Tecnología > Espionaje

Pasan los años y no hay acuerdo: ¿sirve para algo tapar la webcam?

Aunque hay quienes le restan importancia a los posibles hackeos a través de la cámara, algunas marcas ya optaron por incluir interruptores o parches para taparlas

Tiempo de lectura: -'

18 de junio de 2019 a las 05:00

Aunque no fue la primera vez que se habló del tema, el capítulo Shut up and dance de Black Mirror, estrenado en 2016, volvió a poner en debate un tema que hoy, tres años después, aún no está laudado. ¿Sirve para algo tapar la cámara web de las computadoras portátiles? ¿Estamos todos paranoicos o realmente pueden espiarnos?

Ese capítulo, en el que un joven es chantajeado con difundir un video privado y se ve obligado a cometer actos ilegales relata en forma extrema todo lo que podría suceder si dejamos que nos espíen a través de esa minúscula entrada a nuestra vida.  A partir de ese episodio miles y miles corrieron a buscar cinta adhesiva opaca para bloquear sus cámaras.

Poco tiempo después se difundió una foto que parecía dar la respuesta a toda la conspiración. El propio creador de Facebook, Mark Zuckerberg, también tapa su cámara con cinta. Entonces, ¿por qué no hacerlo el resto de los humanos?

Sin embargo los expertos no se ponen de acuerdo. Hay quienes consideran que es un extremo en el cibercuidado, y otros que aseguran que es una medida que no está de más y que ayudaría a proteger a los usuarios de eventuales secuestros de las cámaras frontales de las computadoras personales. 

De todas formas, algunas marcas ya optan por sacar sus nuevos modelos con dispositivos que permiten tapar la cámara y evitar disgustos. Es el caso de las nuevas Asus, entre otras. Algunos modelos de HP ya vienen con un interruptor físico que permite apagar o encender la cámara a gusto del usuario.

Trampas

El año pasado, según informó El País de Madrid, piratas informáticos intentaron extorsionar a lectores de la revista The Register a través de un mensaje de correo anónimo en el que les pedían miles de dólares en bitcoins a cambio de no difundir un video privado que supuestamente les habían grabado desde su cámara web mientras miraban pornografía. De acuerdo al relato del periódico, los hackers les mostraban como prueba una contraseña real que habían hackeado en un foro en el que los lectores participaban. 

Ante esta situación, expertos en seguridad de la revista recomendaron a los lectores que no dieran trascendencia a esos mensajes ya que era improbable que esos hackers tuvieran videos suyos.  Les pidieron que cambiaran su contraseña –que en general era débil-, y seguir con sus vidas.

Sin embargo los ataques son una posibilidad cierta, y no solo en computadoras. El País asegura en esa nota, en palabras del analista en ciberseguridad Mikko Hypponen, que el objetivo de los hackers es lograr el acceso a toda nuestra red y contraseñas, y para eso el "eslabón más débil" son los objetos conectados, esto es, todos los objetos considerados "inteligentes".

El ejemplo más claro es el que sucedió hace algunos años, cuando un ataque bajó los servidores de Spotify, Twitter, Amazon y Netflix, que hizo que esas webs fueran inaccesibles porque recibían muchas visitas al mismo tiempo. Pero, dice la publicación, esas visitas no eran personas sino objetos conectados a internet como heladeras o televisores, que fueron infectados por el malware.

Según informó La Nación, la última campaña de concientización del proyecto REIsearch de la Comisión Europea asegura que en 2025 el número de objetos conectados habrá crecido hasta los 75.000 millones entre autos, juguetes, electrodomésticos y máquinas de infraestructuras públicas como hospitales o centrales eléctricas.

Entonces, posiblemente si te chantajean con un video prohibido que tomaron desde tu propia cámara, posiblemente sea una mentira. Sin embargo, no cuesta nada protegerse y estar más tranquilo. Y para eso hay distintas alternativas que evitan ser víctima de hackers y fisgones, bastante más estéticas y prolijas que un pedazo de cinta pegajosa.

En algunas tiendas ofrecen pequeños plásticos que se colocan sobre la cámara y se deslizan para taparla o destaparla. También hay adhesivos que son mucho más prolijos que un pedazo de cinta y funcionan con el mecanismo de deslice.

En Mercado Libre, por ejemplo, se ofrecen distintas modalidades de cubre cámaras. En muchos casos se importan a pedido y su costo oscila entre los $ 800 y los $ 1500.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...