Nacional > IMM

Satélites y drones para proteger el suelo suburbano y rural

La IMM brindó a la Policía Territorial tecnología de punta para mejorar la fiscalización de la unidad

Tiempo de lectura: -'

05 de septiembre de 2018 a las 05:02

Impedir que se cometan infracciones al ordenamiento territorial. Ese es el objetivo de la Policía Territorial, la unidad creada en marzo de este año por la Intendencia de Montevideo que controla las zonas rurales y suburbanas en las salidas del departamento y que cuenta con tecnología de punta para prevenir o detener obras que produzcan un impacto en el territorio.

Con la idea de mejorar la capacidad de fiscalización, la comuna implementó el uso de tres redes de satélites con el que pueden tener imágenes satelitales actualizadas cada 24 horas para observar si hubo una transformación en algún terreno. El sistema brinda imágenes con un acercamiento de cinco a tres metros con la posibilidad de ir hasta ochenta centímetros de la superficie inclusive, lo que permite observar con detalle la situación del suelo.

“De esta forma se puede corroborar si se realizó una modificación e ir al lugar a inspeccionarlo”, dijo el director del departamento de Planificación, Ramón Méndez. La versión del sistema que utilizó la comuna en estos primeros meses luego de la creación de la unidad era de prueba pero luego de comprobar “la potencia de la herramienta” se realizará la licitación para comprar el software. Además, la intendencia cuenta con un sistema de drones con el cual puede sobrevolar el área que se sospecha que sufrió alguna alteración.

La Policía Territorial vela porque no se produzcan construcciones o impermeabilizaciones que no estén habilitadas en ese lugar, complicaciones para el pasaje de vehículos, rellenos del suelo o cualquier actividad que no cuente con los permisos o estudios de impacto correspondiente.

Para llevar a cabo esta tarea, además del uso de herramientas tecnológicas, la Policía Territorial puede detectar irregularidades a través de los municipios los cuales pueden llevar sus dudas a la intendencia o gracias a la tarea de Montevideo Rural (unidad de la comuna que trabaja en territorios rurales).

Cuando se registra una infracción, la Policía Territorial intima al propietario para que frene la obra que se ejecuta en el lugar. De no hacer caso al aviso, se realiza una intimación para que se cumpla con la normativa territorial con la implementación de una multa. Si la construcción de la obra finalizó para cuando se detectó la infracción, la unidad clausura el lugar hasta que se regule la situación.

“La idea es prevenir y no multar”, indicó Méndez, quien aseguró a El Observador que si bien no hay datos cuantificados de cuántas actividades ilícitas se desincentivaron, la comuna ha detectado “decenas de infracciones y muchas se detuvieron a tiempo”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...