Espectáculos y Cultura > YA EN CINES

Aprontá el pañuelo: Toy Story 4 es la mejor despedida para los juguetes que crecieron con su público

Chistes excelentes, golpes emotivos y personajes memorables son los ingredientes de una historia que enseña que crecer no está tan mal

Tiempo de lectura: -'

20 de junio de 2019 a las 05:01

Como pasa con cualquier otra película de Pixar, Toy Story 4 la van a disfrutar los niños, los adultos y los veteranos. Pero seguramente le pegue de una forma particular y más profunda a los millennials, esa generación que nació entre principios de la década de 1980 y mediados de la de 1990. Esa generación que vio la primera parte de esta saga cuando iba a la escuela y que ahora se reencuentra con Woody, Buzz y los demás juguetes cuando ya tiene, quizás, sus propios hijos, o al menos está viviendo una vida "adulta". Una generación obsesionada con su propio pasado y su infancia (aunque no haya pasado mucho tiempo de ella), que con esta secuela puede recordar que crecer no está tan mal, y que llega un momento de la vida en el que hay que aceptar los cambios y dar el paso.

Y para esa generación, la última en conocer una vida analógica y a la que el mundo le cambió tan rápido ante sus ojos, Toy Story puede ser la mejor guía en ese aprendizaje. Porque el primer episodio, estrenado en 1995, fue el primer largometraje de Pixar y la primera película en ser animada por computadora. Hoy en día Pixar es parte del imperio Disney, y la películas ya no se animan a mano. Fue pionera en que los dibujos se vieran muy reales (veníamos del estilo El rey león, La Bella y la Bestia, Pocahontas), pero incluso desde entonces ha evolucionado a un nivel de belleza, detalle y lo tangible de las texturas de esta cuarta parte, que es un banquete visual interminable.

El vaquero de trapo Woody estira su mano de plástico animado hacia nosotros y es el mentor en este viaje, pero no solo para la audiencia sino también para el mejor personaje nuevo de esta serie: Forky, un tenedor de plástico creado por Bonnie, la nueva dueña de los juguetes después de que su propietario original, Andy, se fuera a la universidad al final de la tercera parte. Aquel parecía el emotivo y justo final para la historia de juguetes, pero como en Hollywood nunca se sabe dónde terminan los relatos, apareció este cuarto filme. 

Ahora en manos de Bonnie, los juguetes encontraron una nueva vida, salvo Woody, olvidado y postergado en favor de Buzz y la vaquera Jessie. Pero empecinado en cumplir su deber de ayudar a su dueño, el cowboy impulsa a la niña a crear ese juguete con desperdicios. Forky cobra vida, pero está convencido de que no es un juguete, sino basura. Woody, en un nuevo rol casi paternal, lo entrena, hasta que en un viaje por carretera el tenedor animado se escapa. 

Toy Story 4 fusiona la tradicional historia de rescate que es marca de la franquicia con los géneros de road movie y comedia romántica, porque en el viaje, Woody se reencuentra con la pastorcita Bo Peep, ahora reconvertida en una sobreviviente como juguete abandonado. Y en el camino aparecen otros personajes excelentes como los peluches Ducky y Bunny, el juguete de acción Duke Caboom, y la villana Gabby Gabby, una muñeca de los años 1950 que busca un nuevo propietario. 

Si te emocionó Toy Story 3, estate advertido que aquí se te va a caer alguna lágrima de nuevo. Pero también te esperan algunas carcajadas, porque las nuevas incorporaciones son hilarantes. Y los niños la van a pasar genial porque la película nunca frena, es fresca y maravillosa. 

Parecía que Toy Story ya no tenía más para dar, pero esta cuarta parte sorprende para bien, y permite que la saga mantenga su excelencia en estos 24 años de recorrido. Y no es una proeza menor para una saga que cambió para siempre el cine. No solo por la proeza técnica, sino porque también fue una de las primeras historias animadas que no solo apuntaban a los pequeños, sino que también le dejan algo a los adultos, algo que se terminó convirtiendo en un sello de fábrica de Pixar. Una serie de cuatro muy buenas historias, que fueron acompañando el crecimiento de su público sin cerrarle la puerta a los más chicos. 

 

De nuevo, con Hollywood nunca se sabe dónde terminan los relatos, así que quizás en unos años aparezca una quinta Toy Story. Tom Hanks, la voz original de Woody, dijo que era la despedida en el programa de la conductora Ellen DeGeneres; el productor Mark Nielsen dijo que Pixar no descarta una nueva película, aunque tampoco aseguró que habrá otra. Este parece ser el final perfecto. Porque los juguetes dan la lección final, invitan a guardarlos definitivamente y mirar adelante.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...