Cargando...

Fútbol > ENTREVISTA A DANIEL BAÑALES

“Cada año se pierden 4.000 jugadores de fútbol infantil”

El entrenador, los ojos técnicos de FIFA para Sudamérica, analizó el fútbol en Uruguay, explicó algunas alternativas para apostar al crecimiento y aseguró que “el desarrollo se construye a largo plazo”

Tiempo de lectura: -'

03 de agosto de 2019 a las 05:03

Como futbolista, Bañales no trascendió más allá de Fénix, Expreso (en Intermedia) y cinco años en Australia, en Sídney Olympic. Las luces de su carrera en el fútbol comenzaron a brillar con otra intensidad en su pasaje como entrenador, que comenzó en juveniles, en 1987: Cerro, Huracán Buceo, Racing, Danubio, Bella Vista, Club Deportivo Sarmiento Lora (la mejor escuela de fútbol de Colombia) y Millonarios. Además, cuenta con orgullo haber dirigido un año y medio en Primera a Racing, con el que logró el ascenso en la B en 1996. Finalmente, adquirió un reconocimiento internacional cuando a partir de que en 2011 la AUF lo eligió como director de desarrollo, un cargo promovido por FIFA para buscar el crecimiento de todos los países, y desde 2015 es oficial técnico de desarrollo de FIFA, lo que equivale a desempeñarse como los ojos de la Federación Internacional para el crecimiento del fútbol mundial.La vida del entrenador transcurre por el mundo, observando, analizando y surgiendo para mejorar el desarrollo en el fútbol juvenil, infantil, futbol sala, playa y femenino.

Un domingo –como tantos de fútbol–, en plena fiebre por el éxito de Sudáfrica y previo a la Copa América, Daniel Bañales había llegado hasta la cancha de Miramar Misiones para ver a Bella Vista. El lunes debía definir los detalles de su viaje a Nicaragua, donde continuaría como entrenador en un equipo de Primera división. Un encuentro casual con Sebastián Bauzá, presidente de la AUF en ese momento, derivó en un giro radical en su carrera. “Nos saludamos, se acercó y me preguntó en qué estaba. Le dije que me iba a Centroamérica. Y me dijo: ‘¡Pará, pará! Mañana andá a hablar con Fernando Cáceres a la AUF”. La Asociación tenía tres candidatos para ocupar el cargo de Director de desarrollo. “Me dijeron que estaba la posibilidad, poco después me confirmaron y cancelé la oferta de Centroamérica. Estuve en la AUF hasta febrero 2015 y al mes siguiente pasé como oficial técnico de desarrollo de FIFA, actividad que consiste en asesorar desde el punto de vista técnico de formación y desarrollo a las 10 asociaciones miembros de Conmebol y en otros proyectos de FIFA a nivel mundial”.

Esta semana es muy especial para el fútbol uruguayo, los tres equipos que jugaban copas internacionales quedaron eliminados y se terminaron los espacios de las competencias de Conmebol para la AUF en 2019. ¿Desde el desarrollo, área en la que trabaja en FIFA, a qué debe apuntar Uruguay para empezar a crecer?

Hay un objetivo que trazamos a nivel sudamericano, no solo para Uruguay, que pasa por desarrollar torneos nacionales a nivel juvenil en todos los países, porque eso se transformará en la forma de crecer y despegar.

¿Cómo está Uruguay en ese aspecto?

Está empezando. En 2017 se jugó un torneo integración en sub 14. En 2018 se hizo en sub 14 y sub 17. Este año vuelven a repetir la experiencia. La AUF y OFI están haciendo un esfuerzo grande para desarrollar esos torneos, que son un primer paso. De todas formas, el tema fundamental en todo esto es entender algo fundamental: el desarrollo es a largo plazo. Si no estás convencido que el desarrollo se construye a largo plazo no vas a tener desarrollo. Por eso mi insistencia en todos los países del continente para que tengan torneos nacionales, para trabajar a futuro.

Entonces Uruguay está adelantado.

No. La AUF está dando los primeros pasos con torneos que no se juegan todo el año, y debe comenzar a pensar en torneos nacionales de largo aliento, de toda la temporada.

¿Qué conseguirán con esa competencia?

Los equipos pasarán a jugar 40 partidos en el año. Eso les plantea más exigencias a todos los equipos. Es cierto que en Uruguay actualmente son más los clubes que se preocupan por el trabajo en juveniles con relación a 20 años atrás cuando solo estaban Danubio y Defensor, pero no son todos los que participan los que apuestan a la formación. Entonces los clubes terminan jugando cinco o seis partidos exigentes al año. Sin embargo, cuando vos tenés un torneo de todo el año con un nivel elevado, te encontrás con la obligación de entrenar toda la semana, de lunes a viernes, y con ciertas exigencias. Estás mejor preparado desde el punto de vista físico, tenés mayor competencia. Te va haciendo madurar. Lográs una mayor cantidad de entrenadores, que deben pensar a largo plazo para todo el año. El jugador se preocupa más, crece en su localidad o en su zona porque se sigue formando en su ciudad y no tienen que venir a Montevideo a formarse.

