Estilo de vida > PATRIMONIO

Un cementerio con historias que cobran vida

Desde cartas de amor anónimas hasta los orígenes del fútbol nacional se pueden encontrar en el cementerio Británico, que será sede de un encuentro enfocado en el turismo necrológico en 2017

Tiempo de lectura: -'

07 de noviembre de 2015 a las 05:00

Ni almas en pena ni fantasmas. En el cementerio Británico lo primero que aparece son las historias de las personas enterradas, donde hay tantas nacionalidades como anécdotas. Allí se puede hacer avistamiento de aves, recorridos enfocados en la flora del lugar, en la historia del fútbol uruguayo o de los artistas sepultados entre los caminos que articulan sus cuatro hectáreas y media.

Este cementerio será la estrella en 2017, cuando Montevideo sea la sede del XVIII Encuentro Iberoamericano de Valoración y Gestión de Cementerios Patrimoniales. El evento, que este año reunió a unas 400 personas de 17 países en Lima, Perú, es organizado por la Red Iberoamericana de Cementerios Patrimoniales y busca resaltar el valor de los cementerios como parte del patrimonio histórico de los diferentes países y también como parte del turismo de una ciudad o país.
A pesar de que el cementerio se mantiene activo hasta hoy, su historia se remonta a 1828, antes incluso de que Uruguay fuera una república. Un paseo por entre las lápidas y los sepulcros es un viaje a través de diferentes personajes –más o menos conocidos– que forman parte de la historia del país.

Cementerio Británico
Hay 55 nacionalidades diferentes entre quienes están enterrados en el cementerio
Hay 55 nacionalidades diferentes entre quienes están enterrados en el cementerio

A la tierra vuelve

Disidentes, protestantes o herejes. Todo aquel que no estuviera bajo el ala de la Iglesia Católica romana y que por ende no tuviera un lugar en un camposanto católico era enterrado en el cementerio Británico. Esto tiene como resultado una concepción diferente de la muerte, no como un final, sino como un comienzo, explicó el gestor cultural de la institución, el arquitecto Eduardo Montemuiño.

Armenios, libaneses, rusos de la época zarista, griegos ortodoxos, alemanes o italianos; el cementerio conjuga una mezcla de nacionalidades, épocas y creencias que además pertenecen a tiempos en los que algunos de estos países ni siquiera se habían conformado.

"Eso hace a una concepción de cómo vivimos la muerte. Porque para el rito católico romano hay más sufrimiento. Cristo fue crucificado mientras que aquí, luego de la reforma, hay un concepto diferente de expresión de la vida y la muerte como una continuidad", indicó Montemuiño.

Cementerio Británico
Sailors Corner, donde está enterrado el personal militar naval especial. Algunos fallecieron en la Batalla del Río de la Plata
Sailors Corner, donde está enterrado el personal militar naval especial. Algunos fallecieron en la Batalla del Río de la Plata

No hay mejor forma de comprobarlo que con una mirada a la disposición de los sepulcros: poco gris y mucho verde. Las lápidas están sobre el césped y en muchos casos cubiertas por la vegetación, que es sometida a un cuidado digno de los británicos. Hay más de 40 variedades diferentes de rosas y árboles cuyas ramas se controlan con excesivo detalle, pues una caída puede ser fatal para el arte que acompaña a los que descansan.

En este cementerio incluso hay un árbol que funciona como memorial. A la entrada, al costado de un camino de rosas, se puede ver un palo borracho que fue plantado en honor a John Wood, un aviador fallecido en la Segunda Guerra Mundial.

Cómo mover un cementerio


La primera ubicación del cementerio fue en una zona central de la capital, donde está ubicada nada más ni nada menos que la intendencia. La intersección entre las calles 18 de Julio y Ejido solía ser lugar de entierro de cientos de personas. Fue por entre 20 y 25 mil libras esterlinas que el gobierno de Máximo Santos compró el terreno, según dicen las crónicas de la época.

La mudanza de féretros, lápidas, mausoleos de mármol y restos hacia el Buceo sucedió entre 1884 y 1886. Un total de 20 carretas se encargaron de hacer el traslado hacia lo que en esa época era las afueras de la ciudad.

Cementerio Británico
El origen de varias de las estatuas que se encuentran en el cementerio es todavía un misterio
El origen de varias de las estatuas que se encuentran en el cementerio es todavía un misterio

Lo que determinó el traslado del cementerio no fue solo el afán de Santos por construir un palacio de gobierno. Las enfermedades como la fiebre amarilla y el cólera que llegaban con los barcos e inmigrantes que venían a asentarse al país, se extendían entre los pobladores de aquella ciudad del siglo XIX y dificultaban su convivencia con la necrópolis.

