2 de junio 2024
12 de abril 2024 - 22:38hs

Real Mallorca y Real Madrid protagonizarán este sábado en Son Moix un duelo marcado por la resaca de ambos, con el sabor amargo de la derrota en penaltis de la final de la Copa del Rey para los bermellones y el empate de los madridistas en el Santiago Bernabéu con gran desgaste físico ante el Manchester City.

El Real Madrid ve esta cita liguera como una 'final' previa a la visita al Etihad. Es la mentalidad que ha trasladado Carlo Ancelotti a sus jugadores. Dos derrotas en sus tres últimas visitas a Mallorca son el aviso que provoca que el Real Madrid, que no desea que el pulso por LaLiga recobre emoción en la jornada previa al clásico, no se conceda a sí mismo la licencia de centrar sus miradas en la batalla del Etihad infravalorando Son Moix.

En casa del finalista de la Copa del Rey pretende 'Carletto', como mínimo, mantener la ventaja de ocho puntos sobre un Barcelona en su misma situación, midiendo esfuerzos entre su visita a Cádiz y su duelo ante el PSG.

Más noticias

En el caso del Real Madrid, su encuentro en Mallorca llega tras un gran desgaste y una imagen de cansancio extraña. Después de haber descansado más que el City. Acusando en el segundo acto contra un equipo que había disputado dos encuentros más en su semana la exigencia y la intensidad que conlleva ir al máximo de las fuerzas para remontar.

Existe la teoría dentro del cuerpo técnico madridista de que no competir durante nueve días fue contraproducente para los jugadores, habituados a jugar tres encuentros por semana. Así que Ancelotti medita entre dar descanso a jugadores claves en Mallorca y la necesidad de minutos en otros llamados a tener un papel principal en el Etihad si no quieren evitar una nueva eliminación de la Liga de Campeones ante el mismo rival.

Futbolistas que marcan el éxito madridista como Vinícius Junior, pese a dar dos pases de gol en un día de menor desequilibrio, y especialmente Jude Bellingham estuvieron lejos de su mejor nivel ante el Manchester City y la cita de Mallorca se presenta como oportunidad para ganar confianza antes de un choque que marca la temporada.

Entre los jugadores que puede reservar Ancelotti aparecen Eduardo Camavinga, ya que Aurélien Tchouaméni no podrá jugar en Mánchester por sanción y pasará al mediocentro, Toni Kroos o Rodrygo, que sufrió un golpe el jueves en un entrenamiento y no parece que Ancelotti necesite forzarlo de inicio.

En defensa es donde más caras nuevas pueden asomar al equipo titular, con la opción de refrescar las bandas para el descanso de Dani Carvajal o Ferland Mendy, el regreso de Nacho Fernández tras digerir una complicada suplencia en 'Champions' que puede marcar su decisión de renovar o marcharse, y sobre todo las opciones de Éder Militao.

Ocho meses y un día después de romperse la rodilla en San Mamés, se perfila titular en un test que necesita realizar Ancelotti antes de una nueva cita con Erling Haaland.

Los 24 partidos sin perder en LaLiga del líder, mejor visitante de la competición con diez triunfos, cuatro empates y una derrota, se ponen a prueba en la isla, donde el Mallorca afronta la cita tras la decepción de haber caído en los penaltis en la final copera ante el Athletic Club.

Javier Aguirre y la directiva han pedido a la afición que esté con el equipo frente al Real Madrid con el mismo entusiasmo que lo hizo en el estadio La Cartuja, donde más de 20.000 seguidores acompañaron a sus jugadores.

Faltan ocho jornadas para que acabe el campeonato y el Mallorca no las tiene todas consigo para mantener la categoría. Seis puntos le separan del Cádiz, que marca la frontera con el descenso, con 24 por jugar.

Un triunfo ante los madridistas sería de vital importancia para los mallorquinistas, que no pierden en casa desde el pasado 18 de febrero (1-2 ante la Real Sociedad). De 45 puntos en juego en Palma, los bermellones han sumado 22, tras 5 victorias, 7 empates (dos de ellos ante el Barcelona y el Athletic Club) y tres derrotas.

Aguirre ha recuperado a toda la plantilla, incluidos Toni Lato y José Copete, que abandonaron el campo con diversos problemas físicos tras los 120 minutos de la final de la Copa del Rey. El 'Vasco' tendrá que decidir si mantiene la defensa de cinco con tres centrales, habitual en su esquema y, también, si refuerza el ataque con otro punta, Cyle Larin o Abdón Prats, para que acompañen a Vedat Muriqi.

Es probable que el hispanoargentino vuelva a la titularidad en la banda derecha; en ese caso, el uruguayo Gío González pasaría probablemente al centro de la zaga. El guardameta serbio Predrag Rajkovic se perfila como titular bajo los palos, a pesar del excelente rendimiento de Dominik Greif en la Copa del Rey. Greif fue titular la pasada jornada en el empate (0-0) ante el Valencia en Mestalla. EFE

Temas:

España Real Madrid Real Mallorca LaLiga española

Seguí leyendo

Más noticias

Más noticias