16 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,60 Venta 40,00
23 de marzo 2024 - 5:00hs

Cuba resulta tediosa de discutir. Un experimento político, social y económico fallido. Archidemostrado, una y otra vez. Por activa y por pasiva. Como el de la Unión Soviética y sus países adláteres detrás de la Cortina de Hierro. Como el de Corea del Norte frente a Corea del Sur. Como el de China frente a Taiwán y Hong Kong hasta que llegó Deng Xiao Ping y tiró a la basura el Libro Rojo de Mao y adoptó el régimen económico capitalista. Como el de la Venezuela de Chávez y Maduro, que han provocado la mayor emigración del siglo XXI con más 7 millones de habitantes, un tercio de la población, emigrando. Una suerte de categórica votación con los pies ya que la otra es censurada.

Es tedioso hablar de la fallida revolución de Castro. Revolución que nunca logró reestablecer un régimen democrático y un sistema económico que funcionara para dar de comer a sus habitantes. Que tenía que patrullar la isla para evitar la fuga de cubanos a Miami pero nunca el arribo de americanos o cubanos exiliados desde Miami a Cuba. Que primero fue salvada por la URSS y luego por Venezuela y ahora por nadie.

Por eso, el gobierno de Diaz Canel debió acudir hace pocos días a la ONU para pedir alimentos que no puede producir internamente ni comprar en el exterior porque su economía socialista no produce más que habanos, cuyas exportaciones el año pasado crecieron un 31%, alcanzado los US$ 721 millones, y ello debido a la fuerte demanda mundial de “productos de lujo” (menos mal que el mundo capitalista aún demanda productos cubanos), niquel y turismo. Habría que preguntarse qué pasó con la famosa caña de azúcar, el producto insignia de la revolución, para cuya recolección se trajeron hasta brigadas internacionales en la década de 1960. Hoy se exportan apenas US$ 67 millones.

Más noticias

AFP

Pero el auge de los habanos no quita que la economía cubana se encuentre en su peor momento desde los años 90. La inflación anda por el 30%, bastante menor que 250% que dejó el gobierno Kirchnerista en Argentina y del 234% del camarada Maduro en Venezuela. El  déficit fiscal se sitúa en un dramático 18% del PIB y la economía se contrajo un 2%. Cuba también experimentó algo muy grave: la emigración de unos 500.000 cubanos (un 5% de la población total de la isla) entre 2021 y 2023, que al igual que sus pares venezolanos deciden votar con los pies, cueste lo que cueste.

Como decía, es tedioso referirse a Cuba (y también a Venezuela). Pero, de vez en cuando es necesario. La revolución cubana, y en menor medida la chavista, sigue despertando admiración, empatía y elogios en muchos países de América Latina y, en particular, en Uruguay

Abundan las remeras con la cara del Che Guevara en muchas personas, jóvenes y menos jóvenes, que las usan con orgullo. Mucho idealismo de derrotar al Tío Sam y encontrar un camino alternativo que finalmente no fue. Solo una dictadura apoyada en la punta de la bayoneta, sin libertades, sin alimentos aunque con algunos logros, mientras hubo apoyo extranjero, en salud y educación. Por eso, hoy son bienvenidos en todos los países del continente los cubanos que emigran de la isla.

Y Cuba tuvo suerte. El estúpido y hoy inocuo embargo norteamericano que ha servido de excusa a Fidel y a muchos partidos de izquierda para explicar las penurias económicas de Cuba.

Un “embargo” que muchos confundían a propósito con “bloqueo” como si la isla estuviera rodeada submarinos y portaviones norteamericanos.

Pero no es así: de Miami a La Habana hay 56 vuelos semanales. Y vuelan compañías como Delta y American Airlines. Antes de la pandemia había 10 vuelos diarios, unos 70 semanales. Si eso es “embargo” o “bloqueo”, me anoto. Y seguro que se anota el aeropuerto de Carrasco.

AFP

Por supuesto que los cubanos en Estados Unidos pueden remitir dinero a sus parientes en la isla. El único problema es que se los convierten a la tasa oficial de 25 o 124 pesos según los casos versus la del mercado negro de 250.

También desde 2001 a la fecha, el famoso embargo no incluye alimentos. Y desde Estados Unidos se han exportado unos US$ 7000 millones. De hecho, Estados Unidos es el sexto países en volumen de comercio con Cuba, detrás de Venezuela (por el petróleo), China, España, Rusia y Países Bajos. Y USA se encuentra por encima de países muy amigables con Cuba como Brasil y México. Eso, con embargo. Cuando el embargo se levante, que se va a levantar más pronto que tarde porque es injusto y anacrónico, Estados Unidos se va a poner a la cabeza.

A pesar que Fidel había dicho que no habría lugar en Cuba para el sector privado, poco a poco se ido abriendo paso a pequeñas empresas. Díaz Canel abrió esa posibilidad en 2018. Pero no ha funcionado porque no hay manera de importar equipamiento o de conseguir combustible. La producción cubana de alimentos cayó un 35% entre 2019 y 2022.

Recientemente el gobierno aplicó un ajuste “neoliberal” en el precio de los combustibles. El precio de la gasolina pasó de 25 pesos cubanos (U$1,02) el litro a 132 pesos (5.50). Un aumento del 428%. ¿Será que el gobierno cubano se va a regir por la Paridad de Precios de Exportación que estableció la LUC en Uruguay?

En todo caso, son ciertas medidas de realismo económico que nada tienen que ver con el famoso embargo sino con corrección de medidas internas de fuerte estatismo y control económico. Y en ese campo, hay mucho por corregir. Hace no hace mucho estaba prohibido faenar vacas hasta cierta edad determinada por el estado. Ahora cada productor puede determinar la edad de faena. ¿Será que el virus de Milei ha penetrado en la isla?

Bastaría con que entrara un poco de sentido común. Y que se expulsara ese afán de los altos cargos del partido de protegerse a sí mismos y conservar sus privilegios. Esto sí, es claramente más difícil.

Temas:

Cuba

Seguí leyendo

Te Puede Interesar