Ciencia > FINANCIAMIENTO

Qué impacto económico generaría en la ciencia el recorte previsto por decreto presidencial

"Estamos muy preocupados", dijo el presidente de la Academia Nacional de Ciencias, Rafael Radi

Tiempo de lectura: -'

28 de julio de 2020 a las 14:47

La pandemia ha resignificado el valor de la ciencia y la tecnología uruguaya. Los máximos responsables intentan hacerlo valer y piden que el gobierno no recorte un 15% del presupuesto en las instituciones que la desarrollan tal como lo dispone el decreto 90/020 que fue aprobado en marzo cuando asumió Luis Lacalle Pou.

Ese impacto generaría un perjuicio económico de 883 millones de pesos para siete organismos: Instituto Pasteur, Universidad de la República, Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable, Agencia Nacional de Investigación e Innovación, Parque Científico y Tecnológico de Pando, Centro Uruguayo de Imagenología Molecular y el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria.

La Academia Nacional de Ciencias, la Universidad de la República y el Consejo Nacional de Innovación, Ciencia y Tecnología (Conycit) han mantenido reuniones con las autoridades del Poder Ejecutivo y legisladores para evitar estos recortes.

"En países como Uruguay cada ocho o 10 años vamos a tener crisis. O volvemos a lo de siempre: recortamos y reducimos, o decimos: 'La ciencia y la tecnología en este caso aportó. Hubo un retorno social'. Si tenemos que hacer recortes y ajustes en algunas áreas económicas, valoremos la ciencia, la tecnología y la innovación", comentó Miguel Sierra, presidente del Conycit.

El presidente de la Academia Nacional de Ciencias, Rafael Radi, advirtió por su aplicación. "Estamos muy preocupados en primer lugar por la aplicación del decreto 90/02, que para el caso de Pedeciba (Programa de Ciencias Básicas) se liberó de ese 15% de recorte, pero las demás instituciones de investigación y de educación superior terciaria estamos desafiadas. Eso es un problema", dijo el científico al programa Primera Mañana de El Espectador.

Radi, que coordina el Grupo Asesor Científico Honorario (GACH), dijo que "hay que tener un tratamiento muy delicado" de cómo va a ser tratado el sistema científico y tecnológico nacional en el presupuesto. "No solamente tiene que haber un respaldo a lo producido en este período. Sino una mirada estratégica de cara al futuro", comentó.

Lo que puede impactar

El sistema científico le presentó este mes a las autoridades el monto de dinero que perderían si se concretan los recortes pensados para sus instituciones. Sería de $ 833 millones.

Impactos monetarios en el presupuesto anual estimado para cada institución en pesos uruguayos

Esto puede afectar "la generación de docentes en cargos de dedicación total, hay 70 en lista de espera, la finalización de la construcción del laboratorio de bioseguridad para hacer el estudio de infectividad viral, que se está haciendo en el Centro Regional Norte de Salto y la construcción de la nueva Facultad de Veterinaria", expresó Radi a Cromo.

En la Udelar, de aplicarse estos recortes "serían afectadas diversas actividades de enseñanza, investigación, extensión y asistencial de la salud".

En el Instituto Pasteur el recorte "repercute en una disminución de contratos de investigación, ya que no hay margen para recortar presupuesto de otros rubros al punto que permita solventar el déficit anual".

En cuanto al Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), los científicos aseguran que hoy se le está transfiriendo "menos dinero del que le correspondería por ley".

"En los últimos años se ha mantenido congelado nominalmente su presupuesto, como es la realidad de la mayoría de las instituciones, esta situación ha llevado a generar una deuda con el Fondo de Promoción de la Tecnología Agropecuaria (FPTA). Este recorte llevaría principalmente a incrementar la deuda con el Fondo, afectando principalmente los instrumentos que se financian con el mismo, proyectos que se traducen directamente en innovación agropecuaria", señalan.

En cuanto a la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), el recorte "seguramente afectará diferentes fondos concursables" que representan una importante fuente de recursos para todo el ecosistema de investigación e innovación del país. Este organismo ya anunció que se suspenden las postulaciones de nuevos proyectos a emprendimientos como medida "temporaria".

Respecto al Parque Científico y Tecnológico de Pando, los científicos aseguran que el presupuesto se encuentra congelado desde hace unos años. En 2019, recibieron un subsidio particular debido a la "difícil situación financiera" que atravesaba la institución. "La aplicación del decreto precipita la desfinanciación del Polo, lo cual supone un debilitamiento del componente de investigación, que es la esencia de la propuesta", señala el texto.

