Cargando...

Fútbol > INFORME

Néstor Goncálvez, el coordinador de captación que descubrió a Valverde, Darwin, Pellistri y Facundo Torres

Néstor Goncálvez es el flamante coordinador de captación de Peñarol tras una decisión del presidente Ruglio; se trata de un área primordial para el club y de allí y con él salieron Valverde, Rossi, Pellistri, Darwin y Torres, entre otros

Tiempo de lectura: -'

14 de febrero de 2021 a las 05:02

El área de captación de futbolistas cuando aún son niños para un club, tiene una trascendencia tremenda. “Esta área tiene una importancia vital. Es lo más importante del club porque las divisiones juveniles dependen del trabajo que se haga en la captación”, explicó a Referí, Néstor Goncálvez, el flamante coordinador de captación nombrado por el presidente Ignacio Ruglio.

Si no hubiera sido por la captación y los scouters que trabajan en Peñarol, Goncálvez, quien ya trabajó en esa área, el club no hubiera tenido en sus filas, entre otros futbolistas a Federico Valverde, Diego Rossi, Santiago Bueno, Facundo Pellistri, Darwin Núñez, Facundo Torres, los dos Álvarez (Martínez y Wallace) y Valentín Rodríguez, entre otros.

Hijo del legendario Néstor “Tito” Goncalves, no podía ir a entrenar al club a pedido de su padre. “Mi viejo era coordinador de juveniles y decía: ‘Mis hijos serán los últimos en tener privilegios’”. Pero a los 15 logró quedar en inferiores, en 1983 lo ascendió Hugo Bagnulo a Primera, volvió en 1988 y tuvo a Fernando Morena como técnico y en 1998 retornó con una coordinación en captación en los inicios del proceso, a pedido de José Carlos Domínguez.

El grupo de captación de Peñarol junto al coordinador Néstor Goncálvez y todos los niños y jóvenes en la actualidad

En 2000-2001 fue coordinador de las juveniles y “ya se vislumbraba un cambio en el club con mucho apoyo. Peñarol me preparó viajando por muchos lados para traer ideas al club. Estuve en España en varios congresos”. Luego lo llevó el Polilla Da Silva a la selección juvenil, era el responsable de la sub 15.

Después, en 2005, Mario Saralegui tuvo la coordinación de juveniles y lo llevó a Peñarol para captación y desde allí no dejó de trabajar estos últimos 16 años. Como se ve, no se trata de un neófito en la materia.

Antes de que Ruglio fuera electo presidente, Néstor era coordinador del área hasta que le quitaron ese cargo y lo pusieron de responsable del scouting del interior.

Los cambios que se vienen en la captación

Con el ingreso de Goncálvez en la coordinación de la captación de Peñarol, se avecinan algunos cambios.

“Traté de mantener lo que funcionaba y muchas cosas funcionaban bien. No conviene modificar mucho por un tema de estrategia. Conocía el área y me fue más sencillo quedarme con lo que consideraba que podía sumarle al club y agregarle cosas. Es una evolución continua”, explica.

Para saber si un proyecto da o no resultado, se exigen auditorias, cuentan con un sistema informático de gestión, con software para la gestión del talento para la captación y el control de ese chico que es un control muy individual. Del principio al final de la pubertad, el desarrollo es muy individual.

Así lo ve Goncálvez: “El margen de error de un pronóstico se da cuando un futbolista llega a la madurez, en Quinta se empieza a vislumbrar y en Cuarta el jugador ya está definido. La edad cronológica ya no es una ventaja o desventaja y tiene un historial de rendimiento. Ya debería estar definido si puede llegar o no a Primera”.

En ese proceso de maduración se tienen en cuenta muchos aspectos donde el ganar o perder “no se considera que sea un buen trabajo. Porque en Séptima puedo poner a jugadores con ventaja en cuanto a su desarrollo con una maduración precoz. Por ahí, ganás y eso no es un signo de que en el futuro tendrás el mismo rendimiento con esos mismos jugadores”.

