Reflexiones liberales > Actualidad

No es Venezuela aún, pero se le parece mucho

No basta ya con exigir autorización de la AFIP (la administración tributaria argentina) para comprar dólares por el motivo que sea.

Tiempo de lectura: -'

29 de mayo de 2012 a las 00:00

Tampoco es suficiente con perseguir con perros entrenados especialmente (en USA, por supuesto) para detectar la presencia de billetes dólares en los bolsillos o maletas de viajeros que se disponen a salir de Argentina.

Menos aún lo es la indecorosa medida de hacer circular a esos mismos perros por la city porteña para detectar a vendedores de divisas. Cristina Fernández de Kirchner y su fiel escudero Guillermo Moreno, Secretario de Comercio en la escala jerárquica pero superministro en la realidad (ya nadie se acuerda como se llama el ministro de Economía y a nadie interesa acordarse dado el escaso poder que ostenta) siguen apretando la soga sobre los argentinos que desean o necesitan comprar dólares así como aprietan la soga sobre los importadores con trabas que van a merecer una dura condena de la OMC.

Ahora el gobierno, además de prohibir y trancar, quiere saber mucho, sin duda demasiado, de aquellos que compran dólares para viajar al exterior y por ello han emitido una resolución por la cual cualquier viajero debe presentar a la AFIP una información que no se exige en ningún país que se considere libre. Como seguramente el lector no dará crédito a mis palabras transcribo la resolución 3333 de la AFIP sobre información y control de viajeros.

"Los sujetos residentes en el país que demanden la adquisición de moneda extranjera para atender gastos en concepto de viajes al exterior por razones de salud, estudios, congresos, conferencias, gestiones comerciales, deportes, actividades culturales, actividades científicas y/o turismo, deberán cumplir previamente con el régimen de información que se establece por la presente".

Y según el diario La Nación, “los pasos a seguir para adquirir divisas bajo este nuevo modo parecen, a primera vista, sencillos. El trámite se inicia en el sitio web de la AFIP, en el servicio denominada "Consulta Operaciones Cambiarias", opción "Viajes al Exterior", para lo cual se deberá contar con Clave Fiscal con nivel de seguridad nivel 2. Una vez ingresado al sistema, se deben suministrar todos los datos que se detallan debajo.

“La AFIP reunirá así "información relevante" que será validada de manera simultánea por los controles online del organismo: CUIT del contribuyente, motivo del viaje (salud, congresos, negocios, turismo), actividad laboral o profesional, país de destino y escalas, fecha de salida y fecha de regreso, entre otra información.

En rigor, con este sistema informativo el organismo recaudador busca evitar que las agencias de turismo, que tienen acceso libre al mercado de cambios oficial, saquen ventaja del cepo cambiario, cobrando los paquetes a sus clientes en pesos al tipo de cambio blue o en dólares billete. También apunta a fiscalizar operaciones que hoy se cierran en efectivo, precisamente para evitar dejar rastros en los registros oficiales.

Qué datos se deberán suministrar a la AFIP

1. Clave Unica de Identificación Tributaria (CUIT), Código Unico de Identificación Laboral (C.U.I.L.) o tipo y número de documento de identidad.

2. Apellido y nombres.

3. Fecha de nacimiento.

4. Actividad laboral o profesional.

5. País de destino y escalas.

6. Motivo del viaje.

7. Fecha de salida.

8. Fecha de regreso.

9. Clave Unica de Identificación Tributaria (CUIT) del operador turístico, agencia de viajes o similar, costo del viaje, cantidad de cuotas y forma de pago de las cuotas: tipo de moneda, vencimiento, etc., de corresponder.

10. Medio de transporte.

11. Cantidad solicitada en pesos para la adquisición de divisas.

Puede haber situaciones muy excepcionales –una guerra por ejemplo- que justifiquen controles cambiarios. Pero todas estas maniobras del gobierno argentino van más allá de proteger una declinante cuenta corriente y una tambaleante economía que depende de que la soja siga en torno a US$ 500 la tonelada para evitar una explosión. Afectan la privacidad de los ciudadanos, desestimulan el clima de inversión y aumentan la figa de capitales, que para este año se estima en US$ 20.000 millones.
Sinceramente, la Argentina ya se está pareciendo demasiado a Venezuela en materia de expropiaciones, trabas y controles económicos. Ahora comienza a parecerse a Cuba, donde el Gran Hermano sabe lo que hace cada uno de sus ciudadanos. Tristes noticias para los amantes de la libertad.

Comentarios