El impacto también es en el Centro Uruguayo de Imagenología Molecular (Cudim) "el importe destinado a investigación pasa de $25 millones estimado al inicio a $4 millones".

En el Instituto Clemente Estable preocupa el inciso del decreto sobre la "no renovación de vacantes"." Esto preocupa particularmente ya que el Instituto cuenta en su plantilla con varios investigadores en edad de jubilación. De aplicarse la no renovación de vacantes se afectarían de forma directa las capacidades de investigación", agregan.

La ayuda que hicieron en combatir al coronavirus

El Instituto Pasteur aportó más de $ 8 millones en el diagnóstico por PCR y kits de serodiagnóstico. El INIA aportó más de $ 9,2 millones en el montaje de laboratorios y en insumos y equipos. El Polo Tecnológico de Pando fue clave en la determinación del SARS-coV-2 en sistemas de saneamiento y en otros proyectos.

El Instituto Clemente Estable ha sido clave en la secuenciación de genomas virales (saber de dónde provino el virus para determinar estrategias de control) y ha proporcionado insumos. Aportó $ 1,4 millones.

La ANII, en tanto, ha financiado proyectos como los kits de diagnóstico, tests serológicos y respiradores. Además, ha colaborado en proyectos de entretenimiento y aplicaciones para atacar la pandemia. Aportó $ 27 millones.

La Udelar, en tanto, se prevé que aporte $ 379 millones en el combate al covid-19 en la elaboración del diagnóstico por PCR y serodiagnóstico, en equipos de desinfección e hisopos y en la enseñanza remota.

La negociación empezó en 2019

El reclamo de los científicos para aumentar el presupuesto es desde siempre. Pero el vínculo con las nuevas autoridades fue previo a las elecciones presidenciales de 2019 donde emitieron una declaración a todos los grupos políticos.

Una vez que asumieron las autoridades, y antes de que la pandemia llegara al país, se aprobó el decreto 90/020, que prevé recortes en las instituciones públicas. Luego vino el coronavirus. Los científicos han tenido un rol clave en el proceso y las instituciones fueron un soporte en este sentido. 

En mayo, los estudiantes del Pedeciba reclamaban que no se les recortara el presupuesto. El presidente Luis Lacalle Pou anunció el 17 de ese mes que no se les recortaría.

El 5 de junio, la Universidad de la República, la Academia Nacional de Ciencias y el Conicyt divulgaron un documento conjunto en el que advertían de los dramas científicos que caerían si se concretaran estos recortes en todas las instituciones.

El 29 de junio mantuvieron una reunión con el secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado, quien les sugirió realizar un encuentro con la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche, y elaborar un documento para detallar cómo este decreto afecta a los distintos institutos y qué aportó cada uno en el combate al coronavirus. 

Mientras preparaban ese documento y gestionaban ese encuentro con Arbeleche, dialogaron con el ministro de Educación y Cultura, Pablo Da Silveira. Él les entregó un documento llamado "Bases para el reordenamiento institucional en el área de ciencia, tecnología e innovación". Ese proyecto está en borrador y todavía no le dieron una devolución.

El 15 de julio se reunieron con Arbeleche y presentaron el documento que indicaba, en plata, cuánto afectaría el recorte que planeaba el gobierno sobre este sector. El 22 de julio, Miguel Sierra, presidente del Conicyt, se reunió con la Comisión de Ciencia, Innovación y Tecnología del Senado para tratar el tema de los recortes.

"Ahora se mezclan las dos cosas: cómo desactivamos lo más doloroso del decreto 90/020 y cómo habilitamos el proceso de elaboración y negociación de la ley presupuestal quinquenal o del período que se establezca", expresó Sierra.

Lo que viene y la mirada al futuro

La Udelar ha asegurado que el decreto ya está impactando en su funcionamiento. "Hay mensualidades que se están afectando", dijo.

El jueves se reunirán con la Comisión de Ciencia, Innovación y Tecnología de la Cámara de Diputados en donde volverán a insistir en este tema.

Sierra abogó por mirar esta situación desde una perspectiva de Estado y no transformarla en un tema político.

"Tenemos pluralidad. Queremos que se mantenga esta lógica de Estado para no enchastrar la cancha. Queremos sumar para el desarrollo del país. Creemos que esto es una palanca para el desarrollo de todos", expresó.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...