"Acá está la historia de nuestras vidas; nos construyeron como país” dijo Eduardo Montemuiño

El despliegue debe haber sido digno de ver. Algunas de las piezas de mármol pesaban demasiado para las carretas de la época y el trabajo de quienes hicieron el traslado debía ser lo suficientemente cuidadoso como para mantenerlas en buen estado, lo suficiente como para sobrevivir otros 130 años, que es lo que llevan enterradas en su ubicación actual.

Un paseo cultural


Para la administradora del cementerio Británico, Marta García, la propuesta de Montemuiño de transformar la necrópolis en un museo a cielo abierto implicó un cambio de paradigma. "Lo tomé como un nuevo desafío y una faceta absolutamente distinta a lo que puede ser la diaria de una necrópolis. Nos pusimos más creativos", explicó García, que lleva vinculada con el lugar 25 años.
Así fue como surgieron los Encuentros a la puesta del sol, que son recorridos en diferentes circuitos por todo el cementerio. Este año es el tercero en que se realiza la actividad, que también se suma al Día del Patrimonio y Museos en la Noche (ver recuadro).

Cementerio Británico
Eduardo Montemuiño, gestor cultural del cementerio
Eduardo Montemuiño, gestor cultural del cementerio

"Lo más atractivo que tiene es que revaloriza las historias de vida que hay dentro de un cementerio, muy contrariamente a lo que se podría pensar en primera instancia, que el cementerio es un lugar lúgubre y de sufrimiento" , apuntó, y agregó que se trata de una lectura distinta que aprovecha el valor histórico de las personalidades que yacen allí. "Que no se vea a los cementerios como depósitos sino como lugares que pueden ser recorridos para aprender muchísimo".

Historias de vida


Cuando descubrieron al escocés John Harley jugando al fútbol en Argentina, inmediatamente quisieron traerlo a Uruguay. Así fue que se convirtió en el primer técnico de la selección uruguaya de fútbol en 1909 y el inventor del pase "cortito y al pie", que se contrapone con el juego aéreo y de pase largo que los ingleses habían traído al país. "Y eso cambia para siembre nuestro fútbol", narró Montemuiño. Harley no es el único vinculado al mundo futbolístico enterrado en el cementerio y, de hecho, hay todo un circuito que propone conocer las historias.

Además del Sailors Corner, lugar de enterramiento de personal militar naval, también hay un sector industrial, donde están sepultados los empresarios que fundaron varias empresas en el país. Están los fundadores de lo que hoy se conoce como frigorífico Anglo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Cementerio Británico
Tumba de Samuel Fisher Lafone, empresario con gran influencia, especialmente en el barrio La Teja
Tumba de Samuel Fisher Lafone, empresario con gran influencia, especialmente en el barrio La Teja

Se puede encontrar también la tumba de la escritora Armonía Sommers, de Thomas Tomkinson, empresario del ferrocarril y que introdujo los eucaliptos a Uruguay, y del industrial Samuel Fisher Lafone. Incluso hay una carta de amor de una mujer desconocida a su marido fallecido en 2013, que puede ser un interesante descubrimiento para quien tome un mapa del cementerio y se dedique a explorar.

El gestor cultural afirmó: "Nunca nadie pidió ser patrimonio. Es un concepto más contemporáneo a través de las concepciones de la Unesco, y lo que estamos haciendo cuando hablamos de patrimonio funerario es una puesta en valor de una lectura histórica. Acá está la historia de nuestras vidas; nos construyeron como país".

Para conocer

CIRCUITOS. Una vez por mes el cementerio Británico organiza los Encuentros a la puesta del sol, en los que diferentes expertos dirigen un paseo por el lugar y cuentan sus historias dentro de un mismo foco.

POR LA NOCHE. Las visitas también se han organizado luego de la puesta del sol, lo que cambia totalmente la experiencia. El cierre de este año, que se realizará el 11 de diciembre entre las 20 y las 24 horas contará, a las 21 horas, con la presencia del escritor Diego Fischer, quien presentará su libro Tres hombres y una batalla.

BOTÁNICO. El próximo 28 de noviembre a las 15 horas habrá un recorrido que se enfocará en las variedades de especies vegetales que hay dentro de los muros de l cementerio.


REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...