Cargando...
El vicepresidente de Ancap en su oficina del edificio central de la empresa.

Economía y Empresas > Entrevista a Diego Durand

Vicepresidente de Ancap: “No parece ser transparente que quienes tengan piscina estén recibiendo un subsidio del Estado"

Durand habló sobre el subsidio del supergás y del nuevo sistema de fijación de precios de los combustibles: “No hacemos caja y manejamos un precio internacional justo”, aseguró  

Tiempo de lectura: -'

20 de julio de 2021 a las 05:03

Por Miguel Noguez y Andrés Oyhenard

El vicepresidente de Ancap, Diego Durand se refirió a la situación financiera del ente y a la puesta en marcha del nuevo mecanismo de fijación de las tarifas de los combustibles basado en el Precio Paridad de Importación (PPI), que debutó con dos subas consecutivas. “Hay una tendencia al alza del Brent, pero no hay nada definido. Mañana puede bajar, y si  baja, a la población le van a bajar los combustibles. Hoy hay una transparencia de un precio justo”, dijo. Por otro lado, el jerarca considera que debería revisarse el subsidio al supergás cuyo costo millonario hoy pesa sobre las espaldas de la empresa estatal. “El más necesitado no debería tener aumento en la garrafa. Ahora, hay lugares que con este subsidio que paga Ancap utilizan gas para calefaccionar una piscina”, afirmó. Lo que sigue es un resumen de la entrevista que Durand concedió a El Observador.

Usted viene del sector privado. ¿Con qué se encontró en Ancap? ¿Le sorprendió algo de la estructura, del funcionamiento?
Me encontré con burocracia, excesiva estructura, y dificultades que había que encontrar la forma de optimizar y gestionar. Nunca podés asimilar una empresa pública a una empresa privada, porque son totalmente distintas y cada una tiene formas de actuar distintas. En Ancap nos encargamos de aspectos sociales que no hacen al core (referencia a aquellas actividades principales -refinado de combustibles en este caso- que le brindan una ventaja competitiva frente a otras del mismo giro) de Ancap, pero que históricamente forman parte de la contribución social que hace la empresa al país.

¿Tiene alguna posición tomada sobre rever ese rol social de Ancap?
Alguien lo tiene que hacer, históricamente ha sido así, y es algo que nos excede como Directorio. Es un tema de política nacional, de política de gobierno. Tal vez hay algunas cosas que tendría que hacerlas el Poder Ejecutivo y tal vez no Ancap. Con la nueva ley (por la Ley de Urgente Consideración) Ancap debe mirar esencialmente el refinado, esencialmente el negocio, y tiene otras cuestiones que hoy siguen estando en Ancap que nosotros hacemos el máximo esfuerzo por hacer una buena gestión, por optimizar.

Durand habló sobre el nuevo mecanismo de fijación de tarifas.

¿Cómo define la situación financiera de la empresa?
No está en riesgo el patrimonio de la empresa. Ancap tiene caja. Hemos pedido financiamiento, pero todavía no se nos ha otorgado. Lo hemos solicitado para tener una cobertura y en ocasión de necesitarlo acudir a ello. Ese financiamiento no es como pasó con la capitalización de los US$ 663 millones (en 2015) que tuvo que recibir Ancap por pérdida de patrimonio. Todas las petroleras requieren tener capital de giro para poder pagar los embarques. Cada embarque son US$ 75 millones. Nosotros queremos tener una cobertura de un embarque y medio. Es la línea de contingencia por US$ 100 millones que pedimos (con el BROU), y aparte tenemos un adicional de US$ 40 millones. Otra cosa, si analizamos los tres años de mantenimiento de los precios de los combustibles estamos por debajo del salario real y si lo llevamos a IPC también. A veces no entendemos que los precios son precios internacionales que se regulan por el mercado internacional. Y es también valor del dólar. Nosotros compramos en dólares, pero recibimos pesos, y eso es lo que nos cuesta equilibrar en las finanzas de la empresa. Hoy no se puede proyectar qué va a pasar con el crudo, ninguna petrolera del mundo lo puede hacer. Hay una tendencia al alza del Brent que se podría mantener en US$ 76, pero no hay nada definido. Mañana puede bajar, y si  baja, a la población le van a bajar los combustibles. Hoy hay una transparencia de un precio justo (por el Precio de Paridad de Importación). Después cuando uno vaya a la estación va a haber precios diferenciales y va a haber una competencia sana a través de las distribuidoras y los concesionarios.

