Reflexiones liberales > Actualidad

¿A dónde quiere ir Uruguay?

Ampliar el Mercosur con países que no respetan libertades básicas no tiene sentido

Tiempo de lectura: -'

21 de junio de 2012 a las 00:00

En materia de política exterior, este gobierno ha desconcertado a propios y extraños. Su política de aquiescencia casi total con Argentina, su acercamiento a Irán, su alejamiento de una relación fuerte con las principales potencias, su insistencia en tener a Venezuela en el Mercosur aún pasando por encima de los procedimientos que exige el tratado fundacional.

Ahora siguen las sorpresas. En Ecuador, el vicecanciller Roberto Conde hizo una enfática defensa del ingreso de ese país al Mercosur. En efecto, el pasado lunes Conde expresó el respaldo de su país a la posible incorporación de Ecuador al Mercosur como estado asociado, lo que a su juicio sería "un avance extraordinario". Conde dijo en una rueda de prensa que Uruguay "tiene la ambición y el deseo de que Mercosur se expanda", de modo que el gobierno que él integra ve "con el máximo interés el trabajo del grupo técnico que está instalado entre Ecuador y el Mercosur para discutir las características y el programa del proceso de adhesión".

Una primera pregunta, desde un punto de vista económico, sería entender la razón de ampliar un club que no funciona correctamente y que no funcionó casi desde su creación. Pero más allá de ello, qué sentido tiene seguir invitando al club a países que no respetan las libertadas individuales y, en concreto, que limitan la libertad de expresión. Ya bastante ha influido Uruguay para el ingreso de Venezuela, país donde a pesar de tener un gobierno elegido democráticamente, no se respetan derechos básicos de las personas, ni la libertad de expresión, ni la separación de poderes.

El Mercosur es ante todo, una unión económica. Que devenga en una unión política es más que difícil. Y la crisis actual de Europa, desalentará a cualquiera de esa idea por muchos años. Pero ¿qué sentido tiene seguir incorporando miembros que si bien cumplen formalmente la cláusula democrática del Mercosur, en el fondo no respetan el estado de derecho que es el verdadero sustento de la libertad?

Ya Argentina se ha apartado de hecho del Mercosur con sus trabas a las importaciones que violan el articulo primero y fundamental del Tratado del Mercosur como es la libre circulación de personas, bienes y servicios.

Argentina ha terminado de clavar la tapa del ataúd del Mercosur con sus inauditas limitaciones al comercio, con su propuesta de aumentar el arancel externo común. ¿Nosotros seguimos insistiendo en aumentar algo que no es más que una ficción? ¿seguimos invitando gobiernos que tienen poco o nada de respeto a las libertades individuales? No sé a dónde conduce este camino, pero seguramente a ningún buen lugar.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...