Estilo de vida > GASTRONOMÍA

Nuevos sabores unidos de América

La feria gastronómica Summer Fancy Food Show de Nueva York, en la que participó Uruguay, no solo reúne alimentos de varios rincones del mundo, sino que también contiene comidas e ingredientes extraños que ofrecen un giro diferente a los platos típicos de Estados Unidos

Tiempo de lectura: -'

04 de julio de 2015 a las 05:00

Manhattan huele a comida. Por donde quiera que se camine, ya sea en la frenética Times Square o por el relajante barrio de Greenwich Village, hay un olor o una vitrina capaz de atraer a alguno de los millones de turistas voraces por conocer los rincones y atracciones de la Gran Manzana. El propio apodo frutal revela la obsesión popular de la ciudad de Nueva York por la gastronomía.

No es extraño que esa afinidad logre que durante tres días del verano estadounidense la isla sea la anfitriona encargada de albergar al evento Summer Fancy Food Show, una de las mayores ferias gastronómicas de comida de alta gama en el mundo. Desde el 28 al 30 de junio, cientos de países y miles de empresas y personas vinculadas a la fabricación, importación y exportación de alimentos se reunieron en el monumental centro de convenciones Javits Center, en el lado oeste de Manhattan.

Uruguay formó parte de Summer Fancy Food Show. Lo hizo a través de las empresas Colinas de Garzón, Del Terruño, Estuario del Plata, Familia Traversa y Talar, que fueron invitadas por la organización Uruguay XXI. Mientras el aceite de oliva, la carne, el caviar, el vino y los productos lácteos uruguayos atraían el olfato y la mirada de los asistentes a la feria, a pocos metros el resto del mundo trataba de hacer lo mismo.

Como si se tratase de una batalla liberada en un campo cargado de panfletos, muestras pequeñas de comida y un mar infinito de carteles y banderas, países como Italia, Francia, China y Grecia –por nombrar unos pocos, ya que en total participaron 36 países– presentaron sus mejores ofertas de alimentos para 2015, en busca de posicionar cada uno a su industria culinaria.

Pero ese combate educado, cargado de tarjetas de negocios, sonrisas constantes y manos estrechadas, sucedió solo en una parte del evento, cuyo centro albergó cerca de 5 mil stands. Además de los países, diferentes emprendimientos culinarios radicados en Estados Unidos o con una base de operaciones allí mostraron sus mejores armas a la hora de avanzar su negocio. No hubo comida que no se encontrara durante esos tres días. Si el ser humano lo puede comer, entonces allí estaba.

Es que Summer Fancy Food Show no solo trata de presentar alimentos buenos. También busca innovar, y año a año intenta encontrar nuevas ideas culinarias, que en el Javits Center tiene su propio sector llamado What's hot?/ What's new?. Es sorprendente que entre los imperios del queso, el arroz y el chocolate se encuentren nuevos sabores, pero los hay.

Durante uno de los tres días de la feria, El Observador se dedicó a recorrer Summer Fancy Food Show en busca de alimentos llamativos, pocos conocidos para el público uruguayo o que al menos ofrecieran un giro diferente a la típica cultura alimenticia estadounidense, cuya tendencia parece marcar un alejamiento de su amor a la comida rápida para acercarse cada vez más a lo orgánico y natural. He aquí una selección de lo hallado.

Nuevos sabores para viejos tentempiés


Mantequilla de maní saborizada

Fancy Food

El PB&J (Peanut butter and jelly) es un clásico entre los clásicos para el estómago estadounidense y sus orígenes se remontan hasta el año 1900. Visto como un bocadillo predilecto entre los niños, consiste en una mezcla muy simple de tres ingredientes: una capa de mantequilla de maní, otra de mermelada y dos panes para cubrir a ambas y realizar un simple y dulce sándwich.

