Cargando...

Espectáculos y Cultura > Cirque du Soleil

Los costos del circo más grande

El Cirque du Soleil pasó por segunda vez por Uruguay con un espectáculo de costos millonarios que son difíciles de cubrir para un mercado como el local

Tiempo de lectura: -'

16 de septiembre de 2017 a las 05:00

Cuando en marzo de 2016 llegó a Uruguay el Cirque du Soleil por primera vez en la historia, su idea era estar por dos semanas presentando el espectáculo Kooza. La avidez del público uruguayo por ver en vivo al circo más destacado del mundo agotó funciones, se terminó quedando cuatro semanas, y su parada en el país fue todo un éxito.

Un año y medio después, la compañía canadiense volvió a pisar suelo uruguayo, esta vez para presentar Amaluna, un show que se desarrolla una isla mágica con la mujer como eje. Pero en esta ocasión, la novelería ya había desaparecido, y la venta de entradas fue más difícil. Este domingo darán sus últimas funciones, después de dos semanas y media en el país, 10 días menos respecto a Kooza.

El mercado uruguayo es chico, y que llegue un espectáculo de este porte es costoso. Y más allá de las acrobacias y los números que dejan a la audiencia sin aliento, una de las cosas que llaman la atención del Cirque du Soleil en general es el despliegue de equipos e infraestructura que exige un montaje de esa envergadura, que incluye a 110 personas que trabajan para el show, entre ellos 46 artistas internacionales.

El Cirque du Soleil es una corporación muy exigente a la hora de presentarse en un país, y en consecuencia pone condiciones antes de firmar un contrato con las empresas locales que se embarcan en una producción de estas. Entre las obligaciones, por ejemplo, existen límites para el precio de las entradas –con un mínimo, que no puede ser bajado por la productora local, y un máximo que no se puede superar–. Es decir, la compañía canadiense no permite vender ni una sola una entrada a US$ 10, así como tampoco a US$ 500.

Al asociarse con una pata local, Cirque du Soleil ofrece el espectáculo completo y un mínimo de 25 funciones para que se instale en una localidad. Además, exige cuatro semanas de shows como mínimo porque, de lo contrario, no le es rentable. En un comienzo AM Producciones, encargada de traerlo a Montevideo, había anunciado 20 funciones, aunque luego agregó seis más. Con Kooza habían sido 32.

En cuanto al tiempo de estadía mínima, esta vez no alcanzaron la exigencia, pero fue una excepción que hicieron de antemano.

Hipnotizadores de circo

Amaluna, del Cirque du Soleil, se estrenó el miércoles 30. I. Guimaraens

Amaluna, del Cirque du Soleil, se estrenó el miércoles 30. I. Guimaraens

El mercado charrúa

El público local tiene el segundo lugar en la región en la afición a espectáculos. Es considerado culto y paga mucho por entretenimiento, según estudios de mercado que sitúan a Chile en el primer puesto y a Argentina en el tercero. Mientras que en Uruguay las entradas más baratas cuestan unos $ 2.000 (casi US$ 70), en países del primer mundo se pueden conseguir a partir de US$ 30, y en Colombia a poco menos de US$ 50.

Pero eso no siempre es suficiente. Antes de que la compañía llegara a Uruguay, la productora local ya había invertido US$ 2 millones en reservas de hotel, grúas y la construcción de la explanada, que quedará para posteriores eventos, según fuentes del sector.

El circo llegó al pueblo

El levantamiento de la carpa del Cirque du Soleil en el faro de Punta Carretas. Fotos: D. Battiste

El levantamiento de la carpa del Cirque du Soleil en el faro de Punta Carretas. Fotos: D. Battiste

En consecuencia, además de la respuesta del público existen dos puntos críticos para poder concretar estos shows de primer nivel. Uno de ellos es el de los auspiciantes, marcas o instituciones que pagan por figurar en el espectáculo. El otro es el de las exoneraciones tributarias que puedan lograr.

El esponsoreo en Uruguay cubre un porcentaje reducido, generalmente menor que en otros países de la región, ubicado por debajo del 5% del caché de los artistas. En el caso del Cirque du Soleil, la compañía cobra un monto fijo por función, independientemente de la venta de entradas que se haya alcanzado.
Por el lado de los tributos, todos los espectáculos deben abonar IVA por el pago de los artistas, uno de los puntos críticos a la hora de hacer cuentas previo a la contratación. De todas formas, hace cuatro años una modificación legal dio un respiro a los productores. Un artículo de la Rendición de Cuentas de 2013 permite exoneración de ese impuesto cuando el gobierno lo declara de interés nacional.

Para eso, se debe presentar una solicitud ante el Ministerio de Turismo y este evalúa si es la primera vez que el artista visita al país y si puede atraer visitantes del exterior. En el proceso, el Ministerio de Economía analiza los números, y autorizan o no la exoneración.

Esta normativa posibilitó shows como el de Aerosmith en 2013, los Rolling Stones en 2016 y Amaluna del Cirque du Soleil ahora.

Otro impuesto es el de la Intendencia de Montevideo, que grava la venta de entradas a espectáculos públicos. Los productores pueden conseguir un descuento a cambio de entradas con fines sociales u obras de infraestructura que luego sirvan para otros fines.

Después de esta experiencia de Amaluna, los productores tendrán que volver a sacar la calculadora y ver si el circo podrá regresar a la ciudad.

Kooza informe

undefined


110

personas componen el equipo del circo; 46 artistas y 64 empleados adicionales, desde chefs hasta técnicos en vestuario y escenografía

4.600

noches de hotel debió asegurar la producción local para el alojamiento de los artistas y equipo que viaja con la compañía en su gira

400

uruguayos fueron contratados para tareas que requería el show, desde la construcción de la explanada hasta la venta de alimentos

Una aventura que empezó en la calle

Laliberté.jpg

undefined


Acordeonista, zanquero y tragallamas, Guy Laliberté lideraba un grupo de coloridos artistas que recorría las calles de un pequeño pueblo cercano a la ciudad de Quebec, Cánada. Se llamaban entonces Los zanqueros de Baie-Saint-Paul. En 1982 Laliberté comenzó a organizar un evento de intercambio entre artistas de diferentes lugares que animaban las calles del pueblo por varios días. En 1984, cuando Quebec celebraba su 450 º aniversario, Laliberté presentó la propuesta de un espectáculo llamado Circo del Sol (Cirque du Soleil). Luego se fue expandiendo y recorriendo ciudades, primero dentro de Canadá y después fuera de fronteras hasta llegar a lo que es hoy.

La posible llegada de Séptimo día a Uruguay

septimo dia

undefined


Séptimo día, el espectáculo del Cirque du Soleil inspirado en la música de la banda argentina Soda Stereo, fue estrenado en Buenos Aires el pasado 9 marzo. El 3 de setiembre se estrenó en Bogotá como parte de una gira latinoamericana que luego lo llevará a México y que puede terminar en Uruguay el año próximo. Los productores evaluarán los resultados de Amaluna antes de definirlo, y la inauguración del ANTEL Arena puede ser determinante.



Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...