Latinoamérica 21 > LATINOAMÉRICA 21/ RICARDO ACEVES

¿Cómo serán las relaciones comerciales entre América Latina y EEUU?

Por cómo están manejando las cosas en la superpotencia, sería mejor que ni volteen a ver al sur.

Tiempo de lectura: -'

17 de agosto de 2017 a las 05:00

Por Ricardo Aceves

Después de que el representante de comercio de EEUU, Robert Lighthizer, enviara la notificación formal al Congreso el 18 de mayo con la intención de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la atención de los mercados y de América Latina se ha enfocado, no sólo en el impacto que esta supondrá para México, sino también al conjunto de las economías de la región.

Trump ha declarado repetidamente que el objetivo principal de su política comercial es reducir los déficits comerciales con varios de sus socios comerciales, así como revisar 20 acuerdos que mantiene por "posibles abusos y violaciones". La orden ejecutiva declara explícitamente que todas las relaciones comerciales y programas de comercio preferenciales deben contribuir favorablemente a la balanza comercial de Estados Unidos y fortalecer su industria manufacturera. Sin embargo, muchos de estos acuerdos han fallado en este sentido.

De acuerdo con el gobierno, el déficit comercial y la falta de trato reciproco a los productos e inversiones americanas son el resultado del incumplimiento de dichos criterios, y por ello, estos asuntos requieren de una acción directa. Esta reacción es visible, no solo en la retórica, sino también en el incremento de medidas compensatorias y derechos antidumping que se han visto recientemente. El gobierno ha invocado también la clausula Sección 232 del Acta de Expansión de Comercio de 1962, la cual permite iniciar disputas comerciales cuando las importaciones amenacen con "perjudicar" la seguridad nacional, como las medidas implementadas recientemente contra las importaciones de acero y aluminio.

La postura agresiva hacia el comercio internacional de Estados Unidos afectará potencialmente las relaciones comerciales con América Latina de varias formas. Esta ya ha afectado la relación con México, país con el cual tuvo un déficit comercial de USD 64 mil millones el año pasado, representando el cuarto déficit bilateral en términos de magnitud después de China (USD 347 mil millones), Japón (USD 69 mil millones) y Alemania (USD 65 mil millones). México y Estados Unidos han comenzado conversaciones formales y Estados Unidos ya ha enviado un documento al Congreso donde describe un conjunto de objetivos para la renegociación del TLCAN.

El argumento de que los déficits bilaterales reflejen prácticas desleales es débil. Ya se ha mencionado, pero es necesario remarcar que los déficits comerciales simplemente reflejan el estado actual del comercio entre dos países. Los déficits globales reflejan más bien condiciones macroeconómicas subyacentes y tendencias en los tipos de cambio. De hecho, Estados Unidos mantiene un déficit comercial con el resto del mundo porque ahorra menos de lo que invierte y porque consume más de lo que produce. Además, la relativa fortaleza del dólar frente a otras monedas también explica parte del déficit comercial con el resto del mundo. No obstante, la obstinación del gobierno estadounidense continúa desestimando estos argumentos.

Aunque México es el objetivo inmediato de Trump, otros países latinoamericanos también pueden ser arrastrados al debate. En un discurso reciente, el Secretario de Comercio, Wilbur Ross, habló de lanzar una investigación de la Sección 232 a las importaciones de cobre, lo que puede afectar gravemente a Chile y Perú, principales productores en el mundo. Además, las investigaciones podrían afectar los tratados de libre comercio con Chile, Colombia, Perú, Republica Dominicana y Centro América.

Un documento enviado por el ejecutivo al Congreso en julio describe los objetivos de la renegociación del TLCAN. En el, la mayor parte de estos estan en línea con lo esperado, mientras que las "propuestas duras" fueron descrtadas. Para la primera rondas de negociacion, que se llevará a cabo del 16 al 20 de agosto, la prioridad de México es hacer concesiones que permitan a Trump demostrar que ha cumplido su promesa de campaña, y evitar medidas más perjudiciales como cuotas o tarifas. No obstante, temas sensibles como la seguridad, inmigración y las reglas de origen, implican para México nuevos riesgos relacionados con su calendario electoral. Uno de los objetivos principales será el de concluir el proceso a comienzos del 2018 para evitar que las negociaciones se politicen en la carrera previa a las elecciones del 2018.

Los países centroamericanos y República Dominicana, quienes hacen parte del acuerdo DR-CAFTA, podrían ser objeto de escrutinio por parte de Estados Unidos. De todas maneras, el vecino del norte ha registrado un pequeño superávit con la región, lo cual disminuye el riesgo. En 2016, EEUU mantuvo también un superávit comercial con varios países de Sudamérica, que en términos comerciales son "amistosos", con la excepción es Colombia, con la que EEUU registró un déficit de USD 700 millones.

A pesar de que las amenazas de represalias hacia la mayor parte de los países de la región, con excepción de medidas puntuales, se ven lejanas, la administración Trump no parece tener ningún tipo de estrategia hacia la región. Los problemas en el Departamento de Estado no solo no han ayudado a crear una estrategia, sino que no han permitido definir una visión más clara hacia Cuba y Venezuela, dados los recientes eventos.

La nueva administración de Estados Unidos enfrenta grandes desafíos por lo que de momento es poco probable la formulación de cualquier agenda significativa dirigida al comercio y la política exterior con Latinoamérica en el futuro cercano. Y debido a como se están manejando las cosas en la superpotencia, sería mejor que ni volteen a ver al sur.

Ricardo Aceves es un economista mexicano especializado en temas macroeconómicos latinoamericanos y actualmente trabaja como analista de riesgos crediticios en la región Iberia en CRIF Ratings en Barcelona. Anteriormente trabajó como Economista Senior de América Latina en la consultora FocusEconomics.

www.facebook.com/Latinoamerica21

@Latinoamerica21

Comentarios