Opinión > Elecciones

Tras las internas viene el debate de propuestas concretas, ¿o no?

Todos los temas económicos de fondo que supuestamente se van a tocar en la campaña se reducen a uno solo: la creación de trabajo

Tiempo de lectura: -'

09 de julio de 2019 a las 08:03

La primera parte del título se escucha hasta el bostezo, repetida como una leyenda urbana. Aunque es dudoso que se debatan los grandes temas en profundidad. Para desarrollar el concepto esta nota se concentrará en un aspecto que resume todos los demás: la preservación y creación de empleo. Más precisamente de empleo formal y privado, el único que no termina castigando con sus costos a toda la sociedad. 

El crecimiento sostenido del empleo es condición para promover el consumo legítimo, (sin subsidios ni dádivas ni puestos públicos) el aumento del bienestar, la inserción social que hace a la educación y a la dignidad y aleja la marginalidad precursora de la inseguridad. ¿De eso se hablará en la campaña? O al menos, ¿qué propuestas se harán para evitar la continuidad de su destrucción? El trabajo no se genera con medidas, exoneraciones, compensaciones, raras y negociaciones del estado con empresas que nadie saben en qué nuevo desastre terminarán. El trabajo se crea con menos leyes e imposiciones. Con más transparencia y competencia. Atrayendo inversión, que no se logra con zonas francas, sino desregulando, respetando los derechos, con libertad, menos gasto e impuestos, menos tomas y paros. Sin el estado haciendo de VAR inapelable en la discusión laboral.  Un caso como el de Montevideo Gas desanima más inversiones que las que atraen todas las desgravaciones y declamaciones. 

¿Quién entonces propondrá en los debates estos cambios para lograr más empleo imprescindible? Difícil creer que el PN o el PC se atrevan a proponer lo que hay que hacer, más allá de lo que han dicho hasta ahora. Por su parte el FA, con la tutoría del PIT-CNT, seguirá enarbolando la defensa de sus conquistas sin dar un paso atrás en la forma de negociación colectiva, que hace desaparecer a las empresas y al empleo y de paso condena a los trabajadores al infierno de la economía negra. 
No es fácil imaginar estos temas debatiéndose francamente ante el electorado y las negatividades que provocarían. La idea agitada por el gobierno y algunos economistas de ampliar el Impuesto al Patrimonio para gravar el ahorro o la herencia, sea con excusas ideológicas o por urgencias concretas, crea con su solo enunciado más desinversión y desempleo que cualquier otro fenómeno endógeno o exógeno. Gravar un stock para financiar un flujo es llanamente una irresponsabilidad, más allá de otras consideraciones. Un cortoplacismo dañino que puede tener serias consecuencias y las tendrá. ¿Lo propondrá el FA como un proyecto entusiasmante y de grandeza? 

El tratado con la UE, tema del momento, que tiene una relación directa con el empleo y la inversión, ¿será discutido a fondo en los debates y merecerá una definición contundente en las plataformas?  ¿Podrán los partidos entusiasmar al electorado con algún sueño que se forje a partir de este acuerdo que obliga a revisarlo todo? Rememoro al presidente Batlle abogar por la derogación de la cláusula 32 del Mercosur para salir a firmar tratados con todo el mundo. ¿Propondrá el PC aprovechar este tratado para empezar a cumplir el sueño de Jorge o tendrá miedo de perder votos si propugnan los ajustes que permitan competir? ¿Se instará a hacer del tratado la idea fuerza que movilice un cambio copernicano, como quiere Brasil, o se dejará licuar el entusiasmo como ya está haciendo el prebendarismo argentino descalificando a Europa como socio adecuado? 

¿Se atreverá el FA a sostener, como propone su tutor, el PIT-CNT, que el explosivo tema de las jubilaciones se soluciona aumentando el aporte patronal? Sería auspiciar una inmediata retracción de la demanda de empleo. ¿Y osará el PN proponer una reducción en la tasa de substitución (remuneración) de las nuevas jubilaciones? ¿Defenderá alguien una prórroga en la edad de jubilación? Seguramente, todos terminarán mascullando la creación de una comisión para desarrollar una política de estado. O sea, nada. 

El trabajo estará en primer plano en el próximo quinquenio. Unido férreamente a la xenofobia incipiente que ya preocupa a algunos expertos. El temor-odio a los inmigrantes germina cuando los países son incapaces de generar empleo. Entonces el extranjero es el enemigo. Uruguay puede transformarse en un país de inmigrantes que vengan a disputarle sus empleos menos sofisticados a los asalariados y simultáneamente de emigrantes, los jóvenes orientales que busquen empleos de mayor calidad. Paradójicamente, la supuesta defensa a ultranza de los derechos del trabajador, como ya ocurre en muchos casos, propende y fomenta, además, el trabajo en negro, el mayor daño que se puede hacer a un trabajador y a una economía. 

Semejante tema, ¿será debatido, despiezado, escudriñado en el proceso electoral, o la dialéctica se limitará a estupideces similares a la promesa hueca y al boleo de generar 100.000 empleos o a la concepción del trabajo como una lucha de clases con una misión histórica contra el capital y la riqueza, que no prosperó en ninguna parte? 

No debería pedírseles a los políticos de estos lares lo que no están haciendo los políticos en el mundo, para ser justos. Ni esperar que fuercen a la sociedad a hacer lo que no tiene muchas ganas de hacer, acostumbrada a ser arropada por el estado e insegura de su propia capacidad para enfrentar el futuro. Por eso cabe recomendarle al lector que no se ilusione con el supuesto debate. Los sistemas democráticos ya no se ocupan de entusiasmar a los ciudadanos con sus proyectos y prédicas. Sólo les interesa conseguir sus votos fomentando los miedos, apetitos y odios básicos, los resentimientos y grietas. En ese marco, el escepticismo es la vacuna del individuo contra la desilusión.  

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...