También se da al revés cuando surgen desventajas por su desarrollo. “Ahí hay que descubrir otras variables que hacen al rendimiento de ese futbolista. Por ahí las desventajas son que brinda un año cronológico de ventaja, y tiene maduración tardía. Valverde daba desventajas desde su desventaja en Séptima en cuanto a su desarrollo. Cuando se puso a la par de sus rivales y su desarrollo, despegó. Venía con una maduración tardía”.

Federico Valverde y Néstor Goncálvez con el paso de los años, desde la captación en Peñarol, hasta su llegada a Primera

Para eso Peñarol ya trabaja con un área médica psicosocial con un enfoque científico en el seguimiento de los jugadores.

“El hoy de un niño cambia, lo tenemos que entender. A favor o en contra. Para eso nos tenemos que basar en todo el aporte que hacen todas las áreas del club”.

El proyecto de captación se divide en cuatro áreas; scouting en Montevideo e interior, formación de desarrollo técnico táctico-físico, AUFI, y el departamento médico psicosocial. Todas estas áreas están interrelacionadas.

¿Cuánta gente trabaja?

En el área de captación trabajan 10 personas (el Chueco Perdomo que es encargado de la 2008 la Preséptima, tiene un vínculo cercano con Carlos Rodríguez de Séptima y es supervisor de la parte técnica con el apoyo de los demás técnicos), y luego, un técnico responsable de cada categoría, médico, psicólogo y personal de utilería, además de la gente de la casita de Solymar.

“Existe un software que traduce las prácticas de cada día. Va marcando los objetivos y diseña el juego y queda en una base de datos a la que le damos un orden”, explicó.

La taza que le regaló en 2011 Federico Valverde a Néstor Goncálvez: "Gracias por enseñarme a volar", le escribió en la misma

Muchos de los captadores hacen la función de encargados de dirigir una categoría y algunos los utilizan para colocar en diferentes ligas.

“Pablo Vidarte está de DT de la liga Prado y nos hace la tarea de scouter y es encargado de una categoría del club dirige la categoría 2010”, comentó.

Cuando Néstor era coordinador, incorporó a AUFI a la captación de Peñarol, el baby fútbol de AUFI y eso es lo que busca hacer ahora, luego de un impasse en ese sentido.

Goncálvez dice que “Valverde, Diego Rossi, Santiago Bueno, Facundo Torres, los dos Álvarez (Martínez y Wallace), Pellistri y Valentín Rodríguez, todos jugaron en AUFI. Esos salieron de ese proyecto gestionado por mí y el apoyo de Peñarol. Después sacaron AUFI y voy a volver a incorporarlo al proyecto de captación”.

Diego Rossi siendo aún un niño en Peñarol, junto a Néstor Goncálvez

No obstante, aclara que “no es Goncálvez solo, esto se hace en equipo. Por eso se llama captación y hay todo un proyecto para tratar de errar lo menos posible. Porque a muchos hay que traerlos del interior. Nadie puede decir que es 100% responsable de la captación de un jugador, por algo tenemos los scouters y todos los que colaboran para errar lo menos posible en la captación”.

¿Hay tope de edades?

En el baby de AUFI, los niños ya comienzan con siete años “y nosotros ya pensamos tener una estructura armada con seis generaciones previo a Séptima, de ocho a 13 años. Un ojeador que va a ver a determinado niño, si le ve condiciones, tras hablar con sus padres lo trae al área de captación y se incorpora a todas las actividades de niños de ocho años. Es todo muy dinámico porque el hoy del niño cambia”.

En Peñarol ahora pretenden llegar a todas las ligas de baby de Montevideo y del interior.

“Nuestra área tiene una importancia vital. Es lo más importante del club porque las divisiones juveniles dependen del trabajo que se haga en la captación”, dice.

Néstor Goncálvez trabajando en la actualidad en el CAR en la captación de niños y jóvenes para Peñarol

En los últimos cinco años, Peñarol vendió un montón de jugadores. Brian Rodríguez y Nahitan Nández son los únicos dos que no salieron de captación. Todo el resto son futbolistas salidos del área de captación, entre ellos, Valverde, Rossi, Santiago Bueno, Pellistri, Darwin Núñez y los que juegan ahora.

Darwin se captó con edad de baby y se fichó a los 13 años con edad de Séptima. “Imaginate si no existiera la captación. Es un área que no tiene prensa, marketing, pero es lo más importante sin duda. Lo que se ve en Primera eso es lo que conoce la gente. Es la fachada del edificio, pero ese edificio se construyó con una base, sino se te cae todo”.

