Economía y Empresas > BANCA DIGITAL

Transferencias de dinero en 10 segundos las 24 horas, el objetivo para fin de año

Se intentará automatizar las operaciones los siete días de la semana

Tiempo de lectura: -'

17 de mayo de 2018 a las 05:00

La implementación de la ley de Inclusión Financiera ha ido modificando las preferencias de personas y empresas que de manera progresiva se vuelcan cada día más hacia los medios de pago electrónicos en lugar de los tradicionales.

En ese contexto, el uso de las transferencias electrónicas gana terreno en la economía uruguaya y hace que las instituciones de intermediación financiera tengan que perfeccionar tecnologías para estar a tono con las exigencias y necesidades de sus clientes.

Un punto clave son los tiempos que requiere la acreditación en cuenta de las transferencias bancarias

Este miércoles durante una conferencia organizada por la Asociación de Dirigentes de Marketing, ADM, el gerente general de la Bolsa Electrónica de Valores (Bevsa), Eduardo Barbieri explicó que se trabaja con el objetivo que las transferencias se hagan efectivas de manera automática en no más de 10 segundos.

Ese paso requiere, por ejemplo, ajustar distintos estándares de seguridad, pero se espera que antes de fin de año el servicio esté operativo en algunas instituciones de la plaza local, según dijo el ejecutivo. Hoy las transferencias electrónicas pueden demorar horas si se hacen dentro del horario bancario o incluso días si se realizan, por ejemplo, un viernes luego del horario bancario. El cambio en el que se trabaja implica reducir los tiempos y automatizar estas operaciones las 24 horas los siete días de la semana.

La ley de Inclusión Financiera habilita como mínimo hasta 8 transferencias domésticas gratuitas por un monto de hasta 2.000 unidades indexadas (UI) -$ 7.728 a valores actuales- que se pueden hacer a través de terminales de autoconsulta, celulares y páginas web. Esto rige para las cuentas en instituciones de intermediación financiera y los instrumentos de dinero electrónico en los que se acreditan sueldos y pasividades. Las operaciones se pueden realizar dentro de la misma institución u a otra.

Cuando se superan estos topes cada banco puede cobrar una comisión por la operación. Por ejemplo, el Banco República (BROU) cobra 15 UI a partir del noveno movimiento para los productos cuenta sueldo y jubilaciones y pasividades previstos por la ley de Inclusión Financiera.

El mercado también tiene sus reglas para la operativa de personas y empresas que tienen cuentas por fuera de los casos que contempla la ley de Inclusión Financiera.

En la plaza financiera local funciona lo que se llama el Sistema de Pagos Interbancarios (SPI) que permite enviar y recibir transferencias a cuentas de distintas instituciones en forma online.

El sistema habilita la realización de transferencias a los bancos Bandes, BBVA, Citibank, Heritage, HSBC, Itaú, Provincia Casa Financiera, Santander Scotiabank y Brou.

Las tarifas que los bancos que integran el SPI cobran a personas y empresas se componen de una comisión fija de 13 UI ($ 50). Cuando el monto de la transferencia interbancaria es superior a $ 300 mil o US$ 10 mil se cobra la comisión fija más una variable de 0,15%. Está última tiene un tope de 400 UI ($ 1.545). La comisión fija puede ir hasta 200 UI ($ 770) si la operación se hace de forma presencial.

La liquidación real de las transferencias interbancarias depende de las cámaras del SPI y el Banco Central (BCU) que funcionan de lunes a viernes.

Más transferencias y menos cheques

Las últimas cifras del sistema de pagos correspondientes al segundo semestre de 2017 que divulga el BCU muestran una mayor utilización de las trasferencias electrónicas en detrimento del cheque –su sustituto natural – y probablemente de las operaciones efectivo.

Entre julio y diciembre del año pasado el número de transferencias efectuadas fue un 70% superior a la cantidad de cheques procesados por cámara y sin compensar, lo que da cuenta de un cambio en los hábitos de pago, tanto del público en general como del sector corporativo.

La obligatoriedad a partir del 1° de mayo de 2017 del pago de remuneraciones, honorarios, beneficios o pasividades a través de medios de pago electrónicos parece explicar en parte el aumento observado en las cifras, habida cuenta de que gran parte de las transferencias se encuentran asociadas a la operativa de pago de nómina de organismos públicos y empresas.

A su vez, el desarrollo y mejora continua de plataformas de home-banking existentes, sumado a la oferta ampliada de empresas a las que se le brinda el servicio de cobranzas web estarían jugando un rol clave para explicar esta tendencia, según dice el reporte del BCU.

Otro punto que destaca la autoridad reguladora es el ajuste general de precios a la baja que se observa en el mercado de transferencias interbancarias y que sigue desplazando al efectivo y cheque de su rol protagónico en el sistema de pagos.

Antes que entrara en vigencia la ley de Inclusión Financiera (segundo semestre de 2014) las cantidades y montos operados eran muy bajos. Por ejemplo en todo el 2013 se realizaron 386 mil transferencias electrónicas por unos US$ 9.500 millones.

Solo en el segundo semestre del año pasado se hicieron 16,9 millones de transferencias electrónicas por US$ 208.000 millones.

Algo más de 3 millones fueron operaciones interbancarias y sumaron US$ 18.071 millones. Esto implicó un crecimiento en la cantidad de operaciones procesadas por la Cámara de Compensación Automática (CCA) de 104% respecto al segundo semestre de 2016.

El resto (13,7 millones) fueron transferencias electrónicas realizadas entre cuentas de una misma institución que sumaron US$ 189.934 millones. Los datos del BCU dan cuenta de un incremento de 53% en los niveles operacionales de este segmento con respecto al mismo semestre del año anterior.

Lea también: El cash-back y corresponsales financieros, opciones para cuando falta dinero en cajeros

Comentarios