Estilo de vida > JUGUETES

Macacos de plástico imborrables

Playmobil perdió a Horst Brandstätter, padre de la marca y encargado de darle la identidad que volvió al juguete un clásico entre los niños

Tiempo de lectura: -'

09 de junio de 2015 a las 05:00

A diferencia de su competidor amarillo, las partes de los Playmobil se quedan en su lugar. Las figuras hechas en base a plástico, con manos como pinzas, pelo estático y con una cara minimalista se ganaron un lugar entre el podio mundial de los juguetes clásicos para muchos niños, allí junto a los mencionados Lego, Barbie, Hot Wheels y Mecano, entre otros.

El propietario de la empresa encargada de manufacturar a los Playmobil, Horst Brandstätter, falleció ayer a sus 82 años. La innovación que el alemán ingenió para convertir a la fábrica en el mayor productor de juguetes de Alemania fue gracias a su amor por el plástico. Fundada por su ancestro Andreas en 1876 en Bavaria, Geobra Brandstätter Stiftung empezó inicialmente trabajando con cofres y cerraduras. En 1921 el hijo de Andreas, Georg, trasladó la empresa a Zirndorf y empezó a producir teléfonos, cajas registradoras y otros productos, aunque ninguno concebido para el entretenimiento de los niños. Cuando Horst, quien con los años se ganaría el apodo de "El padre de Playmobil", comenzó a trabajar en la compañía como moldeador, tuvo una idea que cambiaría el futuro de la compañía (ver recuadro).

El resultado de esa idea fue una figura de 7,5 cm en tres modelos diferentes: un caballero, un obrero y un indio. Presentados por primera vez bajo el nombre Playmobil en la Feria del Juguete de 1974 de Nuremberg, el mundo conoció a estos sonrientes macacos y jamás los dejó caer en el olvido.

Con la década de 1980 llegaron las máquinas capaces de producir en masa a los muñecos y así Playmobil estableció fábricas en Francia, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Inglaterra, Italia, Canada y Estados Unidos. Una década después, Playmobil tuvo su propio parque, llamado Playmobile FunkPark, instalado en la ciudad de alemana Zirndorf. Además, vivió un crecimiento económico exponencial durante los años 1990 y 2000.

Playmobil versus Lego

Pero a pesar de su éxito sostenido, los muñecos ingeniados por Brandstätter tuvieron que crecer ante una gran sombra amarilla y danesa llamada Lego.

El enfrentamiento entre Lego y Playmobil es tan antiguo como Coca-Cola versus Pepsi o Apple versus Microsoft. Gracias a su incursión en los videojuegos, el vínculo con franquicias como Star Wars o los superhéroes de Marvel/DC y su exitosa película La gran aventura Lego (2014), los juguetes concebidos para construir han tenido una exposición incomparable como marca en la última década.

Sin embargo, los macacos de origen alemán han sabido encontrar su público predilecto, incluso en Uruguay. Así lo sostiene Rafael Mokobocki, director de Belfort, la empresa importadora de Playmobil. Fundada en 1933 por su abuelo, Mokobocki contó a El Observador que los Playmobil todavía son protagonistas de la imaginación de los pequeños uruguayos.

Tras su auge como juguete predilecto para algunos niños en los 80 y 90, se pueden encontrar en Montevideo y el interior del país, en jugueterías y puntos de venta alternativos, como farmacias. Su precio puede varias desde los $ 199 hasta los $ 9.000 dependiendo de la complejidad del juguete, que puede encontrarse como figuras aisladas o como sets enteros (barco pirata, granja de animales).

Son esos escenarios, históricos o mundanos, que según Mockobocki hacen a Playmobile un muñeco único: "No sigue las tendencias de los personajes que estén de moda . Venden un concepto para toda la vida. Reproducen cuestiones de la vida diaria, ya sea en un parque o en un bosque, además de situaciones para que el niño imagine" . Son esos escenarios, históricos o mundanos, que según Mockobocki hacen a Playmobile un muñeco único: "No sigue las tendencias de los personajes que estén de moda . Venden un concepto para toda la vida. Reproducen cuestiones de la vida diaria, ya sea en un parque o en un bosque, además de situaciones para que el niño imagine" .

Además, Mokobocki señala que los Playmobil también han tenido un uso terapéutico, con profesionales que los prefieren a la hora de trabajar con niños. por su detalle y simpleza.

De todas formas, la compañía alemana está empezando a tomar nota de su principal competidor. En abril Playmobil estrenó para Netflix Estados Unidos la serie animada Super 4. El programa, que próximamente podrá verse en Latinoamérica, tiene a un agente secreto, a un hada, un pirata y un caballero emprendiendo aventuras para salvar el mundo.

Embed


Además, desde 2014 también se habla de la producción de una película de Playmobil para 2017, donde tendrá que competir en la taquilla contra un nuevo filme de Lego protagonizado por Batman. Aunque será una competencia reñida para las empresas europeas rivales, el público más pequeño saldrá victorioso con tanto entretenimiento asegurado.

El padre del Playmobil

Horst Brandstätter nació el 27 de Junio de 1933 y actualmente era el único propietario del fabricante de Playmobil, Geobra Brandstätter Stiftung & Co., con sede en Zirndorf en Baviera. Según detalla su biografía en el sitio oficial de la marca de juguetes, Brandstätter entró con 19 años en el negocio familiar, en 1952, y se formó como moldeador. Sus dos tíos eran los que se hacía cargo de la empresa en ese momento.
La razón de su éxito empresarial se debió a que a principios de la década de 1950 se dio cuenta que el futuro de la industria del juguete no se encontraba en los productos de metal, sino en el plástico. Tras reestructurar la instalación de su empresa familiar, al inicio de la década de 1970, Brandstätter le pidió a su jefe de diseño de moldes que desarrollara un nuevo sistema de juguetes al que llamó Playmobil. Su objetivo era lograr la mayor cantidad de valor de juego en una cantidad mínima de plástico. Con la ayuda de ese juguete, la compañía de Brandstätter se convirtió en el mayor fabricante de juguetes de Alemania.
Entre sus logros, Brandstätter fue premiado con la Cruz al Mérito de la República Federal de Alemania, recibió la Orden Bávara del Mérito y la Asociación Norteamericana de la Industria del Juguete lo introdujo en el Salón de la Fama en 2014. Fue el primer fabricante de juguetes alemán en hacerlo. Ante su muerte, la empresa subió una imagen con una figura Playmobil como homenaje a su creador.
Embed

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...