¿Qué pidió Ruglio?

Según explica Goncálvez, Ruglio no le pidió mucho “porque debe confiar en mí. Me había pedido la coordinación de juveniles, pero tanto a él como a Bengoechea les fui sincero. Yo a esta área (de captación) la conozco desde hace tiempo y no le voy a fallar al club, por eso preferí este trabajo. Les fui honesto y preferí quedarme en este cargo. Pensé en Peñarol y después actué”.

Y agregó: “Soy un eterno agradecido a todo, en general, a Peñarol. Doy las gracias hasta por costumbre. ¿Cómo no le voy a agradecer al presidente que me llamó a las pocas horas de ser electo para decirme que quería contar conmigo? Eternamente agradecido. Mi viejo nos enseñó que a Peñarol hay que darle y no esperar y eso lleva a que seas más feliz, porque al darle, se te hincha el pecho de orgullo y sentirte más útil para Peñarol es el mejor pago que uno puede tener”.

Facundo Pellistri y Facundo Torres junto a Néstor Goncálvez; comenzaron junto a él en la captación y llegaron al plantel de Primera

Pero, ¿cómo es la captación de un futbolista y cómo es el trato con los padres?

“La visión, el enfoque social que esto tiene y lo que podemos aceptar desde el punto de vista de la experiencia que el niño recibe, es lo más importante de esto. Si bien las estadísticas dicen que de juveniles, son muy pocos los que llegan a Primera, al menos van a ser mejores personas, porque Peñarol los formó para todo, no abandonar los estudios para que puedan llegar a alguna carrera. La camiseta no hace a la persona, las personas hacen a la camiseta”.

Goncálvez apunta a que “los chiquitos se tienen que ir felices el resto de sus vidas de ese tiempo que estuvieron en Peñarol. Se lo van a contar a los nietos cuando tengan 60 años. Tienen que vivir esa experiencia de la mejor forma posible, no puede ser una frustración”.

Acerca del trato con los padres, lo tienen claro y es primordial. “Hay que incorporar a la familia, qué es lo que pretenden ellos y Peñarol y sabiendo que siempre ese chico va a ganar por la experiencia. Qué va a pasar después, no lo sabemos”.

La formación tiene tres patas: enseñanza, instrucción y educación. Educación en conjunto con los padres.

¿Cómo es el procedimiento?

El ojeador tiene la libertad de invitar al niño al club. Cada scouter tiene un acceso a la base de datos del club y carga lo que le compete a su radio de acción. Lo lleva y se desarrolla su seguimiento.

Hablan con los padres, les cuentan el proyecto que tiene Peñarol, y estos llevan a su hijo. Ese chico entra a la evaluación de los técnicos y preparadores físicos, psicólogos y sociólogos, sobre todo, con los que son un poco mayores.

“(El padre) Tiene que entender que el niño viene a divertirse. Cuanto más tarde se entere que el club lo quiere fichar y que tiene buenas condiciones, es mucho mejor porque nos permite trabajar en el esfuerzo, la humidad, otras cosas. El talento hay que construirlo. Si le hacen creer a los 12 años que es un crack, podemos estar influyendo negativamente en lo que va a ser el futuro de ese niño”, expresó.

Agustín Álvarez Martínez junto a Facundo Pellistri en el primer viaje a Alegrete, Brasil, en 2012, con Néstor Goncálvez

Si se pone el ejemplo de un jugador de Artigas de nueve años, se lo lleva puntualmente a Peñarol un par de días a la semana, debido a la lejanía con su casa. En ese contexto, están por cerrar “un proyecto de escuelas de fútbol del interior y los niños estarían vinculados a Peñarol desde la zona. Tener los scouters en el lugar y el niño trabajar con programas de trabajo del club en esa escuela, cumpliendo con el mismo trabajo de Montevideo”.

Para Goncálvez, “los valores del club son importantes, nuestra ruta a seguir. Esos rasgos de lo que es la personalidad y la historia de Peñarol, son pilares para nosotros. La adquisición de ese ADN que es la historia misma del club”.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...