, fui a la escuela acá, me crié acá", señaló. "Y represento siempre a Uruguay, desde chico, más allá de que haya crecido acá, en mis autos de carrera siempre representé a Uruguay".

En medio de su ascendente carrera tuvo un paso por las pistas uruguayas, pero no fue una buena experiencia. "Fue por el año 2010, tuve un accidente grande y me lastimé bastante en una pierna. Y la verdad que no tuve la mejor respuesta por parte de algunas personas de allá y preferí volverme a correr a Argentina".

En su día a día, cuando no está en el autódromo, Lambiris realiza trabajos físicos y cuando puede hace karting. "Es uno de los entrenamientos más importantes para el piloto, me parece algo que ayuda a la buena conducción, a la rapidez mental, a los reflejos, para mí es el auto de carrera más rápido de todos", señaló.

FOTO 1.JPG
Mauricio Lambiris concretó una gran final para borrar el mal comienzo
Mauricio Lambiris concretó una gran final para borrar el mal comienzo

En la pista, las pruebas son solo en las previas a las carreras, ya que está prohibido ensayar en los autos porque no todos los equipos cuentan con el mismo presupuesto para hacerlo.

Consultado sobre cómo es el desarrollo de un piloto, señaló: "Creo que en lo conductivo hay un límite que tiene que ver mucho con el talento que tenga cada uno. Hay algo que es nato, que se nace o no con eso, no te puedo decir quién lo tiene o no, o si yo lo tengo o no".

"Lo que sí es importantísimo es la experiencia. Los pilotos con más trayectoria en algunas situaciones hacen la diferencia con maniobras, saben alguna cosita más que uno no", comentó. "Y los jóvenes tenemos una diferencia en la parte física, tenemos un extra que ellos no lo tienen. Hoy el automovilismo se volvió bastante demandante en ese aspecto".

En ese sentido, el piloto de 31 años dijo que las carreras exigen gran esfuerzo ya que "son autos pesados y con mucha potencia".

Embed

En el Templo de la Velocidad de Rafaela, Lambiris llegó a acelerar su Ford a 297 kilómetros por hora para asegurar sus triunfo.

Consultado por si el miedo está presente en los pilotos, señaló: "Miedo, la palabra miedo, me parece que no existe dentro del automovilismo". "Sí es importante saber que cuando uno se sube al auto está arriesgando la vida y no solo la de uno, sino la de un colega o compañero. Lo más importante es tener respeto por la actividad que está haciendo, los riesgos existen y los accidentes suelen suceder y son por lo general golpes grandes".

El uruguayo, que a principios de año recibió el pabellón nacional por parte de la Secretaría Nacional del Deporte, vive su momento soñado en el automovilismo argentino, donde hay un caluroso clásico de hinchadas de Ford y de Chevrolet, y donde es normal que lo paren en la calle para pedirle una foto.

Su victoria en Rafaela lo potenció y el premio de un millón de pesos argentino que recibió y lo donó a beneficencia. En su futuro, su objetivo es seguir conquistando la vecina orilla. "Hay chance de salir, pero es difícil conseguir en otro lugar del mundo una categoría de Turismo que sea tan competitiva e importante como el TC", concluyó.

APUNTES:

La rivalidad Ford vs. Chevrolet en el TC

"Es importante destacar que es una rivalidad sana, no lo que se ve en el fútbol. Sí hay hinchadas y a veces hay algún gritito o alguna puteada, pero todo queda ahí, todo queda en familia, porque las hinchadas están compuestas por un montón de familias, van niños y mujeres. Si bien hay una rivalidad y de vez en cuando hay algún encontronazo chiquito, al realidad es que se da todo en paz y tranquilidad porque comparten el mismo autódromo, o por decir, el mismo estadio, durante cuatro días, porque la actividad arranca el viernes y ellos están desde el jueves a la mañana para entrar al autódromo".

La relación con los otros pilotos

"Con alguno que otro uno siempre tiene más roces que con otros, es una realidad y creo que pasa en todos los deportes del mundo. Cuando estamos abajo de los autos tratamos de ser compañeros, de cuidarnos entre nosotros y obviamente después salimos a competir. En la competencia, si uno se abstiene al reglamento, vale todo, todos queremos ganar, todos vamos por lo mismo, todos defendemos los colores de las gente que nos auspicia, representamos a empresas importantes y tratamos de darlo todo al 100%".

El apoyo de Uruguay

"A partir de este año (el secretario de Deporte) Fernando Cáceres, junto a la Secretaria de Deporte y el Ministerio de Educación, me reconocieron, me dieron el pabellón nacional, y eso me viene abriendo algunas puertas. Hasta este año nunca había recibido nada excepto algún apoyo privado como Ford Uruguay, Multimotors, la Intendencia de Maldonado y Tenfield. Recién este año creo que vamos a poder ver algún fruto de esto que estamos haciendo. Tengo que demostrar que estoy al nivel que ellos esperan para que en algún momento me puedan acompañar".

El futuro de Lambiris

"En Argentina es el máximo nivel. Existe la posibilidad de salir a otro país, pero es difícil conseguir una categoría de Turismo que sea tan competitiva e importante como el TC en otro lugar del mundo. El TC está catalogado como una de las cinco categorías de Turismo más importante del mundo y Argentina está catalogada como la fábrica de los mejores pilotos de autos de Turismo del mundo. Acá tenemos pilotos que corren todos los fines de semana del año en distintas categorías y eso no pasa en ninguna parte del mundo, hay pilotos que corren entre tres o cuatro categorías de autos con techos diferentes y en Brasil, EEUU, Europa corren en una sola y cada 30 días".

Comentarios