Nacional > Nelson Villarreal

Villarreal: hay quienes "justifican a los gobiernos que violan DDHH si son de izquierda"

El secretario de Derechos Humanos de Presidencia apuntó contra Sendic, De León y los evangélicos 

Tiempo de lectura: -'

04 de enero de 2019 a las 11:48

El secretario de Derechos Humanos de Presidencia de la República, Nelson Villarreal, dijo que hay quienes justifican la violación de los derechos humanos en determinados países por afinidad ideológica, como ocurre en Venezuela. Además, cuestionó que Raúl Sendic haga política este año luego de que fuera sancionado por su partido y tildó a las corrientes evangélicas como manipuladoras "de la conciencia y la ciudadanía".

Villarreal rechazó la "obsesión" que hay en el continente por señalar los problemas de Venezuela o Nicaragua y no "con las 200.000 personas que murieron en México o las 40.000 que murieron en Colombia". Sin embargo, luego de aclarar ese punto, en entrevista con el semanario Crónicas lamentó este viernes que haya "gente que justifica a los gobiernos que los violan si están dentro del espectro de izquierda, pero si están dentro del espectro liberal, los cuestionan, o a la inversa".

"En lo que ha derivado Venezuela tampoco es el ejemplo de lo que nosotros concebimos como izquierda, por tanto debe ser condenado, pero hacerlo no me puede impedir ver que la violación a esos derechos hasta puede ser más fuerte en otros países, como Colombia o México", agregó Villarreal.

Desde que comenzó la crisis social y humanitaria en Venezuela hace algunos años, con represión en las calles que ha acumulado cientos de muertos, el oficialismo no ha tenido la posición crítica que le reclamó la oposición. Uruguay solicitó en 2017 "el derecho a la manifestación pacífica" en Venezuela previo a una masiva marcha opositora y ha condenado en términos generales la violación a los derechos humanos en Latinoamérica meses atrás, pero no se integró a la declaración de la ONU  de condena contra Venezuela en julio del año pasado.

En respuesta a esa decisión, el director ejecutivo de la organización Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, tildó de "decepcionante" la postura de Uruguay, que tampoco se sumó a la denuncia penal internacional que Argentina, Colombia, Chile, Paraguay y Perú -más otros países que se sumaron después- resolvieron presentar en el Tribunal de la Haya a mediados de setiembre de 2018. Al mismo tiempo, en el último plenario del Frente Amplio el 15 de diciembre, se sancionó al secretario general de la Organización de los Estados Americano, Luis Almagro, con la expulsión del partido, ya que se consideró que no siguió los mandamientos frenteamplistas en política internacional al sugerir la posibilidad de que tuviera lugar una intervención armada en el país caribeño.

De todos modos, Villarreal también aseguró que en Brasil "se violan los derechos humanos" y en ese sentido se preguntó: "¿Es más democrático Brasil que Venezuela? Yo no lo tengo tan claro".

Ética y evangélicos

Villarreal también fue consultado sobre si consideraba excesivo el tiempo que demoró el Frente Amplio en sancionar a Lenoardo de León y el exvicepresidente Raúl Sendic -ambos inhabilitados para participar en las próximas elecciones- por los gastos en que incurrieron con sus tarjetas corporativas al frente de ALUR y Ancap respectivamente.

"Se tenía que haber resuelto antes", opinó el secretario de Derechos Humanos, aunque aclaró que con "antes" también se refirió a que los propios involucrados deberían haber dado "un paso al costado". 

"Si alguien está implicado en algo que no queda claro, dar un paso al costado es lo más pertinente para el bien del objetivo de la política", dijo el jerarca, quien también consideró que la decisión de Sendic de igualmente militar en apoyo al Frente Amplio en las elecciones de este año "instala una dualidad que no le hace bien a la política, que impide tener un parámetro común de hasta dónde se debe llegar, de cuál es el límite, y eso es parte de la ética".

Por otra parte, Villarreal también aludió a la mayor participación en política de las iglesias evangélicas -como Misión Vida, la iglesia que lidera el pastor Jorge Márquez, asociada al Partido Nacional-, a las que definió como "ligadas a una cultura de la relación con el mercado y con el poder, que generan mecanismos que terminan siendo altamente manipuladores de la conciencia y de la ciudadanía".

El jerarca acusó a ese movimiento de configurar "formas de poder que utilizan la religión para normatizar el Estado, para excluir gente o para poner bajo sospecha determinadas agendas de derechos".

 

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...