Estilo de vida > Espacios Públicos

Vecinos de Villa Biarritz están molestos por remodelación del parque, en medio del debate por espacios públicos

Quienes viven en el barrio rechazan la supresión de los espacios verdes en la remodelada zona de juegos infantiles

Tiempo de lectura: -'

09 de julio de 2019 a las 05:01

“Una ciudad necesita pulmones para respirar. Los parques y los jardines, las calles arboladas y los maceteros de las ventanas hacen mucho más que embellecer nuestros paisajes de cemento. (...) No se trata solo de compensar las emisiones de carbono o de disponer de un lugar al que ir de picnic los días de buen tiempo, sino de mantener una relación simbiótica fundamental entre el ser humano y la naturaleza. Cuanto menos contacto estamos con ella, menos natural es nuestro comportamiento”.

En mayo de este año, El País de Madrid lanzó un especial sobre la vida en las ciudades y cómo estas debían adaptarse a las nuevas necesidades del mundo contemporáneo. Se puso en tela de juicio cuán aptas son hoy las urbes, teniendo en cuenta que a mitad del siglo se estima que siete de cada diez personas vivirán en ellas. El extracto que abre esta nota es uno de los diez mandamientos que el medio, a partir de la opinión de especialistas, elaboró para la “ciudad habitable”. Del 1 al 10, la disponibilidad del verde está ubicada en el primer lugar.

Desde hace algunas semanas, los espacios públicos en Montevideo están sujetos al debate ciudadano. El más sonado hasta ahora fue el de la Plaza Zabala. Los polémicos bancos fueron comentario de vecinos, visitantes de la Ciudad Vieja, urbanistas y medios. Hubo personas que se indignaron, otros que apoyaron, pero la cuestión es que se habló y mucho. La urbanización estuvo en discusión y trascendió a quienes probaron los asientos de la discordia in situ.

Ahora surgió una nueva discusión, aunque por el momento de menor escala. El jueves pasado se inauguró en el parque Villa Biarritz una readecuación de la zona de juegos infantiles, una porción del lugar que estaba bastante deteriorada. La obra comenzó a principios de año y su ejecución demandó varios meses de trabajo. Según publicó El Observador el 10 de junio, el proyecto tuvo un costo de $ 11.920.539 y la Intendencia de Montevideo lo financió con fondos departamentales a través de una licitación.

Antes de que la obra se completara ya existían algunas quejas de los vecinos por los retrasos. En el cartel que adelantaba el proyecto se proponía un lapso de 65 días, pero al final se terminó concretando en más de 120. En esa misma nota de El Observador, varios vecinos de la zona del parque criticaron el obstáculo que el proyecto demorado significó para el barrio. Ahora que la obra está terminada, algunos siguen disconformes.

Uno de ellos es Marcello Figueredo, periodista y vecino, que publicó un extenso hilo en su cuenta de Twitter enumerando las contradicciones y malas resoluciones que, a su juicio, se tomaron para la remodelación. Algunos de sus planteos tienen que ver con la cantidad de hormigón utilizada, el rediseño de los senderos, la polución visual que generan algunos de los colores elegidos y el cercado perimetral. Pero sobre todo la eliminación del verde, que en algunas partes fue sustituido por cemento.

“El daño perpetrado al paisaje del barrio es contundente. El parquicidio se aprecia mejor desde lo alto: una gran caries multicolor en medio de un espacio verde que la ciudad debería cuidar y respetar. No maltratar de esta manera”, escribió al final, junto a dos fotografías tomadas desde uno de los edificios linderos. Figueredo puso como ejemplos de sus reclamos a algunos parques del mundo en donde el verde se integra a los juegos infantiles.

Consultado sobre su publicación, Figueredo aseguró que él no habló como urbanista ya que no lo es, sino en calidad de vecino. “No estoy formalmente representando a nadie, pero estoy seguro de que represento el sentir de los vecinos con los que hablo y convivo. Estamos disgustados”, comentó.

“En este momento no voy a salir a hacer ninguna campaña de juntar firmas, pero sí quiero contagiar el espíritu crítico. Estoy muy preocupado por el desprecio estético con el que está siendo tratada Montevideo. El antecedente inmediato de la plaza Zabala es gravísimo y ahora se suma esto. Nosotros teníamos un parque y el parque no existe más, lo que existe es una explanada seca”, aseguró.

Pablo Rafuls es otro de los vecinos que está preocupado por las reformas. Según comentó a El Observador, esperó a la finalización de las obras con “expectativa”, pero ahora ve el resultado con “desilusión y preocupación”. “Es preocupante, como usuario y como vecino. No conozco a ningún usuario del parque, de ahora o de siempre, que haya quedado conforme. No es encontrarle un problema en particular, es que realmente es muy triste lo que pasó porque el parque como estaba no existe más y la solución que tenemos es dolorosa. Por eso hay preocupación y ganas de hacer algo”, dijo.

El pasado viernes a la tarde, Rafuls se reunió con Álvaro Paciella, director de Espacios Públicos de la Intendencia de Montevideo, para trasladarle algunos de los planteos de los vecinos.

“Ellos reconocieron que la obra no había sido del gusto de los vecinos y que habían recibido una buena cantidad de quejas y de protestas. Entendieron que desde hace mucho tiempo se pedía que se hiciera algo. Se comprometieron a evaluar el funcionamiento del parque y de los juegos para la primavera, y con base en eso tomar decisiones. Me fui con la sensación de que el reclamo se iba a atender”, concluyó.

Desde el municipio

El alcalde del Municipio CH, Andrés Abt, publicó el viernes una carta en la cuenta de Twitter institucional en la que aseguró que las obras realizadas en Villa Biarritz distan de la visión que vecinos y el propio municipio dieron antes de comenzar la refacción.

"Este espacio dejó de lado nuestra visión y la de los vecinos y vecinas de la zona. No se contemplaron ni se articularon las obras con nuestro municipio y se terminó abriendo un espacio rengo que muestra, una vez más, la falta de diálogo y contacto de la IMM con el territorio. El proyecto, el presupuesto, la licitación y la construcción de este espacio fue en su totalidad realizado por la Intendencia de Montevideo. Creemos que cuando se habla de construcción colectiva (...) debe involucrar todas las visiones", escribió el alcalde.

Visión de arquitecto
Consultado sobre las obras del parque, el arquitecto y expresidente de la Comisión de Patrimonio William Rey dijo que desde el punto de vista del diseño la remodelación le parece adecuada, si bien coincidió en que la falta de verde podría llegar a notarse. “Cuando las cosas están mal, están mal, como en plaza Zabala, pero esto está bien. Creo que en conjunto es una mejora respecto a lo que había. El cierre perimetral quedó muy bien, se hizo con buen diseño. Hay una inversión en los juegos también. Puedo coincidir en que podría haber un poco más de verde de lo que hay, pero es una calificación para el parque”, dijo.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...