La operativa de los adolescentes para comprar alcohol y cigarros en el Este

En un almacén cercano a la terminal les venden, el INAU dice que sabe
"¿Son menores o mayores?", pregunta la dueña del almacén. La respuesta es siempre la misma: "Menores". La edad, sin embargo, no es un impedimento para que los jóvenes compren alcohol o cigarros en un supermercado cercano a la terminal de Punta del Este. Ese lugar es famoso entre los adolescentes porque es de los pocos que "se la juega" y les vende las bebidas que llevan a la previa en el muelle de Mailhos.

El almacén despliega una logística importante para comercializar alcohol y cigarros entre menores de edad. Un hombre en cada esquina hace de campana y avisa cuando pasa la Policía o los inspectores del Instituto del Niño y del Adolescente del Uruguay (INAU). La dueña solo deja entrar a un adolescente por grupo, que compra la bebida para todos sus amigos. "No se amontonen, no se amontonen", grita cada tanto.

El supermercado solo vende bebidas con tapa rosca para que sea más fácil abrir los envases. Una petaca de vodka o de whisky cuesta $ 140, mientras que el precio
de una botella de litro ronda los $ 470. Los jóvenes entran y compran la bebida de a litro, porque la comparten y así les sale más barato. También llevan refresco para cortar el alcohol.


Después de las 12 de la noche, el almacén infringe dos normas vigentes: les vende a menores y comercializa bebidas alcohólicas después de la medianoche. Para evitar sanciones, la dueña del local pide que los adolescentes se lleven la bebida escondida en la cartera o adentro del pantalón. También los obliga a guardar los cigarrillos.

La directora de Espacios Públicos del INAU, Alejandra Pacheco, dijo a El Observador que son "muy pocos" los comercios que venden alcohol a menores en Punta del Este y aclaró que ya los tienen localizados. Sin embargo, sostuvo que los inspectores no están con "una actitud sancionatoria" sino que apelan al diálogo con los comerciantes. Las multas rondan las 50 unidades reajustables (unos $ 50.600 al valor actual).

Si bien hay fiscalización, las autoridades también hacen la vista gorda: en un momento pasaron dos policías, miraron hacia adentro y siguieron caminando. Adentro, tres chicas pagaban dos botellas de vodka y dos de pomelo.

Comentarios

Populares de la sección

Acerca del autor