Refugiado sirio abre su emprendimiento gastronómico en el Mercado Agrícola

La isla de Ahmed Ahjman se inaugurará el lunes de mañana
Un stand vacío entre locales con el que por estos días se topan de frente los caminantes en el Mercado Agrícola lleva un cartel que da la pista de lo que se está por inaugurar. "Ahmed Ahjam, gastronomía árabe", dice en la isla que lleva el nombre del exprisionero de Guantánamo sirio que el lunes comenzará a vender al público productos típicos de su región. Baklava (dulce con nueces, canela y pistachos) y nabulsiye (postre con pistacho y quesos) son dos de los que se señalan como protagonistas en un video.

Embed

Ahjam, que en 2001 fue detenido en Pakistán acusado de haber combatido junto con Osama bin Laden y que llegó a Uruguay en 2014 como refugiado en el marco de un acuerdo entre Barack Obama y José Mujica, concretará uno de sus "sueños" al abrir en el MAM, dijo en el programa La mañana en casa de canal 10 el 31 de julio.


El cartel de la isla lleva además los logos de la Intendencia de Montevideo (IMM) y de Cedel. El espacio es propiedad de la IMM y fue financiado con presupuesto de Cedel, organización municipal que le dio apoyo económico pero sobre todo social a Ahmed en su camino emprendedor. La idea es que Ahjman pueda utilizar ese espacio "hasta que se fortalezca", señaló la directora de Cedel, Verónica de Gregorio.

Con la idea de trabajar y progresar para quedarse en Uruguay, Ahmed Ahjman quiso lanzarse a emprender. Sin embargo, el de la cocina no era su ámbito más conocido. El sirio, antes de pasar años en Guantánamo, se dedicaba a la producción de joyas en la ciudad de Alepo.

"Es muy diferente la producción de joyas en aquel país y en el nuestro, y el mercado es bien diferente. Acá no había ni mercado ni maquinaria para que pudiera desarrollar su profesión", señaló De Gregorio. Fue así que encontró que traer la gastronomía árabe para Uruguay podía no solo acercarlo un poco más a sus raíces, sino que también llevarlo a abrir su propio negocio.

"Estamos apostando a este proyecto porque tiene un perfil emprendedor y lo viene demostrando en todo este proceso desde 2016", añadió De Gregorio.

Con ayuda de las recetas enviadas desde Siria por sus hermanas, comenzó a elaborar en su casa. Como muchos emprendedores, empezó con conocidos. "Para poder llegar a otros canales de comercialización precisa una cocina habilitada, un apoyo diferente", dijo De Gregorio.

Luego Ahjman llegó a Cedel, luego de pasar por la IMM, con el emprendimiento gastronómico en mente. Se empezó por formalizar su pequeña empresa y desde ahí "no ha parado de trabajar", contó De Gregorio.

Una vez que Ahmad planteó a Cedel que uno de sus deseos era instalarse en el Mercado Agrícola, elaboraron un proyecto para comprobar su viabilidad y lo presentaron primero a la IMM y luego al MAM.

"Estamos apostando a este proyecto porque tiene un perfil emprendedor y lo viene demostrando en todo este proceso desde 2016", añadió De Gregorio.

La organización cuenta con una cocina grande en la que Ahjman comparte sus jornadas y conocimientos culinarios junto a los demás emprendedores apoyados por Cedel. Pero el apoyo también consistió en acercarlo a espacios de comercialización, como las ferias gastronómicas Degusto, la Fiesta de las Migraciones, o las que se realizan en el hall de la IMM. "Allí no es solo lo que ha comercializado en esos días, sino la visibilidad que genera y los pedidos firmes que luego le hacen", apuntó la directora de Cedel. Estos eventos, así como las ventas particulares a través de la página Facebook (con más de 8.000 seguidores), le permitieron financiar los insumos que necesita.

Según De Gregorio, Ahjman "quiere al Uruguay", tiene ganas de quedarse, seguir trabajando y formar una familia. "Se siente muy a gusto y eso ayuda a que el emprendimiento funcione", agregó.

Comentarios

Populares de la sección