La última semana en Zurich, en reuniones con gente de Europa y África, veíamos objetivos de trabajo y se planteó que la diferencia que existe entre América y Europa es que ellos dicen que tienen tres etapas: la primera hasta los 15 años, la segunda hasta 19 y la tercera 21. Nosotros tenemos hasta los 15 años, 17 y 19. ¿Sabés por qué sucede eso? Porque en Sudamérica si a los 19 años no jugás en Primera, difícilmente sigas jugando en el fútbol de ese nivel. Sin embargo, el desarrollo de Europa es diferente, es hasta los 21.

¿Es correcto poner el filtro a los 19 años?

Para Sudamérica que sea a los 19 años está bien. El problema que se nos plantea en Uruguay es otro: que todos los años salen 7.000 jugadores de baby fútbol o fútbol infantil con 13 años y si sacás las cuentas, 30 equipos profesionales por 30 jugadores de séptima te da 900 jugadores que se insertan en el fútbol profesional. OFI absorbe una parte de esos 6.000 que quedan sin equipos, pero con una competencia que no tienen las mismas exigencias, y se pierde un montón de jugadores. Cada año se pierden 4.000 o 5.000 jugadores que no se pueden insertar en AUF ni en OFI, que tienen una competencia de menor exigencias.

Pese a eso, perdiendo la mitad de la producción, siguen saliendo jugadores.

Si conseguimos que en un número más cercano a los 7.000 que salen todos los años puedan tener entrenamiento toda la semana y trabajen a largo plazo todo el año, creo que tendríamos más jugadores de los que tendríamos hoy.

Por esa razón entiendo que tenemos que pensar en torneos nacionales de todo el año sub 14, sub 17 y sub 19. Ya dieron los primeros pasos, pero ahora deben dar el paso más largo. Por ejemplo, en 2009, Colombia realizó el primer torneo nacional sub 20 en el que participaron 110 equipos de todo el país. Hoy, 10 años después, participan 160 equipos que entrenan y juegan todo el año en dos divisionales a nivel nacional. En los últimos años sumaron lo mismo en sub 17. Eso les da un recorrido a los jugadores que entrenan, no pierden el tiempo, se desarrollan y se forman.

¿Qué más se puede ajustar en desarrollo?

Como instructor FIFA tuve la suerte de andar en distintos lugares del mundo, y mi mensaje para los técnicos de juveniles, a quienes no les cuestiono si trabajan bien o mal, es que si hay un jugador que tiene siete años en juveniles no puede pasar a jugar a nivel profesional sin manejar las dos piernas. Hoy es imprescindible que manejen las dos piernas. Yo trabajé muchos años en juveniles y promoví jugadores que llegaban jugando con una pierna. Así que yo estoy en la lista. Lo viví y sé que no es fácil conseguirlo, pero es necesario entender que las exigencias del fútbol profesional de la actualidad plantean eso.

¿Los técnicos y dirigentes siguen pensando que el resultado del fin de semana es el más importante?

Creo que muchos siguen trabajando así. Y no debería ser de esa forma. Aprendí con FIFA a trabajar a largo plazo. Esa es la única forma de crecer.

¿Cuánto es largo plazo? ¿Seis o siete años?

No, habría que plantear un trabajo de desarrollo de cuatro o cinco años. Te pongo un ejemplo. Hace poco estuve en México. Ellos dicen que tienen la maldición de quedarse en el quinto partido del mundial (cuartos de final) y me dijeron: ‘Nosotros no estamos pensando en 2022, estamos proyectando llegar a semifinales en 2026’. ¡Eso es en México, que va a todos los mundiales, que tiene una liga de gran nivel y piensa en llegar a semifinales en 2026!

¿Cómo ve el desarrollo de Sudamérica?

Es dispar. Hay dos selecciones que están al más alto nivel: Brasil y Argentina.

¿Argentina, a pesar de sus problemas internos?

Sí, porque el desarrollo en juveniles es muy bueno, con un fútbol nacional y equipos que juegan en todo el país. Luego viene Colombia. Está creciendo mucho y bien. Tiene muchos jugadores en Europa.

¿Ecuador?