Durante la feria, la empresa Sweet Harvest de Minnesota, que empezó como una compañía de miel, presentó su serie de mantequillas de maní llamada PB Crave, que agrega sabores como chocolate, coco y banana, galletas de leche y una mezcla de miel y frambuesa. La idea es sencilla pero esperan conquistar el paladar de los pequeños con esos sabores a los que llaman "más divertidos". Además, venderán sus frascos con imágenes promocionales del nuevo filme de Los 4 Fantásticos, como para asegurar la apuesta.

Carnes ahumadas
Fancy Food

La carne ahumada es un método para preservar la carne en estado comestible durante mucho tiempo. Aunque los métodos de conservación hicieron de este alimento una comida fuera de época, todavía existe un mercado que prefiere consumir la carne como en los viejos tiempos: con las manos y masticando fervientemente.

Con una estética digna del Estados Unidos más cowboy, los productos de Duke's, de Colorado, apuntan a cierta revalorización de la carne ahumada como un tentempié orgánico y natural. Aventuran que actualmente hay un nuevo consumidor, más joven y en busca de alimentos con mayor proteína y menos carbohidratos, que se obtienen directamente de la naturaleza y, específicamente, del animal.

Malvaviscos caseros
Fancy Food

Así como los PB&J, la quema de malvaviscos es otra de las tradiciones infaltables en la crianza de los niños norteamericanos. Ya sea en campamentos o en una barbacoa, no hay nada que pueda detener a un niño de las ganas de quemar la dulce y gran golosina blanca antes de comerla. Pero la curiosidad de la hija de Breeze Wetzel, de Seattle, fue un poco más allá. Al preguntarle a sus padres cómo se hacían los malvaviscos, les dio la idea para comenzar un negocio exitoso.

Madyson's Marmallows se especializa en la producción de malvaviscos caseros, rellenos de chocolate o mantequilla de maní. También hacen discos de malvaviscos para quien quiera arrojarlos en sus cafés para endulzarlos. La empresa empezó como un negocio barrial para luego convertirse en una compañía con sedes en Seattle y Utah. Su principal atractivo, además de un kit completo para quemar malvaviscos, es la calidad casera de su producto, usualmente fabricado con abundancia de químicos.

Café hawaiano
Fancy Food

Rusty Obra tenía un sueño: convertir al distrito de Ka'u de Hawái en una región conocida por su café. Aunque la isla tropical no sea mayormente recordada por sus bebidas calientes, sus condiciones naturales la convierten en un lugar ideal para el cultivo y hoy en día el café hawaiano puede conseguirse en todo Estados Unidos. Rusty's Hawaiian es solo uno de ellos y durante el Summer Fancy Food Show llamó la atención de varios curiosos. Actualmente la marca es llevada adelante por la esposa de Rusty, Lorie, así como su hija Joan, quien contó que los microclimas de la isla, con temperaturas de diferencia significativas, permiten cultivar granos muy diferentes. Y no solo los estadounidenses están ávidos de probar el café de uno de sus principales destinos turísticos, sino que los japoneses, sus próximos vecinos, son unos de los principales consumidores.

Bebidas con jengibre
Fancy Food

Cuando la temperatura aumenta en el hemisferio norte, también lo hace la sed. El ginger ale, una bebida gaseosa hecha en base a jengibre, es otra alternativa a la que los estadounidenses recurren a la hora de calmar sus gargantas, ya sea en botella o en lata. De origen británico, la bebida surgió como un derivado de la cerveza de jengibre y hoy está tan presente en la industria como la colosal Coca-Cola. La marca Reed's trabaja con las bebidas de jengibre desde hace 30 años. Aseguran que el ginger ale y la cerveza de jengibre son de las bebidas con mayor crecimiento en ese mercado. Presentada como una alternativa más saludable al resto de las bebidas gaseosas, actualmente promocionan cervezas que incluyen sabores con manzana, miel, frambuesa, cerveza y limón.

