28 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,35 Venta 39,75
30 de julio 2023 - 9:46hs

A 12 kilómetros de la frontera de Uruguay con Brasil, cerca de la ciudad de Chuy una familia de pequeños productores crían ovejas y plantan frutillas, en un emprendimiento familiar que funciona “como un círculo”, comentó a El Observador Yisela Galván.

Desde chica Yisela conoce la producción rural, porque se crió en el campo, en un predio en el que su padre criaba ovinos, en ese entonces con la mira puesta en la lana –que valía más que hoy–, en un emprendimiento familiar de cría de la raza Ideal.

De su padre conoció el trabajo en en el campo, el manejo de una majada y también el desarrollo de la huerta, tres cosas que muchos años después puso en práctica.

Más noticias

Cuando heredó de su padre la chacra en la que hoy vive y trabaja, comenzó a criar cerdos, pero por los costos, una vez terminó la producción, decidió no continuarla y apostó por los ovinos de la raza Corriedale. La eligió por ser muy dócil, comentó.

Los primeros vientres de la raza los adquirió en 2018, luego de entrar al Programa de Ruralidad del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), que fue desde donde le plantearon la idea de plantar frutillas, un producto nuevo para la zona y también para ella.

La raza Corriedale se elige en este campo por ser dócil.

El sueño del puesto propio

La huerta la comenzó con 500 plantas de San Andreas, una variedad de frutillas chilenas con las que empezó a trabajar a la par de los ovinos.

El campo de Yisela se encuentra a 12 kilómetros de la frontera Uruguay-Brasil.

En un predio de 11 hectáreas de campo natural y algunas áreas mejoradas, dividido entre la huerta y 12 potreros, Yicela y su familia crearon su negocio, y de a poco fueron creciendo.

Actualmente la productora comercializa sus frutillas y también otras hortalizas –mayormente de hoja– en una feria en la Barra del Chuy, donde recientemente estrenó un puesto.

Todo lo que planta en ese campo en Rocha es orgánico, y su emprendimiento “funciona como un círculo”, explicó.

Durante la noche las ovejas quedan en galpones y cada mañana se hace el barrido de los mismos para limpiar los desechos, una vez la majada sale al campo. Esos desechos se llevan a una compostera y se utilizan como abono en la huerta.

En Rural Neycar, como se llama el emprendimiento familiar de Yisela, no solo hay una parte comercial, con la producción y venta tanto de productos de granja como de carne y ovinos –venden corderos para las épocas de fiestas y ahora también hacen productos hilados–, sino también la educativa: en varias jornadas en ese campo se dan charlas de control biológico y técnicas de manejo.

“Tratamos que la gente acceda a la chacra, que vea como trabajamos y que los clientes sepan lo que están consumiendo”, comentó.

Hilados que Yisela hace en su campo.

Una de las características del emprendimiento productivo de Yisela y del manejo que hace de los ovinos es que los productores prefieren cortar el pasto y dándole a los animales en comederos que dejarlos pastar directo en las praderas, ya que al cortar el pasto pican microorganismos y dejan biofertilizantes en esas áreas mejoradas, y así van manteniendo la buena calidad de las pasturas, explicó la productora.

Además de los comederos, los productores invirtieron en bebederos, y si bien en los últimos meses pasaron por “una seca tremenda”, por la que “no se veía nada de agua” en el campo, “la piloteamos bastante bien”, aseguró.

La Gira Corriedale 2023 pasó por el campo de Yisela.

La visita del Corriedale

El campo de Yisela fue uno de los visitados por productores y actores vinculados a la producción ovina en la Gira Corriedale 2023, en la que se recorrieron varios predios uruguayos y brasileños donde hay sistemas productivos con base en animales de la raza.

Según contó, a todos en la familia les gustó mucho la experiencia.

Está buenísimo que gente que tiene muy buena genética y muchísima experiencia llegue al predio y tire algunas ideas, y que vean el manejo que hacemos. Nuestra producción es intensiva, uno hace todo al día a día de forma muy programada, vinculando la parte de la granja con la oveja y está bueno darlo a conocer”, concluyó.

Temas:

Historias rurales Rocha Ovinos Corriedale granja Mujeres rurales

Seguí leyendo

Te Puede Interesar