18 de mayo 2024
15 de abril 2024 - 4:00hs

¿Sabías que una correcta higiene animal puede prevenir numerosos problemas de salud en tu perro? La limpieza de las orejas no es una excepción. Este proceso, cuando se realiza correctamente, es clave para evitar infecciones y asegurar el bienestar de tu mascota.

Limpiar las orejas de tu perro es más que una simple cuestión de higiene; es una necesidad. La acumulación de cera y suciedad puede causar molestias serias y problemas auditivos en el animal doméstico. ¿Pero cómo saber la forma correcta de hacerlo sin causar daño? En esta guía, encontrarás los pasos a seguir en el cuidado de mascotas.

¿Cada cuánto es recomendable limpiar las orejas de los perros?

Las orejas de los perros, verdaderos radares que captan cada sonido, son también áreas delicadas y propensas a acumular suciedad y cera. Por ello, es vital comprender no solo cómo limpiarlas, sino también cuándo es el momento adecuado para hacerlo, garantizando así no solo la limpieza sino el bienestar general de tu amigo peludo.

Más noticias

Unsplash Los perros con orejas largas y peludas requieren una atención especial para evitar la acumulación de cera y suciedad.

Los factores que determinan la frecuencia de limpieza incluyen el ambiente en el que vive tu perro, el tipo de orejas que tiene, y hasta el clima de tu región. Los perros con orejas largas y peludas, por ejemplo, suelen necesitar una atención más regular debido a que tienden a acumular más suciedad y cera. Aunque la frecuencia puede variar, una limpieza semanal es generalmente suficiente para mantener las orejas de un perro sano en buen estado, menciona AniCura España.

Pasos para limpiar las orejas de tu perro correctamente

Mantener la higiene de las orejas de tu perro es esencial, pero hacerlo correctamente es aún más importante para prevenir lesiones y problemas de salud.

Unsplash La humedad en las orejas de los perros puede provocar infecciones si no se secan adecuadamente.

A continuación, detallamos un método seguro y efectivo para la limpieza de oídos, que te ayudará a cuidar de tu perro evitando complicaciones:

  • Paso 1: antes de empezar, asegúrate de tener a mano los materiales adecuados: gasas, bastoncillos y suero fisiológico o un limpiador auricular específico. Es crucial evitar el uso de algodón o papel higiénico que pueda deshacerse y provocar obstrucciones o infecciones.
  • Paso 2: prepara el área retirando el pelo que pueda obstruir el acceso al canal auditivo. Esta medida preventiva es fundamental para evitar la acumulación de suciedad y el riesgo de infecciones posteriores.
  • Paso 3: utiliza una gasa humedecida en suero fisiológico o limpiador auricular para limpiar suavemente el interior del oído. Es importante masajear la base de la oreja para facilitar la disolución de la cera y permitir una limpieza más profunda. Después, utiliza una gasa seca para remover cualquier residuo.
  • Paso 4: empieza limpiando los pliegues externos de la oreja con una gasa húmeda, y luego procede con los pliegues internos utilizando una gasa nueva. Si la gasa sale sucia, repite el proceso hasta que esté limpia. Recuerda no utilizar la misma gasa para ambos oídos para prevenir la transferencia de posibles infecciones.
  • Paso 5: para una limpieza más detallada, puedes utilizar un bastoncillo, pero con sumo cuidado. Es fundamental no introducirlo demasiado profundo para evitar dañar el canal auditivo interno. Esta parte del proceso requiere calma y precisión, especialmente si tu perro se mantiene quieto.
  • Paso 6: finalmente, es crucial secar bien las orejas de tu perro con una gasa seca. Mantener las orejas secas es vital para prevenir infecciones, ya que la humedad es un caldo de cultivo para bacterias y hongos.
Temas:

Animales Perros mascotas

Seguí leyendo

Más noticias

Más noticias