Para paladares curiosos


Tragos sin alcohol y tés para cócteles
Fancy Food

Mocktails cumple una premisa muy sencilla: se encarga de producir cocktails sin alcohol. En otras palabras, provee la chance de tomarse varias margaritas y poder manejar un auto sin riesgo alguno. Inspirado por la alergia de su esposa a las bebidas alcohólicas, Bill Gamelli creó Mocktails con el propósito de recrear tragos que puedan ser disfrutados por todos, incluso los niños. Actualmente reproduce cuatro cocktails: whiskey sour, margarita, sangría y cosmopolitan. Aunque uno se pueda mostrar escéptico sobre el resultado final, el producto logra acercarse bastante al trago original.

Además, nunca logra sobrepasarse en su aspecto dulce, un pecado que muchos barman suelen cometer al plagar de azúcar sus preparaciones. Otro aspecto novedoso de Mocktails es su forma de empacar sus bebidas, en unos recipientes que simulan ser unos shakers de metal. En el caso de que el gusto no satisfaga al consumidor, Gamelli asegura que los Mocktails también pueden utilizarse como base para tragos preparados con alcohol, aunque vaya en contra de su propósito original.

A diferencia de Mocktails, Owl's Brew no se hace ningún problema con las bebidas alcohólicas. De hecho, su principal producto son diferentes variedades de té concebidas para usar en cócteles. Con dos partes de su té y una parte de alcohol, la mezcla de especias, frutos y hierbas logran un trago al que los bebedores asiduos de la noche no están acostumbrados.

Té negro, té blanco e English Breakfast son sus infusiones de predilección, pero dentro de sus variedades de ingredientes se encuentra el coco, piñas, frutillas, cáscara de limón e hibisco. El producto fue elegido como uno de los alimentos sobresalientes en la edición de los Premios Sofi, entregados en el Summer Fancy Food Show.

Leche de camello
Fancy Food

Al principio suena extraño, pero la calidad mamífera del camello debería indicar que la sorpresa no tendría que ser tan grande. Desert Farms es una compañía que tomó la costumbre ancestral de Medio Oriente en ordeñar camellos y decidió comercializarla. Con la ayuda de varias granjas amish, la compañía de Los Ángeles suele ocasionar furor en eventos como el Summer Fancy Food Show, cuando los asistentes ven el dibujo de un camello estampado en una botella de vidrio.

Con un sabor más cremoso, indican que la leche de camello no solo tiene cualidades nutritivas, sino también estéticas. Actualmente además de producir leche y leche en polvo, la leche de camello tiene sus propios jabones. Si a eso se le suma un eslogan pegadizo (Have a hump day!), no es de extrañar que en unos años la leche de camello se vuelva una alternativa más dentro de las góndolas de supermercado, incluso las uruguayas.

Batidos de pitaya
Fancy Food

Ya sea por su nombre o su aspecto, la pitaya es una de las frutas a las que la categoría exótica le sienta mejor. Originaria principalmente de México y América Central, el cultivo de la "fruta del dragón" (como se la conoce en inglés) se ha extendido a muchos rincones del mundo, pero eso no la hace menos novedosa para un mercado como Estados Unidos. Pitaya Plus se encarga de trasladar esta fruta procedente de un cactus a otro de los formatos reconocibles en el gigante norteamericano: los batidos.

Manteniendo el fuerte color a frambuesa, Pitaya Plus vende smoothies de pitaya en varios estados, promocionando su contenido alto en fibra, rico en antioxidantes y especialmente, su aspecto único que la convierte en una opción más entretenida en comparación con las aburridas bananas o frutillas.

Bocados de tapioca
Fancy Food

Mientras que las papas fritas se mantienen como otro de los favoritos de los ansiosos a la hora de calmar su hambre entre una comida y otro, la marca estadounidense Coco Foods apunta al creciente mercado de consumidores interesados en opciones más saludables. Dentro de su línea de snacks presentada durante el Summer Fancy Food Show, sus bocados de papa y mandioca fueron el manjar predilecto por los asistentes de la feria. Con una apariencia similar a la galleta de arroz pero con un textura igual al de una papa frita, las bolsas de papa y mandioca y sus sabores salados y picantes estuvieron presentes a lo largo de los tres días.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.