Mundo > Argentina

Otra muerte reabre el conflicto entre gobierno y mapuches

El mismo día que se despedía a Santiago Maldonado, reprimen reclamos del grupo

Tiempo de lectura: -'

26 de noviembre de 2017 a las 18:42

La tensión entre la Policía y los mapuches que ocupan tierras en la Patagonia se agravó con otro muerto. En medio de la crisis por el caso Maldonado, este fin de semana se produjo un violento enfrentamiento entre efectivos del grupo Albatros, de la Prefectura Naval argentina, y miembros del Lof Lafuken Winkul Mapu, vinculado presuntamente a Resistencia Ancestral Mapuche.

Los incidentes ocurrieron en un cerro de la localidad de Villa Mascardi, y resultaron heridos de bala varios integrantes de la comunidad que, al parecer, habían escapado el pasado jueves del desalojo de un predio que dejó varios arrestos.

Uno de los heridos por arma de fuego, un joven de 27 años, falleció en un hospital cercano, según confirmó La Nación. Además, el Ejercitó confirmó que entre los mapuches que formaron parte del enfrentamiento había una soldado voluntaria de la Escuela Militar de Montaña.

El desalojo fue ordenado por la Justicia y hecho efectivo por la Policía en una zona supuestamente ocupada por mapuches que pertenece a Parques Nacionales en Villa Mascardi.

Sin embargo, según la investigación, varias personas escaparon y el domingo efectivos de la Prefectura Naval fueron a buscarlos. De acuerdo con la versión policial, en esa misma búsqueda los agentes fueron atacados con piedras por los mapuches que escapaban, por lo que respondieron con municiones de goma y plomo.

Aunque los agentes aseguran que ellos respondieron a los disparos de los mapuches, lo que se sabe hasta ahora es que los únicos heridos son los tres miembros del pueblo originario argentino que buscaban reivindicar esta zona de la Patagonia.

Según informó el diario bonaerense, en el enfrentamiento que comenzó en la tarde del sábado con pedradas lanzadas por una decena de mapuches ocultos en lo alto de un cerro, en una edificación que no había sido localizada en los diversos rastrillajes de las fuerzas de seguridad, resultó baleada una persona identificada como Rafael Nahuel, quien falleció horas después, cuando sus compañeros lo depositaron en la vera de la ruta 40 para que fuera atendido.

Cuando se divulgó la noticia de la muerte del mapuche estallaron incidentes en Bariloche, principalmente frente a la catedral, que fueron dispersados por la Policía.

La muerte del joven provocó la reacción de centenares de personas que se congregaron frente a las oficinas de Parques Nacionales, bajo cuya órbita se encuentra el predio que la comunidad reivindica como ancestral. La sede de la provincia de Río Negro en la capital argentina también sufrió destrozos con la rotura de vidrieras.

"Repudiamos enfáticamente los destrozos a la Casa de Río Negro en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires", escribió en Twitter el gobernador provincial, Alberto Weretilneck.

Los hechos ocurrieron el mismo día que se velaron en Buenos Aires los restos del activista promapuche Santiago Maldonado, quien murió ahogado en un río en medio de un violento desalojo de una manifestación mapuche en Chubut (sur).

Maldonado, de 28 años, estuvo desaparecido 78 días hasta que fue hallado en el río a 300 metros del epicentro de los enfrentamientos ocurridos el 1° de agosto.

Su hermano, Sergio, sostuvo en declaraciones a la televisión que para la familia la carátula de la causa que investiga la muerte sigue siendo "desaparición forzada". "No es que él murió por estar de turista: estaba en una represión de Gendarmería", insistió

La reacción del gobierno

"Estamos viendo qué pasó. Por ahora tenemos muy poca información", reconocieron fuentes de la Casa Rosada al diario Clarín.

El presidente argentino, Mauricio Macri, se enteró de lo sucedido en la quinta familiar Los Abrojos, en Malvinas Argentinas, donde pasa habitualmente los fines de semana. "No está previsto que haya declaraciones por ahora. Estamos aguardando novedades por parte de la Justicia", manifestó uno de los funcionarios del gobierno.

Este nuevo enfrentamiento entre la Policía y los activistas podría transformarse en un nuevo dolor de cabeza para el macrismo, que estuvo varios meses tratando de cerrar el caso Maldonado.

"Queremos ser prudentes con esta nueva muerte. Habrá que ver bien qué y cómo sucedió. Ahora el que tiene que actuar es el juez de la causa", aseveró a Clarín un funcionario en alusión al juez federal de Bariloche, Gustavo Villanueva.

Comentarios