Mundo > Investigación

Seis años del caso Nisman: más de 24.000 folios para probar "un homicidio"; la AMIA reclama justicia imparcial

El fiscal Nisman fue hallado muerto con un tiro en la cabeza el 18 de enero de 2015; habrá nuevas citaciones 

Tiempo de lectura: -'

18 de enero de 2021 a las 12:02

Hace seis años, un 18 de enero como hoy, apareció muerto Alberto Nisman (de 51 años), titular de la Unidad Fiscal creada para investigar el atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (UFI AMIA), que había ocurrido en 1994.

Nisman fue encontrado la a noche del 18 de enero con un disparo en la cabeza en las Torres Le Parc, donde vivía, en el barrio de Puerto Madero. Seis años después, el caso sigue su lento curso para probar lo que los investigadores sostienen: que se trató de un homicidio. El próximo paso en la investigación es la citación a declarar a 89 agentes de Inteligencia en las próximas semanas.

El lunes 19 de enero de 2015 estaba previsto que Nisman presentara ante el Congreso argentino su denuncia contra Cristina Fernández de Kirchner, su canciller Héctor Timerman y otros funcionarios por el "supuesto encubrimiento a los acusados iraníes de perpetrar el atentado contra la sede de AMIA, mediante la firma de un tratado de Entendimiento con la República Islámica de Irán".

El expediente  del caso, de más de 24 mil folios, reúne, según un recuento del diario Clarín, cerca de unos 500 testimonios de vecinos de Le Parc, 26 mil imágenes de archivo, el entrecruzamiento de 45 mil llamados y una pericia tecnológica.

Hay, apunta Clarín, un conjunto de medidas en curso que permitirán llevar el caso a juicio.

El juez Julián Ercolini en una primera instancia estableció que “existió un plan que se pergeñó para terminar con la vida de Nisman”, a quien “mataron con el arma de Diego Lagomarsino”, un perito informático que está acusado de integrar el comando que habría asesinado a Nisman.

En declaraciones a Página 12 en la víspera del sexto aniversario de la muerte de Nisman, Lagomarsino está convencido de que el fiscal se suicidó. “Buscamos la verdad y encontramos que de homicidio no hay nada. Nisman era un gran mentiroso”, afirma Lagomarsino a Página12.

En octubre del año pasado, a Lagomarsino le notificaron que dejaría de llevar la pulsera electrónica que se utiliza para monitorear a los procesados.

La fiscalía a cargo de la investigación escrutó el rol de los agentes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), por una “explosión de llamados previos a la muerte de Nisman, cerca de la casa de Lagomarsino el 17 de enero y la cercanía de otros servicios en la zona de Le Parc”.

Clarín recuerda que en la mañana del 18 de enero de 2015, cuando aún no era pública la muerte del fiscal, se registró un sinfín de llamados telefónicos entre espías.

La Policía Federal entrecruzó líneas de celulares vinculadas a los servicios de inteligencia, cerca de 45 mil, que fueron analizadas y cuyos resultados están en poder de la fiscalía.

El análisis se realizó a partir del momento en que Nisman presentó la denuncia contra Cristina Fernández de Kirchner, en ese momento la presidenta de Argentina, el 14 de enero y hasta el 18, cuando fue hallado el cuerpo sin vida del fiscal.

Al comparar ese período con el de los 12 meses previos, se precisa que nunca hubo un nivel tan alto de llamados. El entrecruzamiento reveló, según el medio citado, que aquel domingo 18 de enero de 2015 había entre 5 y 10 agentes de inteligencia en la zona de Puerto Madero.

El camino de la verdad

Como parte voluminosa de las pruebas, hay más de 50 mil imágenes de las cámaras de seguridad de las Torres Le Parc, más de un centenar, de las que 30 estaban fuera de servicio. En ellas se registra el movimiento de vecinos, empleados, deliveries y autos, según Infobae. Y su revisión arroja más sospechas: era posible entrar a la edificación sin ser advertido, si se disponía de la información correcta.

La recopilación de las imágenes estuvo a cargo del Departamento Técnico de la Policía Federal que entregó la información en dos discos compactos junto con 10 informes al fiscal Eduardo Taiano, a cargo de la investigación.

La fiscalía avanza aún en el grueso expediente, con la premisa establecida en 2017 cuando se dictó el procesamiento de Diego Lagomarsino como partícipe necesario del homicidio, y contra dos de los cuatro custodios también señalados como encubridores: Rubén Benítez y Luis Miño, acusados de no haber "protegido en forma debida" al entonces fiscal.

Para la Justicia, fue asesinado.

Las autoridades de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en un comunicado en su sitio web piden a la Justicia que actúe "con celeridad y de manera imparcial ante un trágico hecho que conmocionó a toda la sociedad. Cabe recordar que la muerte del fiscal, que fue calificada y está siendo investigada como homicidio, estuvo directamente relacionada con la tarea que llevó adelante (Nisman) desde la Unidad Fiscal para la Investigación de la Causa AMIA, tal como lo determinó la Corte Suprema de Justicia de la Nación".

Añade que "es inaceptable para el devenir institucional de cualquier país democrático que el paso del tiempo consolide la impunidad de las causas judiciales y que las sospechas, las dudas y las especulaciones se instalen y entorpezcan el camino hacia la verdad".

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...