17 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,60 Venta 40,00
29 de noviembre 2023 - 5:04hs

El conflicto lleva décadas de reclamos y casi dos siglos del origen, pero acaba de reactualizarse de modo virulento: el gobierno británico reafirmó que no tiene intención de devolver a Grecia los frisos del Partenón, el célebre templo griego de la antigüedad.

Tras los ácidos comentarios del primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis, su colega británico inglés Rishi Sunak canceló la entrevista que tenían prevista para este martes, en un clima de palpable deterioro de las relaciones.

Sucesivos gobiernos de Atenas llevan décadas pidiendo la devolución de esos frisos del siglo V antes de nuestra era, considerados como una de las máxima glorias de la cultura helénica clásica y calificados como Patrimonio de la Humanidad.

Más noticias

El argumento es simple: fueron "saqueados" cuando el país estaba bajo ocupación otomana.

Pero el Reino Unido asegura que fueron "adquiridos legalmente" en 1802 por el diplomático Lord Elgin, quien las vendió al Museo Británico, y que es allí donde deben estar.

El domingo, el primer ministro heleno había dicho a la BBC que, durante la reunión con su colega en el marco de su visita de tres días al Reino Unido, presionaría para que los mármoles fueran devueltos.

Pero un portavoz de 10 Downing Street, sede del gobierno, se le adelantó y el lunes ratificó la postura histórica de Londres: los mármoles del Partenón son "un activo importante" para el Reino Unido y ese es el “lugar adecuado para que permanezcan”, ya que ha sido quien ha "salvaguardado" este patrimonio "durante generaciones".

"Pertenecen legalmente" al Museo Británico, dijo ante la prensa, para añadir: "apoyamos firmemente esta posición, y las normas de esa institución prohíben la retirada de objetos de la colección".

"No tenemos ninguna intención de cambiar la ley", insistió, casi provocador, echando leña al fuego de la disputa.

Cómo llegaron a Londres

El Partenón, un templo construido en homenaje a la diosa Atenea en la cima de la Acrópolis, fue erigido en el siglo V antes de Cristo para festejar la victoria griega contra los persas.

Partes del templo que coronaba la Acrópolis en la Atenas en el siglo de Pericles, unos 450 años antes de nuestra era, se exhiben hoy en varios museos de todo el mundo.

De los 160 metros de mármoles esculpidos que rodeaban el templo hace 2500 años, 75 metros están depositados en el British Museum desde 1818.  

Llevados desde Grecia a principios del siglo XIX por Thomas Bruce, más conocido como el conde de Elgin, son en total 15 paneles y 17 esculturas de mármol que hacían parte de la decoración original.

La obra se adjudica al escultor Fidias, pero se estima que su taller de colaboradores empleó entre diez y cuarenta artesanos.

Los frisos colgados narraban historias míticas y siempre sorprendieron por su perfección.

Wikimedia Commons

La impresionante estructura sufrió numerosos daños a lo largo del tiempo y en particular durante los siglos XVI y XIX, cuando Grecia estaba sometida al Imperio Otomano.

El monumento fue cañoneado a finales del siglo XVII durante la guerra entre Venecia y los turcos y una explosión destruyó su techo.

Luego, a lo largo del siglo XVIII, gran parte de las piezas restantes fueron gradualmente destruidas o saqueadas.

Los Mármoles de Elgin

A inicios del siglo XIX, el embajador británico, el conde de Elgin, negoció llevarlos a Londres aduciendo que era para que fueran conocidos en el mundo.

Wikimedia Commons

De acuerdo con la versión de varios directores del Museo Británico, el militar y diplomático era un conocedor no solo del inmenso valor artístico de los frisos sino también de su historia.

El traslado duró cuatro años e incluso varios de los paneles y las esculturas de mármol sufrieron daños.

El famoso poeta Lord Byron se opuso a la idea de sacar los famosos mármoles de Grecia y llamó "vándalo" a Elgin.

El primer destino de los frisos fue la propia casa del noble, pero el enorme costo del envío y un divorcio llevaron al conde a la bancarrota.

Optó por venderlos en 1816 por un valor actualizado de US$ 438.000 al gobierno británico que los colocó en el British Museum, donde se exhiben desde 1818.

En el museo son denominados cómo los Mármoles de Elgin y no por país de origen.

“Propiedades robadas”

En enero de este 2023, tres fragmentos que habían estado en el Vaticano durante siglos fueron devueltos a Grecia.

El diario británico The Daily Telegraph publicó entonces que la dirección del Museo Británico negociaba con las autoridades griegas devolverle a su país de origen esos frisos.

También Grecia interpretó que el tema había madurado como para conseguir al menos la promesa y un plazo.

La prensa británica, incluida la oficial BBC, dijeron que se trata de una “cesión temporal”, para su exhibición en Grecia, pero con devolución pactada.

Pero la ministra de cultura británica de ese momento desmintió al tradicional rotativo londinense reiterando la postura histórica e inalterable del UK.

En su entrevista con la BBC previa a la visita, Mitsotakis había dicho que mantener parte de los frisos del Partenón fuera de Grecia equivalen a "cortar la Mona Lisa en dos" ya que "estas esculturas pertenecen a Grecia ya que fueron esencialmente robadas".

No se trata de "una cuestión de propiedad, sino un argumento para su reunificación" en Atenas, puntualizó.

La respuesta de Sunak fue cancelar la entrevista y ofrecer al jefe del gobierno griego un encuentro con el viceministro Oliver Dowden, que fue rechazado por Mitsotakis.

Lazos de amistad

"Pero el Gobierno ya ha dejado muy clara su posición sobre los mármoles del Partenón, que es que deberían quedarse como parte de la colección del Museo Británico", señaló el ministro de Transporte del Reino Unido, Mark Harper, en vez del ministro de Exteriores, bajándole aún más el precio al diferendo.

El político griego manifestó a los medios de comunicación su "profunda decepción por la abrupta cancelación" de la reunión "a tan solo horas de su comienzo".

"Aquellos que creen firmemente en lo correcto y en la justicia de sus posiciones nunca dudan en involucrarse en argumentos y debates constructivos", reflexionó Mitsotakis.

El primer ministro dijo asimismo que ambos países "comparten lazos de amistad que datan de hace mucho tiempo y la magnitud de nuestra relación bilateral es extensa".

"Nuestras posiciones sobre el asunto de los mármoles del Partenón son bien conocidas. Había anticipado una conversación con mi homólogo británico sobre este asunto, así como abordar desafíos globales significativos como las situaciones en Gaza y Ucrania, la crisis climática y la migración", apuntó el político griego a los medios.

 

(Con información de agencias)

Temas:

Recuperación Grecia

Seguí leyendo

Te Puede Interesar