16 de mayo 2024 - 13:00hs

Si alguna vez te diste cuenta de que tu perro renguea o no puede apoyar bien su pata, posiblemente tenga alguna almohadilla herida. Este problema es más que normal en las mascotas domésticas como los caninos, sobre todo aquellos que aprovechan de la vida en el jardín. ¿Sabías que una pequeña lesión en esta área puede complicarse si no se trata correctamente?

Saber ayudar a tu fiel amigo canino es esencial para priorizar su bienestar y salud. Por ello, aquí traemos algunos consejos de profesionales sobre cómo curar las lesiones de los perros en las almohadillas de sus patas. ¡Aprende a darle cariño a tu mascota estudiando medidas saludables!

Salud de las mascotas: prevención y tratamiento de heridas en las almohadillas de los perros

Las almohadillas de los perros, esas áreas gruesas y resistentes situadas en la parte inferior de sus patas, están diseñadas por la naturaleza para soportar el contacto constante con el suelo. Sin embargo, no son invulnerables.

Más noticias

Las superficies duras o afiladas pueden causar cortes y heridas en los perros y sus almohadillas, mientras que los extremos de temperatura pueden provocar quemaduras.

tobias-tullius-ytS63u0_n2A-unsplash.jpg

Aquí te explicamos cómo puedes detectar estos problemas a tiempo y ofrecer los cuidados necesarios para mantener a tu perro seguro y saludable.

  • Detección de lesiones: es vital revisar regularmente las almohadillas de tu perro en busca de signos de daño, como cortes, grietas o quemaduras. Estas inspecciones se vuelven aún más importantes si tu mascota ha caminado por terrenos difíciles o durante condiciones climáticas extremas.
    Al menor indicio de lesión, es recomendable consultar al veterinario para un tratamiento adecuado y evitar complicaciones.
  • Cuidados básicos: si la herida es superficial, limpiarla con agua limpia y aplicar un antiséptico es un primer paso crucial. Proteger la zona con un vendaje limpio puede ayudar a prevenir la infección y permitir que la herida cure sin que el perro la lama o la ensucie más.
    Para lesiones más graves, el seguimiento veterinario es esencial para asegurar una curación adecuada sin secuelas.
  • Prevención: para evitar este tipo de lesiones, es aconsejable moderar la actividad física de tu perro y adaptarla a su condición física y edad.
    Además, utilizar botines protectores durante paseos en superficies potencialmente dañinas o en condiciones climáticas extremas puede ser una medida eficaz. Evitar las horas más calurosas del día en verano y las superficies heladas en invierno también contribuirá a proteger las almohadillas de tu mascota.

Primeros auxilios en las almohadillas de los perros: cómo cuidar las patas de tu mascota

Saber administrar primeros auxilios a las heridas en las almohadillas de tu perro son habilidades cruciales para cualquier dueño responsable. A continuación, te explicamos cómo hacerlo de manera efectiva para garantizar la salud de las patas de tu mascota.

En primer lugar, como se mencionó anteriormente, es esencial establecer una rutina de revisión de las almohadillas de tu perro, especialmente después de paseos por terrenos complicados como áreas rocosas o caminos con escombros. Incluso si tu perro parece estar en perfecto estado, una inspección visual y física puede ayudarte a detectar problemas antes de que se agraven.

camylla-battani-AoqgGAqrLpU-unsplash.jpg
  • Manejo de heridas y primeros auxilios: en caso de detectar una herida en las almohadillas, el primer paso es limpiarla cuidadosamente con agua tibia, asegurándote de eliminar cualquier suciedad o residuo. Para cortes o quemaduras leves, limpia la zona con una solución de clorhexidina o agua oxigenada aplicada suavemente con una gasa. Es importante mantener el pelo alrededor de la herida recortado y limpio para evitar infecciones.
  • Protección de la herida: en situaciones donde la herida es superficial y ha sido limpiada y desinfectada, aplicar un vendaje es crucial para protegerla de más daño. Cambia el vendaje regularmente, al menos dos veces al día, para monitorear la curación y mantener la higiene. Además, considera el uso de un collar isabelino para prevenir que tu perro se lama o muerda la herida, lo que podría retrasar la recuperación y causar más daño.

Si la herida es más grave, como una profunda o con un objeto incrustado, o una quemadura severa, lo más prudente es acudir al veterinario de inmediato sin intentar tratarla por cuenta propia. En estos casos, el profesional puede proporcionar el tratamiento necesario y evitar complicaciones.

Temas:

Perros mascotas Animales

Seguí leyendo

Las más leídas

Más noticias

Más noticias de Argentina

Más noticias

Más noticias de Uruguay

Más noticias de Argentina

Más noticias de Estados Unidos