Fútbol > LA HISTORIA SE REPITE

El Tanque Sisley tampoco juega en la B: debe más de US$ 2.000.000

La deuda que mantiene el club con Danubio por el pase de Ardaiz fue el detonante para que se repita lo del año pasado, por lo que el conjunto fusionado otra vez quedará sin competencia

Tiempo de lectura: -'

16 de abril de 2019 a las 05:02

“Fue como recibir una puñalada”. Así comenzó el diálogo Luis “Tiburón” Duarte, el técnico hasta el lunes de mañana de El Tanque Sisley que –al igual que el año pasado– no jugará en el fútbol profesional, en este caso, en el Campeonato Uruguayo de la Segunda división en el que había descendido automáticamente en 2018 por no presentarse al de Primera por una deuda impagable.

El mismo presidente de entonces, Fredy Varela, se presentó en la mañana del lunes en el vestuario del estadio Víctor Della Valle en donde estaba todo el plantel. Primero le comunicó la noticia a Duarte y luego a los jugadores.

“Muchachos, no se cambien porque no vale la pena seguir entrenando. No vamos a poder presentarnos este año tampoco porque no nos alcanza el dinero que debemos abonar por las deudas”, les dijo Varela.

La deuda de € 1,5 millones que existe con Danubio por el pase de Joaquín Ardaiz fue el detonante. El viernes hubo una reunión entre Della Valle y Varela con el presidente danubiano Jorge Lorenzo, el vice Adrián Franco, el secretario Germán Gómez y el abogado asesor Francisco García y no se llegó a un acuerdo.

El contratista argentino Marcelo Simonian fue quien compró la ficha de Ardaiz a Danubio –en enero de 2016–, que por entonces pidió € 2,5 millones. Simonian pagó € 1 millón y firmó dos vales por el saldo que nunca abonó. Como las personas físicas no pueden ser dueñas de fichas a expreso pedido de FIFA, se lo cedió a El Tanque, al que supuestamente le iba a comprar la Sociedad Anónima Deportiva (SAD), algo que nunca sucedió. Por lo tanto, como Danubio hizo el contrato con El Tanque, hoy intima al fusionado a que le pague la deuda por el futbolista.

Insólitamente, El Tanque nunca recibió un peso por Ardaiz, quien además nunca jugó en el club.

“Danubio quiere cobrar la deuda de 1,5 millones, por eso intimó a El Tanque”, dijo Claudio Dadomo, quien se desempeñaba este año como gerente deportivo, a Referí.

Por aquel entonces, Ardaiz fue contratado por Chiasso de la Segunda de Suiza –en el que no jugó– y fue cedido a Royal Antwerp de Bélgica.

Cuando Ardaiz dijo que solo Pablo Bentancur lo representaría, este empresario llegó a un acuerdo con El Tanque para comprarle la SAD y pagar la deuda que había por el pase del jugador con el club, unos € 300 mil.

Se había firmado un preacuerdo que mandaría un porcentaje por Ardaiz y otro por la sociedad anónima, pero Bentancur no contestó.

 El Tanque no tiene cómo conseguir el dinero que exige Danubio desde hace un par de años. Además, las deudas con los futbolistas profesionales anteriores ronda los US$ 350 mil, a lo que hay que sumarle una buena suma que adeuda a los entrenadores, entre ellos, Julio César “Tola” Antúnez. A estos se les debe unos US$ 250 mil aproximadamente.

Por lo tanto, entre las deudas de Ardaiz, los futbolistas, los técnicos y la AUF, El Tanque debe conseguir más de US$ 2 millones.

 “A los jugadores con deudas les avisé del arreglo con Bentancur en su momento y ahora hoy (el lunes) tuve que avisarles que los números no daban y el club no participa de la Segunda división”, agregó Dadomo, quien además de ser gerente deportivo, el año pasado era jugador del club, por lo que también le adeudan dinero.

Según explicó, los futbolistas demostraron “amargura, ni siquiera calentura por no cobrar las deudas. En cuanto a los de este plantel, que son unos 26, todos los que estaban entrenando tenían una cara de tristeza, porque se quedaron sin trabajo, no se consigue club, hay muchas instituciones complicadas. El fútbol está complicado, pero con un equipo al menos la podés pelear”.

Un vestuario devastado

El técnico Luis “Tiburón” Duarte, contó a Referí que el lunes estaban en el Della Valle e iban a ir a la playa a seguir entrenando cuando Varela cortó todo.

El plantel está entrenando desde el 25 de febrero pasado y nadie ha cobrado nada aún.

“Fue un momento muy difícil y triste. Los gurises quedaron muertos”, explicó el entrenador.

El Tanque aún tiene una ínfima posibilidad de jugar, pero en la ex C. Para ello, deberá pagar las deudas con los futbolistas del año pasado –no con los técnicos– y creen que eso se puede conseguir con algún préstamo de la AUF.

El torneo de la B empieza el sábado 27 y el martes que viene, el 23, se va a desarrollar el sorteo del fixture, por lo que tanto futbolistas como técnicos se enteraron casi una semana antes del mismo que no iban a participar.

El Tanque sí está obligado a jugar en Cuarta y Quinta B, porque, de no hacerlo, serían dos años sin competir, por lo que quedaría automáticamente desafiliado de la AUF.

Para poder hacerlo, tendrá que pagarle las deudas –o refinanciarlas– con los técnicos de esas divisionales del año pasado, Luis Duarte y Pablo Segredo.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...