Nacional > Seguridad

Policía descuida combate al delito por atender accidentes de tránsito

El doble homicidio de Quebracho podría haberse evitado si no estuvieran casi todos los agentes de esa localidad en un acciddente

Tiempo de lectura: -'

29 de marzo de 2018 a las 05:00

Un accidente de tránsito menor en el empalme de la Ruta 3 y la carretera que ingresa a la ciudad de Quebracho, de Paysandú, obligó a la Seccional Sexta a destinar dos tercios de su personal, o sea, a dos de los únicos tres agentes que deben velar por la seguridad de los 2.853 habitantes de esa localidad.

Por ende, cuando en las primeras horas de la mañana de este miércoles se recibió un llamado de una vivienda en que se denunciaba el retorno a la casa de una familia de un hombre que horas antes había intentado agredir a su expareja, solo había un agente disponible: Juan Carlos Oviedo Custodio. Y este joven agente de 25 años hubiera necesitado refuerzos para enfrentarse a un hombre armado con un revólver que minutos antes había asesinado a su exsuegra. Pero sus compañeros estaban alejados varios kilómetros de ese lugar, ocupados en el accidente a la entrada del pueblo.

Oviedo murió de un disparo luego de forcejear con Martín Israel Bentancur Ruiz, quien había sido denunciado por su expareja esa madrugada. Luego de matar al agente, escapó en una moto, incendió la casa donde vivía la pareja actual de la mujer, luego prendió fuego su moto y escapó hacia el campo. La policía montó un gran operativo y recurrió a la asistencia de un helicóptero para intentar localizarlo, algo que a 12 horas de su huida aún no se había logrado.

Desde la Dirección Nacional de la Policía se aseguró a El Observador que "persiste la preocupación", que data de "varios años", de que aún no se dispongan recursos específicos para atender los accidentes en el tráfico, y que se continúen enviando unidades que tienen "otras prioridades", como denuncias del tenor de este caso.

Cuando los agentes llegan a la escena deben hacer tareas de rutina, como exámenes de espirometría y tareas de control. Pero cuando hay lesionados graves o fallecidos, deben custodiar a los cuerpos para que no sean movidos del lugar, esperar el arribo de las ambulancias, las aseguradoras, y luego el de la Policía Científica. Y todo eso, en algunas oportunidades, puede tardar entre "dos y tres horas", un tiempo considerado excesivo.

En setiembre de 2015 el Poder Ejecutivo emitió un decreto en el que estableció que la Policía solo debería asistir los accidentes de tránsito definidos como "simples". Es decir, aquellos que no tengan consecuencias que afecten la "seguridad pública". Ante esos casos, los accidentados deben presentarse personalmente en la seccional más próxima.

Pero desde la comisaría de Quebracho se informó que cada vez que reciben la notificación de un accidente van hasta el lugar para "constatar" lo que sucedió. Y al siniestro que tuvo como consecuencia que Oviedo fuera solo a enfrentarse al homicida se enviaron dos agentes. Pero no había lesionados, ya que se trataba de un leve choque entre un auto y un camión.

En las pequeñas ciudades como Quebracho, los accidentes, aunque tienen una baja frecuencia comparada con Montevideo, producen un problema de recursos humanos evidente: las dos seccionales más cerca están a varios minutos de auto. La comisaría de Chapicuy está a 36 kilómetros, y la siguiente más próxima es la de Gallinal, a más de 50.

Las comisarías de estas localidades, ambas de 700 habitantes, presentan la misma limitación de personal: entre tres y cuatro agentes para todas las denuncias. Por lo que deben ayudarse entre sí. De hecho, el agente que proporcionó esta información a El Observador, lo hizo desde el teléfono de la seccional de Quebracho, aunque su comisaría de base era la de Gallinal.

El hombre estaba allí como refuerzo debido, principalmente, a los dos hechos en simultáneo que se dieron en Quebracho este miércoles, de lo que se desprende que los accidentes, con la imprevisibilidad que les son inherentes, pueden determinar el traslado de varios kilómetros de los agentes.

Por otra parte, los accidentes que quedan por fuera de la exhortación del decreto, o sea, los no considerados "simples", no son precisamente pocos. Según datos de la Unidad Nacional de Educación Vial, de las 27.794 personas que resultaron lesionadas en 2017, 3.576 sufrieron heridas de gravedad, y 470 murieron en el siniestro. En todos esos casos acudió la Policía.

Lea también: En enero hubo 47 muertos en accidentes y autoridades no saben qué los desencadenó

Por lo que el problema permanece.

En Montevideo son las Unidades de Respuesta Rápida (URPM) las que concurren a los accidentes que revisten importancia en cuanto son reportados, aun cuando esas unidades tienen el cometido concreto de atender situaciones "emergencia" vinculadas con la delincuencia.

Pero en las seccionales de la capital suele haber más de un patrullero por turno. Eso no es así en los poblados rurales y tampoco en ciudades más habitadas, como en el caso de Canelones.

En la Seccional Quinta de La Paz, por ejemplo, solo hay un patrullero disponible por turno. Y cuando se recibe un llamado por un accidente de tránsito que amerita intervención, se envía el único móvil disponible, y allí permanece hasta que finalize la tarea. Si llega alguna denuncia por un delito, se piden refuerzos a otra comisaría. "Para nosotros –dijo una funcionaria de esa seccional– los accidentes también son prioridad".

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...