El nuevo esquema propuesto para el mercado de combustible supone un desafío importante para Ancap en materia de eficiencia. ¿Qué tan preparada ve a la empresa para enfrentar este nuevo escenario?
La metodología lo que le da a la ciudadanía es transparencia y le va a dar beneficios a los usuarios. Y a su vez hay que ajustarlo a la gestión de la empresa. La empresa tiene que abocarse a la gestión aguas adentro de Ancap para lograr eficiencia. Si se analiza el PPI entre el 2015 y 2019, la ciudadanía puso US$ 450 millones en precio del combustible que lo puso de su bolsillo, aparte de los US$ 663 millones de la capitalización que recibió Ancap desde el Estado. En aquel momento el crudo bajaba y los precios de los combustibles se mantenían constantes o a la suba. Antes se hacía caja fácil y se podía tener más espalda en ese sentido. Hoy pensamos en el usuario y en la gestión hacia adentro, en la optimización y en llegar al equilibrio de la empresa. Como petrolera pública su rol debe ser la mayor eficiencia hacia resultados para la gente.

Diego Durand integra además el Comité de Auditoría de la empresa.

¿Ancap tiene conocimiento sobre alguna propuesta del Poder Ejecutivo para la revisión del subsidio al supergás?
El subsidio al GLP (supergás) significan entre US$ 70 millones y US$ 90 millones año. Ese subsidio forma parte del rol social de Ancap. Yo como director entiendo que al usuario final, al más necesitado, no se le debe tocar el subsidio. Debería haber una corrección por el costo que le significa a Ancap. Se puede hacer un precio diferencial. El más necesitado no debería tener aumento en la garrafa. Ahora, hay lugares que con este subsidio que paga Ancap utilizan gas para calefaccionar una piscina. Todos pagan el mismo precio. No pareciera que quienes tienen una mejor posición económica requieran un subsidio del Estado. Ahora, aquellos que están en una posición más difícil sí tienen que tenerlo.

¿Y en la práctica cómo se hace?
Es una hoja de ruta, pero todavía no está definido. Si hablamos de combustibles justos y transparentes también tenemos que hablar del GLP. No parece ser transparente que quienes tengan piscina o un buen pasar estén recibiendo un subsidio del Estado.

¿Y respecto a la mezcla de biocombustibles?
Tiene un costo importante para Ancap. No hay nada definido.

¿Usted es partidario de eliminar el biodiésel en el gasoil?
Hay que tender a buscar mecanismos que lleven a beneficiar al usuario y que tenga menos costos al momento que va al surtidor. Yo soy tendiente a que hay que hacer cambios para lograr resultados. Si el biodiésel está en las condiciones actuales es muy difícil que podamos tender a bajar precios o a mantener el PPI, y a un x (sobreprecio) tendiente a 0. La política del gobierno puede decir que dejamos el biodiésel o que negociamos porque hay un contrato vigente. Es algo que nos excede a nosotros. Sí decimos que es un costo importante para Ancap que hace pesada la situación de las finanzas. ¿Para Ancap sería necesario tender a 0? Sí.  Que se vaya a hacer es otro tema. Hay un contrato vigente y los contratos se respetan o en todo caso se renegocian.

¿Cómo están lidiando con las restricciones para el llenado de vacantes?
En el pasado se hacía caja con el dinero de la gente. Nosotros no hacemos caja y manejamos un precio internacional justo. En esa línea también tenemos que lograr optimizar la empresa en los Recursos Humanos. En esa línea tomamos decisiones sobre el cierre de comedores porque no era eficiente, manejamos viandas. Tomamos decisiones sobre el teletrabajo que significó ahorros para la empresa y  a su vez atender una pandemia. Hemos atendido todas las circunstancias de los planteos de trabajadores. En pórtland hemos hecho alguna variable para poder optimizar, para que existan turnos. Y también con operadores de refinería. Venimos cumpliendo con las medidas y no tenemos dificultad.

¿Y en el tema inversiones cómo se están manejando?
Si hablamos de cuidar los gastos y la caja también en inversiones estamos siendo lo más óptimos posibles. Tenemos un presupuesto y en base a eso hemos ejecutado y hemos hecho lo necesario. En el pasado se hacían inversiones que no eran inversiones, que eran derroches. 

¿Qué perspectiva tiene el negocio de Carboclor en Argentina?
Carboclor hoy nos da números positivos.

¿Y si llega otra oferta como el año pasado?
Hubo una oferta que no prosperó. Nosotros escuchamos todas las ofertas.

 

Perfil

Diego Durand es doctor en Derecho y Ciencias Sociales por la Universidad de la República. Además tiene un posgrado en Derecho Penal Económico de la Universidad de Montevideo y realizó el Programa de Desarrollo Directivo en la Escuela de Negocios de la Universidad de Montevideo (IEEM). También dirigió el estudio jurídico Durand & Asociados/Grupo Durand, integra el Instituto Nacional Uruguayo de Derecho Penal y ejerce la docencia en la Facultad de Derecho de la Universidad de la República. En el período 2015-2019 se desempeñó como diputado por el Partido Nacional. 

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...