Hace un año empezamos a trabajar en Ecuador en el fútbol infantil, porque no tenían una competencia sólida. Comenzamos a trabajar con un proyecto G100, en el que inscribieron 100 escuelas de fútbol en sub 7, sub 9 y sub 11. Trabajamos a nivel de todo el país, por regiones. Este año se hará la segunda etapa. Eso le da otro impulso a los jugadores.

¿El resto de los mercados?

Bolivia no tiene solidez.

Chile invierte mucho dinero en torneos de juveniles al año. Realizan competencias a nivel nacional. El torneo es exigente. Igual, siguen buscando mejorar permanentemente. Realizan muchos cursos de formación, porque están preocupados por eso.

Perú hasta hace cuatro años tenía poco clubes de primera con formativas propias. Ahora la federación con un proyecto con 23 centros de formación en todo el país empezó a captar jugadores, los forman en esos centros, los clubes los captan y se los llevan. Hicieron una inversión muy importante.

La situación de Paraguay es muy similar a Uruguay.

Venezuela  tuvo un crecimiento muy importante en el fútbol femenino. Por ejemplo, en la sub 15 masculina tenían la obligación de tener en cancha durante el partido una sub 16 femenina.  Jugaban 10 varones y una niña. No sé si les dio resultado o no, pero Venezuela salió dos veces consecutivas campeón Sudamericano sub 17. Capaz que son generaciones, pero el resultado está ahí.

 

"PARA DIRIGIR COPAS SE NECESITA UN AÑO DE EXPERIENCIA"

Bañales participó en el proyecto que aprobó las licencias de entrenadores de Conmebol.

Se necesitaba una Convención, la norma que pudiera regular a todos los entrenadores del continente. La idea, según tengo entendido, es que si a partir del año que viene no tenés una licencia PRO Conmebol no podés dirigir Libertadores ni Sudamericana. Las licencias tienen cuatro niveles: C para fútbol infantil, B hasta sub 15 y fútbol amateur, A hasta formativas de elite y cuarta y tercera divisional profesional, y PRO para primera y selecciones.

¿Cómo obtienen las licencias los entrenadores en Uruguay?

En los cursos de ISEF -en el que me formé yo-, ITP e Instituto ACJ. Podés lograr hasta la licencia Pro para dirigir en Primera, pero para nivel internacional (Libertadores o Sudamericana)necesitás la Pro, que Conmebol otorga después de dirigir un año a nivel profesional.

Si mañana un futbolista deja de jugar y asume como entrenador en un equipo que juega copas, ¿no puede dirigir Libertadores?

Necesita licencia PRO Conmebol. Debe dirigir un año en Primera antes de actuar en Libertadores y Sudamericana.

¿El caso de Gallardo, que en su primer año dirigió Libertadores en Nacional, no podría hacerlo?

Necesita un año en el fútbol profesional. La Convención regula a los 10 países de América.

 

LAS FRASES

"Los países también despiertan y se mueven, buscan crecer, mejorar y para eso no se quedan quietos. Uruguay siempre fue un adelantado en el fútbol, pero hoy te encontrás con que Chile llegó recientemente a la AUF para ver el modelo de selecciones uruguayas y aplicarlo. No sé qué aplicaron, pero se llevaron nuestro modelo que ha sido exitoso”

"El programa Gol al futuro fue muy importante para Uruguay. Le brindó a los futbolistas la posibilidad de jugar y estudiar, entonces cuando el jugador estudia tiene la cabeza más abierta y ves que no es lo mismo entrenar a un muchacho que estudia a otro que no lo hace. El que estudia razona más rápido”

"La última semana en Zurich, en reuniones con gente de Europa y África, veíamos objetivos de trabajo y se planteó que la diferencia que existe entre América y Europa es que ellos dicen que tienen tres etapas: la primera hasta los 15 años, la segunda hasta 19 y la tercera 21. Nosotros tenemos hasta los 15 años, 17 y 19. ¿Sabés por qué sucede eso? Porque en Sudamérica si a los 19 años no jugás en Primera, difícilmente sigas jugando en el fútbol de ese nivel. Sin embargo, el desarrollo de Europa es diferente, es hasta los 21”

 

EUROPA TIENE EL CONTROL

En los últimos cuatro mundiales de mayores los 16 cupos de semifinalistas fueron 13 para Europa y tres para Sudamérica (Uruguay en 2010, Brasil y Argentina en 2014). El resto del mundo no tuvo participación. Esta situación inquieta a FIFA. Además, porque se encontraron con que el 74% de los jugadores que participaron en Rusia 2018 defendían a equipos de Europa y el 50% de los futbolistas mundialistas jugaban en las cinco ligas más fuertes. En juveniles disminuye la brecha: en los últimos cuatro sub 20, a semifinales llegaron 6 europeos y 10 no europeos; en sub 17, 5 contra 11.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...