Estilo de vida > Arqueología

Xipe Tótec, el señor desollado

Arqueólogos hallan por primera vez un templo dedicado a uno de los dioses más importantes del imperio azteca

Tiempo de lectura: -'

09 de enero de 2019 a las 05:01

Alan Yuhas
New York Times New Service

Arqueólogos en México afirman que han descubierto el primer templo dedicado a una deidad llamado Xipe Tótec, nuestro señor el desollado, un dios importante en el imperio azteca. Se dice que quienes le rendían culto portaban la piel de las víctimas sacrificadas.

Los artefactos relacionados con el dios se hallaron en el estado de Puebla, en el centro de México, en un lugar construido por los popolocas, dijo a través de un comunicado el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) el 2 de enero. 

Los popolocas construyeron en el área durante siglos, comenzando alrededor de 900 d. C., y posteriormente fueron asimilados al imperio azteca en expansión.
En el templo, construido probablemente entre 1000 y 1260 d. C. según el INAH, los arqueólogos encontraron artefactos relacionados con el dios, Xipe Tótec, incluidos dos cráneos de roca volcánica desollados y un torso de piedra que tenía una mano adicional que colgaba del brazo izquierdo. Los científicos señalaron que la tercera mano indica que el dios vestía los restos de una víctima de sacrificio.

Noemí Castillo Tejero, la arqueóloga que lidera el proyecto, no estaba disponible para una entrevista, pero el instituto dijo que la excavación en la zona arqueológica de Ndachjian-Tehuacán también había descubierto dos altares cercanos, en una disposición que parece corresponder a las narrativas aztecas de rituales asociados con el culto a Xipe Tótec.

Dichas narrativas, originadas alrededor de la época de la Conquista española a principios de los 1500, dicen que los fieles de Xipe Tótec sacrificaban personas, usualmente prisioneros de guerra. Estos eran obligados a pelear en una serie de combates –en un ritual similar al de los gladiadores– o los mataban con flechas. Los feligreses entonces desollaban a las víctimas y se dice que los sacerdotes vestían sus pieles.

“Parte de la lógica ahí es que esto estaba, entre otras cosas, conectado con la renovación y el resurgimiento de la vida, probablemente como las serpientes cuando se desprenden de sus propias pieles”, dijo John Henderson, un profesor de Antropología en la Universidad de Cornell que no estuvo involucrado en la investigación.
Xipe Tótec a menudo se representa ataviado con la piel de una víctima de sacrificio, dijo Henderson, y era personificado por sacerdotes que también vestían pieles. El templo, según Henderson y expertos, tal vez fue usado para almacenar dichas pieles.

El profesor de Cornell enfatizó que transcurrió un período largo entre el uso del edificio y las descripciones escritas de los rituales, y que los aztecas –quienes tomaron control de la región alrededor de 1450 d. C.– supervisaron un imperio complejo y cosmopolita que adoptó otras culturas, idiomas y grupos étnicos, como los popolocas.
Por ejemplo, varias representaciones de Xipe Tótec han sido encontradas alrededor de Mesoamérica, aunque hasta ahora los arqueólogos no habían encontrado un templo que pareciera dedicado a él.

Conocimiento

“Hallazgos como este nos ayudarán a entender la manera en la que usaron la religión como una de las formas de crear un imperio multiétnico”, dijo Rosemary Joyce, una profesora de Antropología de la Universidad de California, campus Berkeley, quien tampoco estuvo involucrada en la investigación.
Joyce comparó la práctica cultural con la del imperio romano, que incorporaba creencias religiosas de los territorios circundantes. “Es muy importante que hayamos empezado a obtener más información sobre otros pueblos además de los mexicas”, dijo ella, refiriéndose a los gobernantes de la civilización azteca.
También advirtió en contra de las interpretaciones que dicen que todo el trabajo artístico azteca que muestra violencia es prueba de que así ocurría.
“En la vida real, cuando vemos el interior de una iglesia cristiana no pensamos que ahí se crucifica a las personas”, dijo. “Necesitamos mucha más arqueología del lugar para entender por completo”.

Para saber
Las esculturas fueron descubiertas durante una excavación en unas ruinas de la era preazteca.  Los popolocas construyeron en el área durante siglos, comenzando alrededor de 900 d. C. y posteriormente fueron asimilados al imperio azteca en expansión.
Se sabe que la adoración de Xipe Tótec, que se relaciona con la fertilidad, la regeneración de los ciclos agrícolas y la guerra, se extendió a lo largo de Mesoamérica durante los tiempos aztecas. 
El Tlacaxipehualiztli (en náhuatl, “ponerse la piel del desollado”) era una fiesta dedicada a la deidad durante la primavera. Se sacrificaba a los cautivos mediante combates gladiatorios o flechamientos, antes de desollarlos para glorificar a Xipe Tótec.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...