Nacional > CIUDAD VIEJA

Vecinos indignados: presentarán carta de queja a la IMM por reformas en la plaza Zabala

La comuna eliminó una de las vías de la circunvalación Durango, que rodea a la plaza, para colocar varios bancos y nuevo arbolado

Tiempo de lectura: -'

14 de mayo de 2019 a las 05:02

Los vecinos de la plaza Zabala emitieron este martes una carta dirigida a la Intendencia de Montevideo (IMM) para reclamar por las reformas que está llevando adelante la comuna en esa zona de la Ciudad Vieja, donde se dispuso eliminar una vía de la circunvalación Durango para aumentar el área peatonal. 

En la carta, a la que accedió El Observador, los vecinos piden la remoción del mobiliario que se instaló al costado de la plaza.

"Este nuevo equipamiento, compuesto por toscos bancos y jardineras, resulta por demás pesado para ese lugar y violenta el refinado diseño realizado a fines del siglo XIX por Édouard André –célebre técnico francés de conocida actuación en los parques parisinos–, cuya propuesta conserva hasta hoy su plena belleza y vigencia", señala el texto.

En el área perimetral de la plaza Zabala la intendencia comenzó el pasado 6 de mayo a colocar una serie de bancos para instalar lo que será una nueva área peatonal en la Ciudad Vieja. El objetivo, según afirma la comuna en el sitio web de Montevideo Mejora, es "aumentar el área de circulación peatonal, junto a las aceras frente a la plaza". "A su vez, disminuyen los lugares para estacionar, aumentando así el área peatonal, dándole continuidad al sistema de calles peatonales y mejorando las condiciones ambientales", agrega la comuna.

La inversión estimada para este proyecto es de $ 15 millones (unos US$ 429 mil) y, según Montevideo Mejora, resta que se coloquen los bolardos y la pintura en el pavimento. 

Sin embargo, los vecinos mencionan en la carta que "el mobiliario urbano que allí se está instalando no genera ningún diálogo con la plaza ni con los edificios que la enmarcan. Es más, estropea su imagen y entorpece su funcionamiento, creando problemas que atentan contra sus cualidades patrimoniales". "Y resulta, además, redundante: no encontramos razón alguna para que los usuarios de este espacio público prefieran sentarse en los nuevos bancos –que además son sumamente incómodos–, mirando hacia el costado de la plaza o hacia las puertas de los edificios, en lugar de ocupar los bancos de la propia plaza o su césped, bajo la sombra de sus espléndidas magnolias, como lo hacen habitualmente", agrega.

En cambio, remarcan que se priorice el mantenimiento de la plaza, como por ejemplo los canteros, los bancos, las rejas, la fuente de hierro. 

Una de las vecinas de la zona, Chichila Irazábal, que además integra uno de los grupos de vecinos que se formó a raíz de esta obra, aseguró a El Observador que la IMM actuó con "prepotencia" respecto a este tema y que los vecinos están "consternados". Irazábal recordó que hace dos o tres años hubo una serie de asambleas entre los vecinos de la zona, el municipio y el departamento de Espacios Públicos de la intendencia, que en ese entonces estaba liderado por la arquitecta Patricia Roland. 

En esas reuniones se plantearon dos proyectos para la plaza Zabala. Uno de ellos consistía en emparejar toda la calzada a nivel de la vereda, pero fue descartado. El otro, igual al proyecto que se está desarrollando ahora, consistía en delimitar espacios con pintura y poner bancos en la circunvalación Durango, aunque el modelo de estos no era igual a los que se están colocando ahora. 

Los bancos, describió Irazábal, son "muy voluminosos" y ocupan un "espacio impresionante". Además, consideró que serían apropiados para otro punto de la ciudad pero no para un rincón de Montevideo tan característico como ese. En las reuniones que se hicieron hace un tiempo los vecinos plantearon sus reparos respecto a estas reformas. Uno de ellos, un ciudadano suizo que tiene varias propiedades en la zona, planteó la incongruencia de poner bancos fuera de la plaza para "mirar los bancos de la plaza", narró Irazábal. "Es un sinsentido poner un espacio público donde ya hay uno", manifestó la mujer que desde hace 20 años vive sobre la plaza Zabala.

Además, los vecinos plantean que antes de fijar como prioridad esta reforma a nivel del espacio público, la comuna debería priorizar el mantenimiento de la propia plaza Zabala. "Esa es la queja de los vecinos", argumentó Irazábal, quien agregó que esta es la primera plaza que ven los turistas cuando llegan a Montevideo.  

La supresión de una de las vías de la circunvalación también afecta al estacionamiento, ya que ahora quienes residen en la zona tampoco podrán dejar sus vehículos ahí. Los edificios que rodean a la plaza, por ser de época, no cuentan con estacionamientos para cada una de las unidades, por lo que hay una treintena de vecinos que dejaban a sus autos en la calle durante la noche. "No se va a poder estacionar y van a dejar una sola parte de la cuadra para hacerlo. No es suficiente porque hay unos 28 autos que quedan acá en las noches", agregó la vecina. 

"No entendemos el porqué de este proyecto. Además, lo feo... Esos bancos no tienen nada que ver con el entorno", señaló Irazábal y se quejó de que la comuna haya actuado con "prepotencia" al no escuchar los reclamos de los vecinos durante las asambleas. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...